CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Industria de la tecnología

Adiós, turbulencia. Los pilotos encuentran una manera de evitarla

Los aviones con mejor Wi-Fi no sólo son buenos para los pasajeros, sino que también ayudan a los pilotos a evitar turbulencias problemáticas.

Andrew Hoyle/CNET

¿Qué tipo de pasajero de avión eres? A mí gusta el asiento de la ventana.

Una vez que estoy instalada en un avión con mi cinturón de seguridad sujetado, rara vez me levanto de nuevo. Esto es principalmente porque normalmente estoy dormida antes de que el avión despegue. Pero también es porque cuando la turbulencia golpea inevitablemente, es mucho mejor estar ya sentado.

Pero la turbulencia puede convertirse en una cosa del pasado si Honeywell se sale con la suya. Conocida por sus productos para el hogar, Honeywell también trabaja en aviónica y está mostrando su nuevo sistema JetWave para un Wi-Fi en vuelo más rápida y su visión para los aviones conectados.

Si bien un Wi-Fi más rápido significa una mejor transmisión de video y conversaciones en FaceTime para los pasajeros, también podría ser beneficioso para los pilotos, que ahora tienen una conectividad confiable y acceso a datos meteorológicos en tiempo real. Esta conexión también significa que los datos sobre la condición del avión pueden ser transmitidos por adelantado a las tripulaciones de mantenimiento en tierra. El resultado podría ser menos retrasos, tiempos de respuesta más rápidos y un vuelo más suave para ti con pilotos capaces de trazar un curso más inteligente alrededor de los puntos problemáticos.

Honeywell predice que para el año 2025 habrá 25,000 aviones conectados a Wi-Fi en el mundo. Ya está actualizando 20 aerolíneas con su tecnología JetWave, incluyendo aviones pertenecientes a Lufthansa, Singapore Airlines y Qatar Airways. Cuenta con una velocidad máxima de 50 megabits por segundo, aunque es más realista alrededor de 30Mbps, o el triple de la velocidad de su conexión de banda ancha estándar. 

Honeywell es una más en el juego de conectar aviones. GoGo, el líder en ofrecer servicios Wi-Fi en pleno vuelo, tiene un sistema de satélites de próxima generación llamado 2Ku, que, asegura, supera a todos los demás servicios en el mercado. Otras compañías que construyen sus propias redes satelitales de alta velocidad incluyen a Panasonic y Viasat. 

Cuando el avión de Honeywell aterrizó en Londres, subí a bordo para ver cómo resultaría en un vuelo menos mareador.

Volando sin sobresaltos

Casi tan pronto como se apagaron los letreros del "cinturón de seguridad", corrí hacia el asiento de salto en la cabina, observando a los pilotos. Estaban usando las nuevas aplicaciones en vuelo de GoDirect creadas por Honeywell, que muestran el plan de vuelo que han creado con múltiples superposiciones. 

Con indicaciones claras de dónde encontrarán la turbulencia usando informes meteorológicos actualizados, pudieron hacer modificaciones de ruta en una fracción de segundo. Sus planes de vuelo fueron actualizados en tiempo real para reflejar los cambios.

honeywell-connected-flight-onboard-wifi-23

Este app de Honeywell permite a los pilotos actualizar su plan de vuelo en tiempo real.

Andrew Hoyle/CNET

Detectar la turbulencia es una ciencia inexacta, lo que explica por qué muchos de nosotros la experimentamos. Un piloto suele crear un plan de vuelo varias horas antes del despegue, o incluso la noche anterior, utilizando los informes meteorológicos existentes, que incluyen algún tipo de pronóstico de turbulencia. Este método tiene sus limitaciones. 

"Una vez que despegas, son viejas noticias, ya no están actualizadas", dijo Nate Turner, un piloto privado, profesor de vuelo y gerente de producto de Honeywell. 

Los pilotos hablarán con el control de tráfico aéreo para ver si hay información de otros pilotos, y los informes de turbulencia son compartidos de boca en boca, pero no es el sistema más eficiente, dijo Turner. 

En la cabina, hay un radar que se puede ver a cientos de kilómetros por delante, pero esto detecta la precipitación y las nubes sin dar ninguna indicación real de si se encontrará con cualquier inestabilidad. Además, una vez que se establece el plan de vuelo, suele ser complicado hacer un cambio.

Turner y sus pasajeros privados ya han experimentado los beneficios del sistema Honeywell. 

"Yo estaba volando hasta Idaho hace unas semanas, y pude ver exactamente dónde iba a estar la turbulencia", dijo. "Pedí una altitud más alta que eso, y enseguida salí de la turbulencia y estaba claro que la navegación seguiría adelante". 

La aplicación también condensa los mapas existentes y la información en las cartas de aproximación 3D, lo que permite al piloto visualizar el aterrizaje, lo cual es especialmente útil en aeropuertos difíciles o desconocidos.

El futuro llegará, sin demora alguna

Otro beneficio de toda esta conectividad es, por supuesto, los datos. Con un máximo de 25,000 sensores a bordo, un avión puede generar cientos de terabytes de información a lo largo de cada vuelo. 

Llevar la información a la tripulación terrestre en el destino antes de tiempo significa que sabrá exactamente lo que necesita atender cuando aterriza un avión, lo que reduce los retrasos en el proceso. Si eres un viajero frecuente, eso es música para tus oídos.

honeywell-connected-flight-onboard-wifi-21

Wi-Fi permite una mejor experiencia para pilotos y pasajeros.

Andrew Hoyle/CNET

Honeywell también está usando esta conectividad para introducir el seguimiento en tiempo real, aunque enfrenta una gran cantidad de competencia. Ha iniciado pruebas con United Airlines en EE.UU. para transmitir datos de caja negra directamente a la nube. 

En el futuro, esto tendrá el potencial de ayudar a evitar situaciones como la imposibilidad de localizar el vuelo MH370 de Malaysia Airlines, que desapareció en marzo de 2014 y nunca fue encontrado. 

Disfruté de un vuelo suave alrededor de la costa este de Inglaterra, pero resulta que no importa lo buenos que sean los mecanismos de predicción de la turbulencia cuando se trata de las nubes británicas bajas. Cuando nuestro vuelo estaba haciendo su descenso final en el aeropuerto de Londres, el avión comenzó a sacudirse.

El vuelo del futuro es prometedor, pero está claro que habrán algunos baches a lo largo del camino.