Hogar inteligente: muchos 'gadgets' que hablan un idioma distinto

Refrigeradores, TVs, bombillos... cada vez hay más productos para la casa inteligente, pero muchos aún no se comunican entre sí, lo cual dificulta su adopción masiva.

Close
Drag

LAS VEGAS -- Ejecutivos de compañías como Samsung, Google y Amazon coinciden en que una casa inteligente es una casa personalizada; una que simplifica la vida de sus ocupantes y que llega a tener tanto significado en sus vidas, que llega un día en que no es posible imaginar sus vidas sin ellas.

Pero vivir como Los supersónicos está todavía a años de distancia. Y es que las fabricantes de productos para el hogar inteligente parecen no ponerse de acuerdo acerca de cuál software será el estándar para que dispositivos como el termostato Nest de Google, la bocina Amazon Echo, los bombillos Hue de Phillips y hasta un sistema inteligente de seguridad como Yale se comuniquen entre sí.

Para que éstos puedan entenderse, es decir, para que Alexa, la asistente virtual del Amazon Echo encienda un bombillo Hue o un termostato Nest detecte tu presencia y ajuste la temperatura de la habitación a tu gusto, tendrían que hablar el mismo idioma -- algo que ahora no ocurre.

Durante un panel organizado por CNET durante la feria internacional de electrónica de consumo CES 2016 se habló mucho sobre el optimismo que hay sobre el mercado de productos para la casa inteligente, pero también se discutió a fondo sobre los retos que aún existen para lograr un verdadero hogar inteligente.

"Si hablamos de un producto, como encender la luz, eso puede ser bastante fácil, pero las cosas se complican cuando la luz está vinculada a otro proceso con otro producto", señaló Rich Brown, editor del equipo editorial sobre casas inteligentes de CNET.

ces2016-cnet-smarthome-panel.jpg

La editora en jefe de CNET, Lindsey Turrentine (izq.), modera un panel sobre el hogar inteligente durante la feria de electrónica CES 2016 en Las Vegas.

Claudia Cruz/CNET

"Los consumidores no van a comprar todos los productos para un hogar inteligente a la vez. Primero comprarán una cerradura o un termostato; llegarán a casa, los conectarán y pensarán, '¡Qué bien, esto funciona!'", dijo Brown. Y añadió: "Pero cuando van a comprar más cosas, si no investigan bien, comprarán algo que luego se dan cuentan no funciona junto con lo que ya tienen y el sistema se fragmenta". Es esa fragmentación la que resulta uno de los factores más complicados para el hogar inteligente en estos momentos.

Pero ese problema no parece molestarle mucho a Charlie Kindel, el director de equipo encargado del Amazon Echo y la asistente virtual Alexa. Según Kindel, los usuarios de Echo sólo buscan hacer cosas fáciles como encender las luces, al menos en la actualidad.

No obstante, el ejecutivo reconoce que debido a los diferentes estándares de comunicación (los más comunes siendo Bluetooth, Ethernet, Wi-Fi, Zigbee y Z-Wave) los usuarios de Echo están limitados a comprar, por ahora, sólo los productos WeMo, de la fabricante Belkin, SmartThings, Wink y Insteon. Esta complicación, añade, los impulsará a probar más productos y disfrutar más los placeres de una casa inteligente.

"Tenemos una plataforma [de software] abierta para que otras compañías con productos comiencen a integrarse, y cuando los consumidores compren estos dispositivos verán que las experiencias serán encantadoras y realmente simples", dijo Kindel.

Y es que esto es parte central del discurso alrededor del hogar inteligente: ¿debería el consumidor tener que aprender a conectar su casa al estilo "hágalo usted mismo" o debería ya el producto estar listo para usar?

Otra consideración que señala Greg Hu, director de producto de Nest, es que la gestión de un producto debería de funcionar en diferentes plataformas (iOS, Android, etc.) y usar múltiples interfaces, ya sea móvil, comandos por voz y hasta por gestos.

"Un producto debería ser capaz de utilizar todas estas plataformas e interfaces de la mejor manera posible", apuntó Hu. "El tema es hacer la experiencia simple ... y algo que resuene con el consumidor desde el momento mismo en que abre la caja, lo cuelgue en la pared e interactúe con él diariamente".

Al fin y al cabo, agrega Carey Smith, presidente ejecutivo de la fabricante de electrodomésticos, Big Ass Solutions, no importa qué tan inteligente -- o conectado -- es un dispositivo si no es un buen producto para empezar.

"A mí me gusta el Echo, creo que tiene una buena interfaz, y pienso que es el futuro, pero si sólo va hacer cosas pequeñas que a nadie le importan, pues no lo van a comprar", dijo Smith. "El problema que enfrenta la industria es que tiene que crear productos que la gente realmente piensa utilizar ... y eso es un proceso evolutivo".

Checa aquí toda la cobertura de CNET en Español durante la feria de electrónica CES 2016 desde Las Vegas.