CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

ANÁLISIS

iPhone 8: ¿Qué mejoras necesita su cámara para grabar mejor video?

Las cámaras de los iPhone 7 han liderado las listas de las reseñas de expertos, pero no son perfectas. Para superarlas y capturar mejor video, el iPhone 8 tendrá que aumentar sus lentes, incorporar sensores 3D y ajustar el software de procesamiento de imágenes en movimiento.

Celulares
Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO

La cámara es uno de los componentes más esenciales a la hora de elegir un teléfono. 

Las fabricantes de celulares las han posicionado como un atributo diferencial, siendo éstas uno de los aspectos más promocionados. El año pasado, cuando Apple presentó el iPhone 7 Plus, su característica especial era, precisamente, su doble cámara, que estrenó zoom con gran nitidez y fotos con excelente nivel de detalles, algo que esperamos Apple supere este año con el nuevo iPhone.

Pero lo que más nos quita el sueño de la cámara del iPhone de décimo aniversario no son sus imágenes estáticas, pues ya hay muchos rumores al respecto y cierta maduración de los efectos retrato, frente a un relativo escepticismo de los usuarios (según un vocero de la fabricante de teléfonos china ZTE, sólo a una de 10 personas les agrada el efecto bokeh). 

Lo que más nos intriga es la cualidad del iPhone a la hora de capturar video: no sólo nos sorprende el silencio sobre sus potencialidades audiovisuales, sino también la falta de cambios recientes. Hace años que el iPhone nos ofrece sólo la posibilidad de video regular, en cámara lenta o rápida, sin mayores posibilidades extra, mientras que funciones de fotos han evolucionado muchísimo, con fondos borroneados, filtros diversos y HDR. 

"Las personas toman fotos y videos de forma intercambiable en sus celulares, sin que un uso predomine sobre el otro," le contó a CNET en Español Brian Blau, vicepresidente de investigación de la firma Gartner. Sin embargo, el experto considera que en los últimos dos años se ha dado un incremento significativo de los videos, sobre todo de las transmisiones en vivo. 

La empresa de investigación de mercado IPSOS concuerda con esta apreciación sobre la predominancia del video "social": según una encuesta reciente de ellos, el 80 por ciento de los estadounidenses comparten contenidos desde sus celulares en redes sociales, y aunque la gran mayoría son fotos, más de la mitad de estas personas publican videos, ya sean grabados y transmitidos en diferido o en vivo. 

Comprender estos usos del video es necesario para saber cuáles son las exigencias a las que se enfrentarán las cámaras de celulares del futuro, entre ellas las del iPhone 8 (o iPhone X o como termine llamándose), para tomar mejores videos que satisfagan las demandas de calidad, inmediatez y peso liviano.  

Los desafíos de la cámara del iPhone 8 para video 

El primer desafío al que se enfrentará el nuevo iPhone es el más visible: el del hardware. "El hardware para tomar una foto o video es el mismo, pero puede ser configurado de formas distintas para cada uso", dice un analista de DxOMark, una empresa que analiza la fotografía con celulares. 

Un ejemplo de este funcionamiento distinto es el de la estabilización de imagen óptica, que en el iPhone 7 Plus sólo está presente en su lente gran angular mientras que en el Samsung Galaxy Note 8 está en ambas cámaras principales, incluso en el telefoto. Para una foto, la estabilización de imagen óptica permite una exposición más larga, para que fotos en escenarios con poca luz se vean más nítidas. En video, en cambio, este mismo sensor puede desactivarse, para no interferir con el software de video, que ya realiza esta tarea. 

Otro caso específico que cambia en video es el del foco automático: mientras que en las capturas estáticas elige directamente el sujeto principal de la imagen, en el formato audiovisual el foco es más flexible y se adapta a medida que va transcurriendo la escena, para adaptarse a centros de interés cambiantes. 

Para DxO Mark, el lente de la nueva cámara tendría que ser más grande, para poder permitir el ingreso de más luz, y por lo tanto mejorar el aspecto de los videos con escasa iluminación. No es cuestión de agregar megapixeles "por que sí", porque aunque la cantidad de megapixeles suene bien en teoría, se obtienen mejores resultados con cámaras de mayor tamaño. 

Además de lentes más grandes, otra mejora de hardware podría venir con la agregación de más sensores. Uno de los rumores más repetidos sobre cómo podría ser el nuevo hardware del iPhone insiste en la incorporación de lentes de realidad aumentada, para crear un mapa de la imagen en tres dimensiones. 

Este fuerte rumor se condice con la opinión del experto Brian Blau: "El futuro de las cámaras de celulares pasará por el 3D", nos dijo, con convicción. "Además del lente de la cámara principal, con sus cualidades ópticas y de captura de la luz física, la competencia ha sumado sensores extras, como acelerómetro o giroscopio, para mejorar la captura de video en tres dimensiones". 

Las iniciativas a las que se refiere son los teléfonos con tecnología de realidad aumentada Tango de Google, el Lenovo Phab 2 Pro y Asus ZenFone AR, cuyas tres cámaras se especializan en el seguimiento del movimiento y la profundidad. Según Blau, incorporar más sensores para generar videos 3D es un paso necesario que Apple tiene que perseguir para brindar más información visual a los desarrolladores que están creando apps de realidad aumentada con el software ARkit que Apple presentó en su conferencia para desarrolladores WWDC. 

El hardware es un aspecto relevante, pero no es el único. El software del procesamiento de las imágenes es un factor importante que entra en juego a la hora de capturar video, por la sucesión de imágenes múltiples en movimiento. Pero el software puede que no esté finalizado a la hora de presentar el nuevo iPhone: de hecho, el año pasado, los grandes cambios de la cámara vinieron unos meses después del lanzamiento del iPhone 7 Plus, con una actualización de iOS 11 que permitió la llegada del efecto retrato, con sujetos nítidos y paisajes borroneados.

Entre el hardware y el software hay un tercer componente que los especialistas de DxOMark denominan tuning, o sea, "puesta a punto": se refiere a los miles de parámetros que decide el equipo de ingenieros a la hora de definir fortalezas y debilidades de la cámara. Por ejemplo, un algoritmo puede privilegiar la nitidez, con el sacrificio de la pérdida de detalles, en el caso de video. 

La forma en que el iPhone de décimo aniversario resuelva cada uno de estos criterios (hardware, software y la armonía entre ambos) depende específicamente de los "asuntos" pendientes que dejó el iPhone 7 y 7 Plus. Para video, los especialistas de DxOMark han resumido las siguientes deudas: 

  • En condiciones de poca luz o en interiores, los iPhone 7 pierden nitidez, en comparación con sus rivales como el Google Pixel o el HTC U11. 
  • En este mismo escenario oscuro, los videos suelen verse subexpuestos. 
  • El rango dinámico (la diferencia de brillo entre el color más claro y más oscuro en una composición) es limitado en el video. Para solucionar este problema, el video podría incorporar un sensor HDR, que es posible para las fotos pero que no funciona en los videos.  
  • La doble cámara (en el caso del iPhone 7 Plus) presenta desafíos adicionales: "el usuario no nota cuando se cambia de forma continua de un lente al otro o cuanto trabajan en conjunto, pero pueden haber diferencias sutiles en la captura de los colores con una cámara o la otra, por ejemplo", nos cuenta el especialista de DxOMark. 

En nuestra experiencia con la cámara del iPhone 7 y del iPhone 7 Plus creemos que sigue siendo líder indiscutido de las fotos retrato de personas u objetos, gracias a una armonía entre sus lentes y el procesamiento de la imagen, pero en video eso es más discutible. En este ámbito, percibimos capturas muy naturales y muy nítidas, aunque las personas parecen privilegiar el ahorro de espacio sobre la calidad: según nuestros entrevistados la mayoría de las personas elige el modo predeterminado de 1,080 pixeles a 30 cuadros por segundo, aunque tienen la posibilidad de resolución 4K (una capacidad que según algunos rumores llegaría también a su cámara frontal). 

Para secuencias audiovisuales será interesante también ver si Apple incorpora nuevas posibilidades de edición de video en el mismo app de la cámara, y no de forma separada como en la aplicación Clips, que Apple estrenó hace unos meses. También nos gustaría observar videos artísticos en cámara lenta estilizada o con captura 3D como los Sony Xperia XZ1, o en blanco o negro, con foco en un sujeto, como los videos del LG V30, y, por qué no, en HDR, como el Note 8. 

Falta poco para saber si estas mejoras de video serán realidad en el nuevo iPhone. Desde CNET en Español estaremos presentes en el evento de Apple del 12 de septiembre, así que no se pierdan toda nuestra cobertura, incluyendo nuestro BLOG EN VIVO