CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Cultura tecnológica

Hombre busca robot: Un inventor y su lucha contra la soledad

El creador de Pepper, el robot más inteligente y famoso de Japón, trabaja en una versión que promete sacarnos la tristeza y enamorarnos con su encanto.

Softbank

Kaname Hayashi también es conocido como 'el papá de Pepper'

Groove X

Kaname Hayashi ha encontrado una nueva obsesión.

Hayashi es el "padre de Pepper", el encantador robot humanoide de la operadora japonesa SoftBank Mobile y la empresa francesa Aldebaran Robotics. Pepper, con sus ojitos circulares y sonrisa de bienvenida, está catalogado como un robot que puede leer tus emociones. Está disponible para la venta e incluso se ha inscrito en la escuela.

Como cualquier padre orgulloso cuyos hijos se van de casa, Hayashi tenía un vacío que llenar. Está haciendo eso mediante la creación de un robot que pueda servir como un verdadero compañero."Todos nos sentimos solos", dijo Hayashi. "Nos mentimos si decimos que no".

Las ambiciones de Hayashi para la inteligencia artificial y la robótica llegan en momentos en que gigantes tecnológicos como Google, Amazon y Microsoft vierten recursos en la construcción de su propia Inteligencia Artificial (IA). Mientras que Google y Amazon Echo Home pueden responder a preguntas de historia o pedir una pizza, la noción de un compañero robot empuja los límites de la IA no sólo por averiguar quiénes somos emocionalmente, sino mediante la simulación de niveles casi humanos de la empatía y la compasión. Pepper es sólo la primera iteración.

Y Pepper no es el único. Otros robots sociales, como Jibo, el compañero inteligente de Asus, Zenbo y Paro están diseñados para ofrecer compañía en diversos grados. La gran pregunta que generalmente se hace de estos productos es si van a ir más allá de lo que un teléfono inteligente es capaz de hacer y realmente puedan ser capaces de percibir y responder a las emociones humanas. La reacción a los resultados de los esfuerzos actuales es mezclada, pero con la evolución que vemos en IA hay buenas razones para ser optimistas.

img5748.jpg

Robots Pepper se pueden ver alrededor de Tokio en las tiendas de Softbank, donde ayudan y entretienen a los clientes.

Katie Collins

Hay interés ya floreciente en el tema. Para 2020, uno de cada 10 hogares estadounidenses tendrán un robot, frente a uno de cada 25 en la actualidad. (Los robots actuales van más en la vena de una aspiradora Roomba). Cada mes, 1,000 robots Pepper se ponen a la venta en Japón y se agotan en cuestión de minutos, ya que la demanda es muy superior a la oferta. Pepper llegará al mercado de Estados Unidos a finales de este año.

Tienes un nuevo amigo

Los robots de compañía "tienen mucho sentido", dijo Kate Darling, una investigadora en el MIT Media Lab y experta en la interacción humano-robot. "Los seres humanos son capaces de desarrollar todo tipo de relaciones, ya sean correspondidas o no, por ejemplo, para con los animales e incluso a las cosas", dijo.

Hay, sin embargo, factores específicos que deben estar en juego para que se formen este tipo de relaciones entre personas y robots. En un estudio de largo alcance que siguió a 70 robots en 70 viviendas en el transcurso de seis meses, Maartje de Graaf, una investigadora en la Universidad de Twente, en los Países Bajos, encontró que el robot tenía que ser capaz de una comunicación significativa con sus dueños humanos para que pudiera ser tratado como un verdadero compañero.

Un hallazgo importante del estudio fue la identificación de un factor crucial para la formación de este enlace. Este fue que "los participantes sentían que podían compartir información personal con el robot y que el robot era capaz de responder empáticamente a sus historias personales", le dijo la investigadora a a CNET.

Adiós a la soledad

Hayashi es un ferviente miembro del movimiento en pro de usar robots como compañeros. Él dejó su trabajo en SoftBank el año pasado para lanzar su propia compañía, Groove X, que busca hacer un seguimiento a la creación de Pepper.

img5759.jpg

Groove X tiene su sede en Akihabara en Tokio.

Katie Collins

Su nueva oficina se encuentra por encima de las luces de neón en Akihabara, un distrito de Tokio conocido como "la ciudad eléctrica". Un equipo de 10 ingenieros y diseñadores consultan entre sí, en voz baja, en torno a un solo banco de escritorios, deteniéndose sólo para reconocer a Hayashi, conocido por su sonrisa entusiasta y contagiosa, quien entra luciendo casi demasiado apuesto para una configuración tan mínima. Es aquí donde expuso su visión en una entrevista con CNET.

Todo se remonta a la soledad. Es un buen instinto, Hayashi cree; la evolución humana ha confiado en alentarnos para formar grupos. Pero las familias nucleares se han reducido, lo que lleva a un mayor aislamiento.

Las redes sociales y los juegos ofrecen formas para "engañar a la soledad", pero Hayashi cree que necesitamos interacciones más significativas en nuestras vidas diarias para "curarnos". Aquí es donde su nuevo compañero robot entra en juego.

Más lindo que BB-8

Hayashi quiere llevar su robot al mercado en 2019. Groove X incluso ya se ha decidido por su diseño.

No va a ser humanoide y no se parecerá a un animal. En su lugar, será "completamente nuevo - nada que ver con nada", dijo, y bromeó que será "muy lindo - más lindo que BB-8".

A diferencia de Pepper, éste no va a hablar. También será más pequeño. Hayashi apunta a Star Wars como un indicio de lo que vendrá.

Me pregunta que quién me gusta más, R2-D2 o C-3PO, ambos droides de la franquicia de ciencia ficción. Elijo R2-D2 (por supuesto), al igual que el 80 por ciento de la gente a quien le pregunta lo mismo. "Es difícil explicar por qué R2-D2 es dulce", dijo Hayashi con un suave, pero pronunciado ceceo. "Pero sabes que es dulce".

El diseño es sólo una pequeña parte del proyecto. Groove X está dedicando otros tres años al desarrollo, ya que construir este robot es para Hayashi un ejercicio de ingeniería, pues reúne la antropología con la psicología.

Mientras que muchos proyectos de robótica son todos "teatro" -- acrobacias o conceptos de publicidad -- el androide de Groove X tendrá "sustancia", dijo Hayashi. Como tal, cuando contrató a los 20 o más empleados que actualmente trabajan para su empresa, Hayashi vio más allá de su experiencia en hardware y software. Ellos necesitaban tener en cuenta que se proponían la construcción de "no sólo Inteligencia Artificial", sino "una criatura".

Lecciones de Pepper

Hayashi vio cómo la gente interactuaba con Pepper en los últimos años y aprendió muchísimo sobre qué cosas aplicar a su propio proyecto. Por ejemplo, la capacidad de Pepper para hablar era un factor clave en la manera en que la gente formaba lazos con el robot. En cambio, dijo, observó que la gente buscaba de manera natural una comunicación sensorial con el robot.

Cuando el robot hizo un viaje a Francia, por ejemplo, la gente lo saludó con entusiasmo, aun cuando sabían que sólo hablaba japonés. Lo abrazaron y dejaron marcas de lápiz labial en sus mejillas.

gettyimages-476046342.jpg

Hayashi ha visto que la gente responde a Pepper mostrando afecto físico.

MARK RALSTON/AFP/Getty Images

Del mismo modo, el reconocimiento de voz de Pepper no estuvo capacitado para reconocer el alto tono de las voces de los niños, por lo que no pudo interactuar con ellos y los puso tristes. Pero su reacción hacia él cambió cuando Pepper ganó una función de abrazo -- algo que formó rápidamente una unión física con el robot.

Hayashi estableció comparaciones entre esta relación y la terapia asistida con animales, algo que Darling, también cree que es un buen indicador de cómo nos relacionaremos con los robots en el futuro. "Ya sabemos que tal cosa funciona", dice Hayashi. Él quiere que su nuevo robot sea capaz de ofrecer un nivel similar de apoyo y comodidad.

Hayashi confía en que habrá interés en su robot después de ver la demanda de Pepper. Su nuevo robot resultará aún más irresistible para los consumidores que su predecesor humanoide, asegura.

¿En cuanto a su precio? Hayashi espera que sea "razonable", pero reflejará el hecho de que la tecnología es "más inteligente que una MacBook Air".