CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Cultura tecnológica

Este hotel en Japón despidió a sus empleados robot por torpes

El hotel Henn na en Japón despidió a droides que molestaban a los clientes al no realizar tareas simples.

robothotel

Muchos de los robots que trabajan en el hotel Henn na de Japón se han quedado sin trabajo.

Daniel Van Boom/CNET

Los humanos preocupados de que los robots les van a quitar el trabajo, pueden respirar tranquilos. El hotel Henn na en Japón se jactó de ser uno con un personal totalmente robótico, pero resulta que estos robots no dieron el ancho.

El personal de robots de Henn na fue empleado por primera vez en 2015 con el objetivo de convertirse en "el hotel más eficiente del mundo". Pero cuatro años después, parece que los 243 robots son menos una novedad y más una molestia. Como resultado, el Hotel Henn na ha despedido a la mitad de ellos, según un reporte del Wall Street Journal.

Uno de los huéspedes se quejó de que el asistente virtual del robot Churi que fue puesto en cada cuarto del hotel lo despertaba a cada rato diciéndole "Lo siento, no entendí eso. ¿Puedes repetir tu solicitud? porque el huésped estaba roncando. Otros huéspedes se quejaron en TripAdvisor de que Churi interrumpiría sus conversaciones. Finalmente, todos los robots Churi fueron retirados de las habitaciones.

Churi no fue el único robot despedido. Los robots de conserjería humanoide y los robots dinosaurios de registro que no podían responder a las preguntas básicas de los huéspedes sin ayuda humana fueron dejados en libertad. (Cuando el hotel abrió sus puertas por primera vez, ya aparecían informes sobre el comportamiento torpe de los robots en el vestíbulo).

Los robots "botones" fueron diseñados para cargar el equipaje de los huéspedes, pero sólo se podían mover en superficies planas y sólo tenían acceso a un reducido número de habitaciones. Pero eso no fue todo.

"Eran muy lentos y ruidosos, y se quedaban estancados tratando de pasar el uno al otro", dijo Taishi Mito, un huésped, al Wall Street Journal.