Hugo Barra: el rostro de Xiaomi frente al mundo

[Latinos en tech 2015] Este ingeniero brasileño es pieza clave en la expansión global de la ambiciosa fabricante china, que ya domina el mercado de celulares en su país de origen.

img4868.jpg
Hugo BarraFoto de Mariana Neaime

Dicen que nadie es profeta en su tierra, pero Hugo Barra, el brasileño que es el rostro mundial de la firma de tecnología china Xiaomi, puso la frase de cabeza este año cuando lanzó los teléfonos de su empresa en su país natal.

"Fue el momento más inolvidable de mi vida", dice Barra, sobre la introducción de los productos de Xiaomi, una de las startups mejor valoradas del mundo, en Brasil. "Mi madre estaba sentada al frente [del escenario de la presentación]. Fue un momento muy especial".

El camino de Barra hasta China inició en Belo Horizonte, donde nació hace 38 años, y pasó por Boston, Miami y Mountain View, California. Comenzó sus estudios de licenciatura en la Universidade Federal de Minas Gerais y los finalizó en el prestigioso Massachusetts Institute of Technology (MIT), de donde también tiene una maestría en ingeniería eléctrica y ciencias de la computación. Durante su tiempo en MIT, Barra creó Lobby7 en Boston, una empresa especializada en tecnología de reconocimiento de voz -- una de sus pasiones hasta la actualidad --, la cual fue adquirida por Nuance Communications, la líder del sector, en 2003.

La relación de Barra con la tecnología comenzó desde pequeño. "Cuando estaba en la preparatoria, Internet no existía", recuerda. La primera computadora familiar fue una Compaq Portable III, en la que programaba Basic. Pero la influencia de su madre, quien es arquitecta y lo metió a clases de computación cuando niño, le impulsó a construir cosas, como pequeños botes motorizados y, después, empresas.

Hoy, Barra navega los mundos del software y el hardware con la misma comodidad. Después de unos años en Nuance, en 2008 se postuló para un trabajo con Google en Brasil. Tras 10 entrevistas, un conocido le sugirió solicitar otro empleo dentro de la gigante de la tecnología, pero en Silicon Valley, un lugar que considera "cien veces más emocionante" que la costa Este de EE.UU. Después de 12 entrevistas más, Barra se unió a un ambicioso grupo dentro de Google en Mountain View cuya misión era explorar y diseñar la estrategia móvil de la empresa.

baixas-38.jpg
Barra es el rostro internacional de Xiaomi.Foto de Mariana Neaime

En su primera semana en el proyecto, Barra viajó a Beijing, donde conoció a un ingeniero chino de Google llamado Bin Lin, uno de los cofundadores de Xiaomi. "Desde entonces, nunca perdí el contacto".

Google cerraría el proyecto móvil más de dos años después al considerar que era momento de que todos los departamentos integrarán la filosofía móvil a sus funciones. "Trabajamos tan bien que nos dejamos a nosotros mismos sin empleo", dice Barra.

Pero su situación en Google sólo mejoró. Barra se unió a Android a fines de 2010, el sistema operativo que se convertiría en el más usado del mundo. Con el tiempo, Barra, quien es muy carismático, tiene un aspecto pulido y habla inglés prácticamente sin acento, se convertiría en el rostro público de Android - el mismo papel que ahora juega en Xiaomi a nivel mundial.

Tras unos años de tener una relación profesional con Xiaomi -- que fue fundada en 2010 y basa su interfaz en Android -- y gracias a su añeja relación con Lin, Barra se unió a la fabricante china en septiembre de 2013 como su primer vicepresidente internacional.

Barra, quien vive en Beijing, China y pasa mucho tiempo en Bangalore, India, considera que el crecer en Brasil le ha dado una enorme habilidad para adaptarse a todo tipo de situación -- y saber cuándo alguien le quiere ver la cara -- y ser una persona cálida y sociable que puede negociar y relacionarse con todo tipo de gente. "Todas estas cualidades son muy útiles en China", dice. Una de las cosas que ha adoptado de su nuevo país es el ping-pong. "No conozco ningún occidental que me pueda vencer". Con esa misma fiereza, Barra se ha convertido en el mayor defensor de su empresa, que ha sido acusada de copiar el diseño de los productos de Apple pero, al mismo tiempo, ha dominado el nuevo segmento de teléfonos de alta gama muy asequibles.

Tras lanzar los productos en varios países de Asia e India y convertirse en el líder en venta de teléfonos en China, Xiaomi se aventuró al otro lado del Pacífico en junio de 2015 con el lanzamiento de su teléfono Redmi 2 en Brasil- el cual también fabricará en el país sudamericano.

"Mi mamá, mi hermana y mejor amigo estaban ahí", dice. "Fue increíble: el primer lanzamiento grande y significativo que he hecho en mi país".

Barra llama a su madre -- con quien tiene una relación especial -- a Brasil con cierta frecuencia. Ella usa un teléfono Xiaomi, que como otras marcas, tiene un tono de llamada especial y único. "Un día, mi mamá me mandó un texto y me dijo: 'Hijo, tengo un problema con mi teléfono Xiaomi. Cada vez que comienza a sonar, comienzo a llorar", dice Barra. "Le pregunté: '¿por qué mamá?".

"'Porque esa noche me recuerda tu presentación', me dijo".

Close
Drag