CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Científicos hallan que humanos empiezan a defecar microplásticos

Dependemos tanto del plástico, que ya es parte de nuestro organismo, literalmente.

Different plastic waste

Nuestra dependencia en el plástico podría estar dañándonos seriamente por dentro.

Getty Images

Los humanos dependemos mucho del plástico... tanto así, que ahora se está convirtiendo en parte de nosotros, literalmente.

Investigadores de la Universidad Médica de Viena y la Agencia de Medio Ambiente de Austria dieron a conocer una investigación mostrando que los microplásticos ahora han entrado en la cadena alimenticia humana y están presentes incluso en las heces humanas.

Los científicos estudiaron a ocho personas de todo el mundo y examinaron sus muestras de heces para detectar la presencia de microplásticos. En una señal de advertencia preocupante para nuestra salud, encontraron que los ocho participantes dieron positivo en los microplásticos en sus muestras de heces, con nueve tipos separados de plástico identificados.

En promedio, los investigadores dicen que encontraron 20 partículas microplásticas por cada 10 gramos de heces.

Los microplásticos son pequeñas partículas de plástico de menos de 5 milímetros de tamaño que se producen cuando los productos plásticos se descomponen. También se producen comercialmente y se encuentran en productos como el gel de baño. ¿Y esa brillantina que estás desempolvando para un proyecto de arte escolar? Eso es un microplástico.

Los científicos ya han encontrado microplásticos en nuestros océanos, con el consumo de peces causando grandes problemas en la cadena alimentaria. Pero según la organización profesional de United European Gastroenterology, también pueden afectar la salud humana al acumularse en el intestino y al lixiviar sustancias químicas tóxicas.

Si bien el estudio se limitó a un puñado de personas, los científicos que lo respaldan dijeron que los resultados son preocupantes.

"Este es el primer estudio de este tipo y confirma lo que hemos sospechado durante mucho tiempo, que los plásticos finalmente llegan al intestino humano", dijo el investigador principal Philipp Schwabl.

"Mientras que las concentraciones plásticas más altas en estudios con animales se han encontrado en el intestino, las partículas microplásticas más pequeñas son capaces de ingresar al torrente sanguíneo, al sistema linfático e incluso pueden llegar al hígado".