CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Televisión y cine

House of Cards temporada 6: La presidencia de Robin Wright

[Reseña sin 'spoilers'] La actriz preside el drama político de Netflix, dándole una dosis de vitalidad a su temporada final. Y hace que nos planteemos si no deberían haberse deshecho de Kevin Spacey antes en la serie.

House of Cards, temporada 6

Robin Wright en la sexta de House of Cards.

David Giesbrecht/Netflix

No es ningún spoiler decir que Frank Underwood (Kevin Spacey) está muerto esta temporada 6 y final de House of Cards. Netflix nos lo reveló en este teaser promocional de la nueva temporada de su prestigiosa serie. Su ausencia está marcada por las acusaciones de acoso y abuso sexual que se hicieron contra Spacey a partir de finales del año pasado y las consiguientes suspensión de la grabación de la sexta temporadadecisión de Netflix de dejar de trabajar con el protagonista y productor de House of Cards. La serie acabaría filmando la temporada sin Spacey.

Pero abandonemos el tema Spacey. La temporada 6 de este título de Netflix que con su estreno en 2013 demostró que el servicio de streaming no sólo podía hacer series de calidad, sino también ganar Emmys, es la de Robin Wright y su Claire Underwood. Tan bien le sienta a la serie que Wright presida que no pude evitar preguntarme si House of Cards no se hubiera podido beneficiar antes de la muerte de Francis Underwood. Y es que su temporada 5 cayó un poco en la repetición y enredo político elevado a la enésima potencia.

Precisamente por tanto enredo, esto es lo que necesitas recordar para no andar (excesivamente) perdido con la trama de la temporada 6 de House of Cards:

  • Claire mató a su amante, el escritor Tom Yates (Paul Sparks), e hizo que su consejero político Mark Usher (Campbell Scott) se encargara de deshacerse del cadáver.
  • Tom de hecho tuvo también una relación sentimental con otra periodista, Kelsey Stewart (Kristen Sieh), que en esta sexta temporada hará de secretaria de prensa adjunta de Claire. 
  • El periodista Tom Hammerschmidt (Boris McGiver) sospechaba que a Zoe Barnes (Kate Mara) la mató de hecho Frank Underwood (Spacey). Pero el increíblemente fiel Doug Stamper (Michael Kelly) admitió que fue él quien empujó a Barnes a las vías del metro. Y de hecho fue el mismo Frank quien se dedicó a enviarle tarjetas a Hammerschmidt para descubrir parte de la corrupción de su gobierno.
  • Francis Underwood resignó como presidente, convirtiendo así automáticamente en presidenta a su esposa Claire, que hasta el momento servía de vicepresidenta. A cambio, Frank quería que Claire lo indultara.
  • El motivo por el que Frank se vio obligado a dimitir fue una investigación en su contra por haber cerrado colegios electorales por motivos dudosos durante el día de las elecciones presidenciales.
  • La secretaria de estado Cathy Durant (Jane Atkinson) iba a testificar en contra de Frank a raíz de esa investigación. Para evitarlo, Frank la empujó por unas escaleras, sin llegar a matarla pero impidiendo su testimonio.
  • Claire forzó a Seth (Derek Cecil), el secretario de prensa de la Casa Blanca del gobierno de su marido, a dimitir.
  • LeAnn (Neve Campbell), la exjefa de gabinete de Claire, estaba yendo a hablar con Doug cuando un coche forzó que tuviera un accidente en la autopista y ella muriera. Francis presenció el accidente en directo a través de su tableta y fue quien encargó el asesinato.
  • Patricia Clarkson interpreta desde la temporada anterior a Jane Davis, un personaje bastante más siniestro y malvado que su Adora de Sharp Objects.
  • La serie termina con Estados Unidos entrando en guerra con ICO (un grupo ficticio de terroristas radicales que la serie usa como símil del Estado Islámico) y una gran protesta frente a la Casa Blanca.
  • Claire le dejó claro a Francis que no lo iba a indultar y la temporada terminó con su personaje rompiendo la cuarta pared, mirando directamente a cámara a lo Francis y diciendo: "My turn" (Mi turno).
House of Cards, temporada 6

Diane Lane es una de las novedades de esta sexta temporada de House of Cards. En la foto aparece junto a Robin Wright.

David Giesbrecht/Netflix

Una sexta temporada muy feminista

Hay un momento en el tercer episodio de la sexta temporada de House of Cards en el que tres mujeres de más de 50 años (interpretadas por Robin Wright, Diane Lane y Patricia Clarkson) protagonizan en solitario una secuencia en el interior del despacho oval de la Casa Blanca y acaban conversando sobre el tratado feminista de 1949 El segundo sexo de Simone de Beauvoir. Al personaje de Lane (Annette Shepherd), una millonaria y amiga de la infancia de Claire, no le gustó. Pero para la Jane Davis de Clarkson es un libro que tenía razón en todo. Y eso, ya te debería estar dando mucha información sobre ambos personajes. 

Claire no se manifiesta en cuanto a sus preferencias literarias. Aunque me atrevería a decir que ella está de acuerdo con Jane.

Y es que esta temporada 6 de la serie de Netflix hace gala de más feminismo que nunca. Tanto delante, como detrás de las cámaras, donde abundan los nombres de mujeres en el apartado de guión y dirección de los diferentes episodios. 

Wright hace de maestra de ceremonias tomando las riendas de la presidencia y de la serie con talento. También cuando mira directamente a cámara para hablar con el espectador en ese gesto al que tan acostumbrados nos tenía su marido en la ficción. "¿Todavía estás ahí? ¿Echas de menos a Francis?", dice una de las primeras veces que se dirige al espectador de esa forma esta temporada. Posteriormente acabará añadiendo un: "Sea lo que sea que Francis te contó los últimos cinco años, no te creas una palabra de ello. Va a ser diferente para ti y para mí. Voy a contarte la verdad".

House of Cards, temporada 6

Robin Wright y Greg Kinnear en la sexta de House of Cards.

David Giesbrecht/Netflix

Tal vez por ese motivo o porque es imposible no empatizar con alguien como Wright me vi apoyando a la nueva presidenta ficticia estadounidense en todo momento. Incluso cuando algunas de las cosas que le he visto hacer en los cinco episodios que Netflix puso a mi disposición para escribir esta crítica fueran un poco cuestionables.

Y es que Claire tiene muchos problemas cuando nos reencontramos con ella al principio de la temporada. Lleva apenas 100 días en el gobierno y el servicio secreto le lee las muchas amenazas de muerte y mensajes de odio que recibe. El volumen de este tipo de mensajes se ha multiplicado por cuatro desde que ella tomó la presidencia, le dicen.

Mark Usher le hace las veces de vicepresidente y jefe de gabinete en funciones e intenta amoldar las decisiones de Claire a los deseos de la pareja de hermanos millonarios y nuevos personajes Annette y Bill Shepherd (Greg Kinnear), que por algún motivo tienen sobre Claire un gran poder por las muchas cosas, parece, que Francis les contó antes de morir. 

Luego están todas las referencias a la situación política que vive Estados Unidos en estos momentos. Claire obliga a declarar el estado de emergencia en Bellport, Ohio, un pueblo ficticio donde ha habido una fuga de ácido sulfhídrico en un símil al escándalo del agua contaminada por plomo en Flint, Míchigan, de 2015, producido durante la presidencia de Barack Obama.

También hay referencias, claro, a la presidencia de Donald Trump. Claire está entrevistando a un candidato, algo misógino, para el Tribunal Supremo. Se cita la sección 4 de la enmienda 25 de la constitución, en particular en lo referente al proceso para que el vicepresidente y miembros del gabinete decidan que el presidente no está capacitado para gobernar. Y sí, se ha mencionado ya la muy consabida fórmula de la conspiración con Rusia.

House of Cards no te va a permitir evadirte del mundo real. La serie, como la más reciente The Handmaid's Tale, te recordará sin cesar la situación política actual. Echo de menos ver la tele con la mitad del cerebro desconectado. Con HoC tiene que estar constantemente encendido y funcionando al máximo nivel para poder entender todas las referencias y comprender los muchos giros argumentales. Así que no me hubiera importado una temporada un poco más ligera. Pero es que esto no es la nueva serie de Claire, si no la última temporada de una serie ya existente donde ha cambiado el protagonista.

Con frases urdidas por Claire como "Hacer ver que soy incompetente es agotador" o "El reino del hombre blanco de mediana edad ha acabado" sólo tengo una queja acerca de House of Cards: definitivamente deberían haber reivindicado a Claire Hale (el apellido de soltera de Claire Underwood, que se usa cada vez más en la serie) antes. Dudo que nadie hubiera echado de menos a Francis si en la serie se hubieran deshecho de él antes.

Reproduciendo: Mira esto: Las series en español en Netflix que más han dado de...
2:50

La temporada 6 de House of Cards tiene 8 episodios y se estrena en Netflix el 2 de noviembre en Estados Unidos y América Latina. En España la temporada completa estará disponible a partir del 3 de noviembre en Movistar+. La sexta de House of Cards en España no estará disponible en Netflix todavía. 


¿Te gusta la televisión? No dejes de leer nuestra crítica sobre la nueva serie de Amazon Prime Video protagonizada por Julia Roberts, Homecoming.

No te pierdas toda nuestra cobertura sobre cine y series en la sección de cultura popular de CNET en Español.