CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

OPINIÓN Hogar inteligente

Por qué una sola HomePod podría no ser suficiente

Una sesión de prueba con la primera bocina inalámbrica de Apple me dejó anhelando no solo una HomePod, sino dos.

James Martin/CNET

Hacia el final de mi análisis previo de la HomePod de Apple (US$349), los representantes de Apple me dieron a probar una característica que no estará disponible en el lanzamiento: dos HomePods unidas entre sí para ofrecer un sonido estéreo. Luego pusieron la canción "Feel It Still" de Portugal the Man.

Lo sentí. Eso vale sus US$700.

Hasta entonces, habíamos estado escuchando un solo HomePod en algunas salas diferentes, cada una de diferentes dimensiones. La primera bocina inteligente de Apple es el nuevo hogar para su asistente Siri activado por voz, que puede consultar sobre el clima y usarse para controlar varios dispositivos compatibles con HomeKit en tu hogar inteligente. Pero mientras Apple se pone al día con Amazon y Google en ese frente (estos últimos le llevan una ventaja de varios años), el énfasis y la fuerza inicial de la HomePod está en la música y la calidad de sonido.

Reproduciendo: Mira esto: HomePod: La bocina inteligente de Apple que esperabas,...
0:57

Tamaño pequeño, sonido sólido

Apple se ha aventurado a crear lo que se siente como una bocina inalámbrica de tamaño ideal. La HomePod es lo suficientemente compacta como para colocarla en cualquier lugar de tu casa, cocina y baño incluidos, pero lo suficientemente grande como para alojar seis micrófonos para que Siri te escuche desde lejos. Tiene también un woofer de 4 pulgadas de "alta excursión" y siete tweeters en la base para dispersar el sonido de la manera correcta y superar el problema que tienen todas estas bocinas inalámbricas compactas: una falta de separación estéreo.

Alimentada por el procesador A8 de Apple (los mismos cerebros que se encuentran en un iPhone 6), también hay un sofisticado software que, combinado con esos seis micrófonos, le dan a la HomePod una "conciencia espacial", permitiéndole percibir el tamaño y la forma de la habitación en la que se encuentra y optimizar el sonido para ello. Si caminas por la habitación, el sonido cambiará, pero se supone que debe sonar bien donde sea que estés parado o sentado. La HomePod también funciona muy bien como altavoz, un punto de venta que Apple no ha tocado demasiado.

Ah, y aunque no hay un botón de silencio, como en una Amazon Echo, puedes decirle a Siri que deje de escuchar en cualquier momento si quieres privacidad.

Yendo al grano, la HomePod parece muy buena para una pequeña bocina Wi-Fi. No la había visto antes, así que no estaba muy seguro de lo grande que era. Con casi 7 pulgadas de alto, es un poco más alta que la Sonos One habilitada para Alexa (6.36 pulgadas de alto) y un poco más robusta.

apple-wwdc-2017-homepod-speaker-3911

Phil Schiller, vicepresidente de marketing para Apple, presentó la HomePod durante el evento WWDC en junio.

James Martin/CNET

Antes de este mes, la única exhibición pública del poder de audio de la HomePod fue una prueba de escucha para periodistas el día que se anunció en la WWDC en junio pasado. Allí se comparó un HomePod en preproducción con una Amazon Echo de primera generación y una bocina Sonos Play:3. En esta ocasión, el hardware final de HomePod se colocó frente a competidores más nuevos: una Echo de segunda generación de US$100 y una Google Home Max de US$399. La bocina de Google aún no tiene precio internacional. 

Usualmente no vemos a Apple comparando productos uno al lado del otro, así que los felicito por ejecutar este tipo de demostración. Pero algunos productos valiosos faltan en la comparación, como las Link 300 y 500 de JBL (que tienen incorporado Google Assistant) y las bocinas SoundLink Revolve de Bose (que pueden ser habilitadas para Alexa cuando se combinan con una Echo Dot).

Lo que sí aprendí de las demostraciones fue que la HomePod es capaz de reproducir bastante alto para su tamaño, y tiene un poco más de graves y un sonido global ligeramente más definido que la Sonos One. Derrotó a la nueva y mejorada Amazon Echo, que sonaba discreta en comparación, pero teniendo en cuenta el costo de la Echo, eso no fue una sorpresa. Mi reacción instintiva fue que la HomePod sonaba más natural y tonalmente más compleja que la Google Home Max, que es más grande.

La prueba se hizo en un entorno controlado con pistas cuidadosamente seleccionadas y niveles de volumen fijos, para ser claros. Escuchamos "Fake Plastic Trees" de Radiohead, "In the Waiting Line" de Zero 7 y "Hotel California" de The Eagles, un tema favorito de los audiófilos.

A pesar de todo, no pensé que las habitaciones en las que estábamos escuchando eran ideales para evaluar a una bocina como la HomePod. Los techos eran muy altos y algunas de las habitaciones eran bastante cavernosas. Hubo momentos en que sentí que la HomePod no me había engañado para que pensara que era una bocina grande y solo escuché que se elevaba a niveles de volumen más altos un par de veces: en un tema de Ariana Grande donde abundaban los bajos, nuestro anfitrión subió el volumen al 90 por ciento y se mantuvo bastante bien. Mayormente lo escuché al 65 por ciento o menos. Dicho esto, la HomePod logró producir una buena cantidad de bajos a volúmenes más bajos.

La HomePod de Apple está diseñada para que suene bien con todo tipo de música y me gusta el hecho de que no hay ajustes de EQ para jugar. Cuando se trata de una bocina de este tamaño compacto, necesitas toda la ayuda que puedes obtener de su software para suavizar todo y evitar distorsiones. 

Al analizar estos tipos de bocinas inalámbricas, descubrí que el rendimiento puede variar de una pista a otra y cuando recibamos nuestra propia muestra para analizar, veremos qué puede hacer con las pistas que más nos gustan. 

Hey Siri: Suenas bastante bien

También vale la pena mencionar que el único servicio de música que puedes controlar con tu voz en esta bocina es Apple Music. Para Spotify y otros servicios, deberás usar AirPlay desde tu iPhone a la HomePod usando tu teléfono como control remoto. Y, por supuesto, con eso queremos decir iPhone o también iPad; a diferencia de un Apple TV, necesitarás un dispositivo iOS para la configuración.

En última instancia, mi impresión inicial es que la HomePod suena muy bien para el tipo de bocina que es y ciertamente se compara bien contra la competencia. Pero como todas las bocinas inalámbricas, tiene sus limitaciones y la HomePod me dejó con ganas de un verdadero sonido estéreo. Probablemente por eso la única vez que me emocioné mucho durante la demostración fue cuando emparejaron dos HomePods y ofrecieron una separación real.

Analizaremos a fondo la HomePod tan pronto recibamos nuestro ejemplar de prueba.