​Intel: seremos el cerebro de tu carro autónomo conectado

Con procesadores y chips de comunicación bajo su nueva marca Go, Intel espera revolucionar la industria automotriz y beneficiarse del cambio.

El presidente ejecutivo de Intel, Brian Krzanich, abre la puerta para Elmar Frickenstein, el líder de electrónica de BMW, durante una conferencia de Intel en 2016.

Stephen Shankland/CNET

Ha llegado la hora de Intel.

La empresa que casi seguramente fabricó el chip de tu PC quiere ser también la que fabrique el chip para tu auto autónomo. Para ello, Intel está lanzando una nueva marca de productos, Go, que abarca sus procesadores, sus próximos enlaces de comunicación de alta velocidad 5G y el software que ofrecerá para que los programadores lo hagan útil.

No está claro aún si la marca Go significa que verás una etiqueta de "Intel Inside" en el salpicadero de tu próximo coche. Pero el plan muestra cuán seriamente la industria de la tecnología está tomando la informatización de los automóviles.

Las computadoras se han apoderado de nuestro trabajo, la escuela y la vida en el hogar, pero han permanecido en gran parte externas a cómo experimentamos los coches. Un montón de chips están escondidos en los sistemas de inyección de combustible y frenos antibloqueo, y podemos utilizar Bluetooth para escuchar las llamadas telefónicas en el estéreo del coche. Intel, sin embargo, quiere ser parte de una revolución digital que apenas comienza con los coches.

En noviembre, Intel formó un nuevo grupo de automatización automotriz y le dio un presupuesto de US$$250 millones. También nombró a Doug Davis como líder de dicho grupo. Y esta semana, durante la feria de electrónica CES en Las Vegas, presumió su marca Go junto con esfuerzos para expandirse hacia otros mercados, incluyendo nuevos nichos como la realidad virtual y la inteligencia artificial.

A pesar de sus proezas de fabricación, Intel se perdió la ola de otro gran mercado, el de los teléfonos celulares. Establecer su marca fuera del mercado de las PCs también será difícil, especialmente con rivales como Nvidia y Qualcomm, que está tratando de invertir US$39,000 millones para comprar NXP Semiconductors, un fabricante de chips con mucha experiencia en tecnología de computación automotriz.

"La marca dentro de un vehículo no importa", dice David Kanter, analista de chips del Grupo Linley y Real World Technologies. "La gente se interesa por Mercedes, Tesla o Toyota, y no NXP, Intel o Nvidia".

Coches muy inteligentes

La informatización está reinventando la conducción de autos. Una serie de sensores -- rayos láser, radares, cámaras convencionales -- hará que los coches sean conscientes de lo que les rodea, y las computadoras darán sentido a los datos en bruto. Esos datos permitirán a los automovilistas decidir cuándo girar, frenar y cambiar de carril, y les compartirá datos a través de los enlaces de comunicación vehículo a vehículo (V2V) que el gobierno de Estados Unidos quiere en todos los coches.

Los coches necesitarán enlaces de red para actualizar mapas y obtener actualizaciones para bloquear las últimas amenazas de seguridad. Y aunque falta mucho tiempo para que las computadoras suplanten a los controladores humanos, los asistentes de voz como Google Assistant, Siri y Alexa están lo suficientemente maduros hoy para poner el último álbum o podcast sin que tú quites las manos del volante.

Los fabricantes probablemente gastarán entre US$1,000 y US$1,500 en chips para construir un automóvil moderno, estima Kanter; "aún más para vehículos autónomos, que necesitarán sensores, comunicaciones y computación más impresionantes", añadió.

Intel planea enviar prototipos de sus chips 5G a sus socios en la industria automotriz en la segunda mitad de 2017.

Intel

Chips Intel y enlaces inalámbricos

Intel también quiere proveer todo tipo de procesadores para coches, dice Davis. Eso incluye modelos diminutos Quark como los modelos A3900 para ejecutar pantallas en el tablero, o más sofisticados como modelos Xeon para autos autónomos y otros chips que puedan servir como puente entre las computadoras modernas y los estándares más viejos que todavía usan muchos coches en la actualidad.

Para las comunicaciones, Intel quiere suministrar chips 5G, los que reemplazarán la tecnología de cuarta generación de hoy. Las redes 4G de la actualidad son útiles para los teléfonos, pero los promotores de 5G prometen todo tipo de revoluciones: una banda ancha de Internet, una red de Internet de las cosas que vaya mucho más allá de los teléfonos y computadoras portátiles, y gafas de realidad aumentada que pueblan el mundo real con personajes de videojuegos generados por computadora.

Las velocidades de transferencia de datos de 5G permitirán a los automóviles obtener datos actualizados de un mapa, y los cortos retrasos en la comunicación significarán que pueden manejar comunicaciones V2V, dijo Davis.

Coches hablando con coches

V2V podría ayudar a los automóviles a compartir información entre ellos. Dos coches que se cruzan en direcciones opuestas en el campo, por ejemplo, podrían intercambiar información sobre los últimos 10 kilómetros que han conducido cada uno, siempre y cuando tuvieran una conexión bastante rápida. "Esa es una gran cantidad de datos para intercambiar en un corto período de tiempo", dijo Davis. Esto es solo un ejemplo del tipo de cosas que se pueden hacer con 5G una vez que el estándar se complete.

La tecnología tarda años en desarrollarse, pero Intel planea entregar prototipos de chips 5G en la segunda mitad de 2017 para que sus socios en la industria automotriz puedan ver lo que es posible antes. Los socios de Intel en el mercado de automóviles incluyen a BMW, a la compañía china de Internet Baidu y la proveedora de tecnología para autos Delphi. Sus chips se usan en cientos de prototipos avanzados de autos autónomos y 33 empresas de alto nivel automotriz han elegido sus productos para sus diseños.

No es un dominio absoluto como el que tiene Intel en el mercado de las PCs, pero es un comienzo.

Lee aquí toda nuestra cobertura de la feria de tecnología CES 2017 en Las Vegas.

Close
Drag