CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Diseñadora desarrolla un sexto dedo robótico

El proyecto se llama ‘El tercer pulgar’ y no es una prótesis sino un dedo robótico adicional creado por la neozelandesa Dani Clode para mejorar las funciones de la mano.

third-thumb-project-2

El dedo robótico se ajusta como un guante a la mano.

Cortesía Dani Clode Design

Una de las grandes ventajas que tienen los humanos sobre otras especies es el pulgar, que es oponible a los otros cuatro dedos de la mano. Esto permitió a los humanos -- y a los primates – funciones como sujetar y manipular grandes objetos.

La diseñadora y fotógrafa neozelandesa Dani Clode, especializada en el diseño de productos, obtuvo el premio Helen Hamlyn for Creativity, en el Reino Unido, por el invento de un sexto dedo robótico, que mejora distintas funciones prensiles de la mano.

Este invento se llama The Third Thumb Project y, aunque pareciera ser una prótesis para amputados, no lo es. Es un pulgar adicional.

La publicación digital Fast Co. Design entrevistó a Clode, quien explicó su concepto: "Investigué el origen de la palabra prótesis y descubrí que significa 'en añadidura a'. Esto me inspiró a visualizar a las prótesis como extensiones en vez de algo que reemplaza a una cosa faltante", explicó.

El 'tercer pulgar' creado por Clode se coloca en la mano como un guante. El dedo adicional es impulsado por dos pequeños motores, que se activan al oprimir unos sensores de presión instalados en los zapatos.

En un video explicativo, Clode muestra el tipo de funciones que realiza, desde sostener cuatro copas de vino a la vez o cerrando unos lentes de sol con una sola mano. Al parecer, el ejemplo más notables es el de un músico, quien mejoró la interpretación de unos acordes difíciles en su guitarra gracias al uso del 'tercer pulgar'.

La propia Clode explicó en su página Web que "el Tercer Pulgar es un modelo que nos permite entender mejor la respuesta humana a las extremidades artificiales. También plantea una conversación necesaria sobre lo que significa la palabra habilidad".

El dispositivo está elaborado con materiales flexibles e impresos en una impresora 3D. Los sensores de presión, instalados en los zapatos, se conectan con el pulgar artificial a través de una conexión Bluetooth.

Según Clode, la idea de colocar los sensores de presión en el pie se inspira en actividades que requieren una "conexión fuerte" entre las manos y los pies, como conducir un auto o tocar el piano.

La creadora de The Third Thumb Project imagina que esta invención puede ser muy útil para diseñadores de joyas, maestros en cetrería (entrenadores de halcones) y grabadores de tatuajes, entre otros.

Además de sus ventajas funcionales, Clode también reivindica su función estética. "Es una herramienta, pero también una experiencia y una forma de auto expresión". De allí que la diseñadora también elaboró una versión meramente estética, sin uso funcional, para usarla con propósito decorativo.

Fuente: Fast Co. Design / Mashable.


¿Quieres seguir toda nuestra cobertura de cine, televisión y entretenimiento? Dale "Me Gusta" a nuestra página especial en Facebook

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO