HTC sobre el cortejo de Asus: gracias, pero no, gracias

HTC publicó esta semana una declaración a sus accionistas diciendo que ni siquiera considerará una adquisición por parte de Asus.

Cher Wang, presidenta ejecutiva de HTC, parece no tener intenciones de vender su compañía a Asus. Andrew Hoyle/CNET

La fabricante de teléfonos móviles con sede en Taiwán, HTC, tiene una cosa que decir a la fabricante de dispositivos Asus: aléjate y manténte alejado.

En un comunicado enviado el lunes a sus inversionistas HTC dijo que no sólo no tiene interés en ser adquirida por Asus, sino que ni siquiera consideraría tal acuerdo si alguna vez se presenta la oportunidad.

"Negamos enérgicamente la noticia", escribió la compañía en el comunicado. "No tuvimos contacto con Asusteck y no vamos a considerar una adquisición".

La declaración se produce después de que el presidente de Asus, Johnny Shih, dijera el viernes en una reunión de accionistas que ha tenido la idea de adquirir HTC, aunque dicha idea no se ha extendido más allá del nivel de la discusión. El director general de finanzas de Asus, David Chang, dijo a Reuters el viernes en un comunicado de seguimiento que las posibilidades de cualquier acuerdo eran escasas y que el tema sólo se había tratado "internamente".

Aún así, fue suficiente para encender algunas especulaciones sobre el futuro de HTC. La compañía, que vende una gama de teléfonos inteligentes y otros dispositivos en todo el mundo, ha construido muchos teléfonos llamativos que han sido bien recibidos en general por los especialistas. Sin embargo, los consumidores han ignorado en gran medida la marca, optando por productos de compañías como Samsung y Apple.

La falta general de interés en los productos de HTC ha creado una serie de problemas para la compañía. En marzo, HTC anunció que su presidente ejecutivo, Peter Chou, renunciaría y que la presidenta y cofundadora Cher Wang tomaría las riendas. Una semana más tarde, la compañía perdió a su jefe de diseño, Jonás Becker, que tenía en el cargo menos de un año.

Mientras tanto, la incapacidad relativa de HTC para competir con firmas como Apple, Samsung, Xiaomi, entre otros, ha dado lugar a problemas financieros. La compañía anunció a principios de este mes que revisó su pronóstico de ingresos del segundo trimestre de un rango de US$1,480 millones a US$1,560 millones a un rango de US$1,060 millones a US$1,160 millones. La compañía también dijo que iba a publicar una pérdida para el segundo trimestre.

La noticia financiera fue la última decepción para los inversionistas de la compañía, que han visto la otrora marca prominente convertirse en poco más que un pequeño pez que intenta sobrevivir en el feroz mercado de los teléfonos inteligentes. Las acciones cayeron un 20 por ciento la semana pasada ya que los inversionistas tomaron su dinero y huyeron.

Los comentarios realizados por Asus (que fabrica PCs, tabletas y teléfonos inteligentes) pueden haber proporcionado un destello de esperanza para aquellos que buscaban un cambio de tendencia en HTC. Asus es otra empresa con sede en Taiwán y tiene el dinero en efectivo y acciones necesarias para hacer que un trato suceda. A juzgar por la declaración de HTC, sin embargo, parece que ninguna cantidad de efectivo y acciones sería suficiente para que Wang y su equipo consideren una venta.

Asus no respondió de inmediato a una solicitud para hacer comentarios.

Close
Drag