CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Tecnología de vestir

​¿Quieres que te duelan los brazos? Prueba este exoesqueleto alado para RV

Basándome en mi experiencia probando el Hypersuit, no estoy seguro de estar preparado para los simuladores de vuelo de cuerpo entero.

Volaba a través de un reino nublado poblado de polígonos, volando demasiado alto. Como Charlie Bucket cuando bebía su bebida efervescente levadiza, no sabía cómo bajar. Mi brazo derecho no parecía funcionar bien. Se sentía como si mis alas estuvieran rotas.

Me dirigí hacia arriba, y casi choco contra una montaña. Reinicié el sistema y lo volví a intentar. Eventualmente entendí cómo nadar en un accesorio para juegos que es un gigante de metal que se reclina, pero mis brazos me dolieron en serio.

Tal vez necesito ir más seguido al gimnasio.

El Hypersuit es un prototipo que no está pensado para tener en casa. Fue creado por Theory, una compañía con sede en Paris "sedienta de tecnologías que amplifiquen experiencias".

Está diseñado para alojar, en salas de juegos y otros espacios públicos de realidad virtual, un juego utilizando equipo de RV existente como el Oculus Rift o el HTC Vive. Es gigantesco, y parece totalmente sacado de una película de James Cameron. Es todo pistones y rejillas de metal. Dos agarraderas para las manos y dos brazos tipo ala extendidos con varios articulaciones eran mis herramientas de interacción principales.

El Hypersuit tiene una forma que se parece un poco a la de una motocicleta. Me subí en ella y me incliné hacia delante, me puse un caso de Vive y empujé mis brazos hacia afuera. El traje está creado para hacer realidad un sueño, de acuerdo con Tom Sicard, de Theory.

"Con la realidad virtual todo es posible... Hagamos... una máquina voladora. Queremos fabricar un exoesqueleto completo", dice Sicard en referencia a los planes futuros de Theory. Permitir que los pies se muevan, crear un gigantesco traje tecnológico. Me pareció muy difícil de controlar, y el ejercicio extra del brazo hizo que me dolieran los brazos después de un rato. No me mareé, pero no me encantó. Podrían afinar un poco más el Hypersuit. Extender la experiencia de la realidad virtual al cuerpo entero no es sencillo.

Pero, mira, si algún día pudiera usar un traje metálico de realidad virtual, lo intentaría.