El HTC 10 llega a México con disponibilidad inmediata

El teléfono es el primero en venderse en América Latina con procesador Snapdragon 820 y está disponible con la operadora Telcel a partir del jueves.

Close
Drag

HTC eligió a México como uno de los primeros países en recibir el teléfono HTC 10 antes de finalizar el mes, a diferencia de otros países -- Estados Unidos incluido -- que recibirán el teléfono a partir de la primera semana de mayo.

La gigante taiwanesa, que busca sacudirse los malos ratos, comenzará a vender el HTC 10 a partir de hoy, jueves 28 de abril, en los centros de atención a clientes de la operadora Telcel, que lo tendrá en exclusiva. La empresa no explicó el motivo detrás de la elección de México como uno de los primeros países en recibir el nuevo dispositivo insignia.

El precio del celular más nuevo de HTC depende de si se adquiere sin contrato o en pagos diferidos y subsidiado por la operadora. Si se compra en plan Telcel Max a 24 meses, el teléfono es tuyo por $7,999 pesos (unos US$460), más la renta mensual; si se desea sin contrato, el teléfono será tuyo por $14,899 pesos (unos US$857).

Es importante resaltar que el modelo disponible en México será sólo el tono negro. Ni el dorado ni el color plata llegarán a este país.

El HTC 10 llegará a México con el procesador Snapdragon 820 de Qualcomm, uno de los más potentes en la industria. En este escenario, HTC venció a Samsung, que lanzó en México el Galaxy S7 y S7 Edge hace ya unas semanas, pero sin el Snapdragon 820 (en su lugar colocó un procesador propio).

Juan Garzón, editor principal de CNET en Español, ya pasó un rato con el teléfono y concluye que el "HTC 10 es un excelente celular que complacerá a los fanáticos de la música, y aunque no tiene muchas características sobresalientes que lo diferencien de la competencia, cuenta con lo necesario para complacer a muchos".

El HTC 10 destaca por ofrecer una pantalla QHD de 5.2 pulgadas, sonido BoomSound de HTC, Snapdragon 820, USB Tipo C, carga rápida de batería que asegura 50 por ciento de carga en 30 minutos, lector de huellas y la protección "Oh-Oh" con la que HTC se compromete a cambiar la pantalla del 10 si se moja o se estrella, "sin preguntar".