El telescopio espacial Hubble celebra 25 años de altas, bajas y maravillas

Durante un cuarto de siglo, el telescopio espacial ha cambiado nuestra percepción del universo y de nuestro lugar dentro de él.

hubble.jpg
El telescopio espacial Hubble cumple 25 años. ESA

En 1990, cuando el espectro de Facebook o del iPhone ni siquiera se asomaba por el horizonte, el telescopio espacial Hubble traspasó la atmósfera terrestre abordo de la nave Discovery para apostarse a 550 kilómetros sobre la Tierra y fijar sus ojos hacia lo desconocido -- a través de planetas, estrellas y galaxias.

Desde ese entonces, el telescopio ha cosechado muchos éxitos: desde ayudar a determinar con precisión la velocidad de expansión del universo (un logro que le obtuvo el premio Nobel a un equipo de científicos en 2011), hasta ser testigo del nacimiento y muerte de las estrellas. Pero quizá el logro de mayor alcance para nosotros, el público en general, es cómo el Hubble ha nutrido nuestro conocimiento del universo que nos rodea con constantes dosis de imágenes maravillosas.

"El lanzamiento del Hubble en abril de 1990 marcó el avance más significativo en la astronomía desde el telescopio de Galileo. Nuestra perspectiva del universo y del lugar que ocupamos dentro de él nunca será la misma", dice la NASA, que junto a la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) concretó este proyecto que este 24 de abril cumple 25 años y cuyo costo original fue de US$1,500 millones.

El Hubble, un telescopio que se asemeja a un gigantesco y resplandeciente balde de hojalata con la longitud de un autobús escolar (13.2 metros) y el peso de unos 18 caballos hannoverianos (más de 11,000 kilogramos), es el primer telescopio óptico que se ha lanzado al espacio, fuera de la distorsión atmosférica terrestre. Por ello, en su cuarto de siglo de vida, ha podido realizar 1.2 millones de observaciones, según la NASA, que han dado fruto a más de 10,000 artículos científicos.

Desde su entrada en órbita, el Hubble, que le da la vuelta a la Tierra cada 97 minutos, ha podido observar recovecos del universo que se encuentran a 13,400 millones de años luz de nuestro planeta -- y de paso nos ha suplido de unas de las más bellas imágenes del espacio (las cuales pueden ver en la galería de abajo).

Pero su camino al éxito no ha estado libre de baches. Nolan Walborn, astrónomo del Space Telescope Science Institute en Baltimore, Maryland, parte de la Universidad Johns Hopkins y que sirve como el centro de operaciones del Hubble, ha estado involucrado en el proyecto desde el principio. Walborn, quien se encarga de analizar las propuestas y solicitudes de uso del telescopio por motivos de investigación, recuerda el momento en que el Hubble, después de haberse lanzado al espacio, se encontró con su primer obstáculo: un defecto con el espejo principal del telescopio.

"Tuvo un nacimiento muy difícil. [Hubo] una catástrofe con el espejo", dijo Walborn, quien trabajó también en el Observatorio Interamericano de Cerro Tololo en Chile. "Realmente no funcionó el telescopio adecuadamente hasta enero de 1994. Los primeros tres años del telescopio fueron muy limitados".

En esos años, Hubble fue el blanco de bromas, en los que se le comparó con el Titanic en un temprano -- y poco acertado -- pronóstico de su fracaso. Pero, a partir de 1994, cuando se arregló el fallo -- de la magnitud de 2.2 micrómetros (o el grosor de una partícula de polvo) -- Hubble experimentó una meteórica subida en popularidad y afecto entre el público.

Entre sus muchos logros, Hubble puede presumir de:

  • Revelar la edad exacta del universo, que ronda entre los 14,000 millones y 16,000 millones de años
  • Descubrir una nueva luna en Neptuno
  • Jugar un papel clave en el descubrimiento de la energía oscura
hubblejupiter.jpg
Hubble también posa su mirada en nuestros vecinos cercanos. Este vistazo de cerca a Júpiter fue captada en la primavera de 2014 cuando el telescopio estaba rastreando cambios en la Gran Mancha Roja de Júpiter. La 'pupila' negra que se ve en la foto es la sombra de la luna Ganymede. NASA/ESA/A. Simon (Goddard Space Flight Center)

Ahora, cinco años después de su proyectada fecha de expiración (la misión iba a durar sólo 20 años), Hubble sigue rindiendo y esperando el relevo de su sucesor, el telescopio espacial James Webb, que se proyecta llegará a órbita en 2018.

Pero, según Walborn, el Hubble no es reemplazable, en términos pragmáticos, porque el Hubble capta imágenes ultravioletas ("vamos a perder esta capacidad ultravioleta cuando se pierde el Hubble", según el científico), y en términos sentimentales, porque el Hubble ha sido el primero y quizás el mejor instrumento astronómico que ha captado la atención y el cariño del público en masa gracias a su destreza en las relaciones públicas.

"El Hubble ha causado un cambio de clima dentro de la astronomía de ver la divulgación como algo sospechoso a algo que es [digno]", dice Walborn, quien ayudó en la redacción de la propuesta para encargarse del manejo del telescopio. El Hubble, además de tener su propio sitio Web donde divulga todas las imágenes del espacio sideral que capta, tiene más de 1.2 millones de likes en Facebook y 94,000 seguidores en Twitter.

Y, esta semana, cuando muchos de los que han estado involucrados en el proyecto se reúnan a rememorar las altas y bajas del Hubble, Walborn tiene un objetivo: agradecer a los astronautas que han reparado el telescopio a través de los años.

"Los astronautas han salvado nuestros empleos -- este jueves vamos a celebrar", dice Walborn entre risas, y agrega: "Después de todos estos años todavía no puedo creer lo que hace el Hubble. Esta cosa está ahí flotando en el espacio, dando vueltas ... y se puede controlar con la exquisitez de un reloj suizo. Veinticinco años tenemos haciendo esto, todavía no lo puedo creer. Realmente es uno de los grandes logros de la raza humana".

Para conocer más sobre el 25 aniversario del telescopio espacial Hubble, más datos interesantes del mismo y ver espectaculares imágenes del universo, puedes visitar el sitio Web del aniversario del telescopio.

Close
Drag