CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Otros

¿Harto de socializar en la Web? Ponte un tubo de tela en la cara

Un colectivo de artistas patrocinado por George R.R. Martin ha lanzado un "Tubo de Experiencia" que conecta a dos personas para comunicarse en el mundo real.

Experience Tube: una media gigante para que te comuniques con otra persona, sin distracciones.

Meow Wolf

Estás harto de las interacciones en línea tan impersonales. Estás cansado de la distancia digital creada entre tú y tus amigos y familiares. Así que mejor invita a tu mejor amigo(a) a casa y comparte uno de los extremos del Experience Tube. Tú pones tu cara en el otro extremo y entonces quedarán unidos para una experiencia de comunicación muy personal.

El Experience Tube, que en realidad no es más que un tubo hecho de tela, es la creación de Meow Wolf, un colectivo de artistas en Santa Fe, Nuevo México. Meow Wolf está patrocinado en parte por el autor de Game of Thrones y residente de Santa Fe, George R.R. Martin, y se trata de una instalación enorme que es una mezcla de exhibición/misterio/casa encantada conocida en inglés como House of Eternal Return (algo así como la Casa del Eterno Retorno). 

La descripción del Tubo de la Experiencia se burla de nuestra dedicación moderna a las redes sociales: "Usando solamente un trozo de tela rayada suave y la tecnología de reconocimiento facial más sofisticada desarrollada jamás (instalada ya en nuestros cerebros) el tubo sustituye todas las distracciones periféricas con un desenfrenada fiesta visual de rayas y risas".

Si alguna vez has estado en Meow Wolf, no vas a encontrar este Experience Tube tan bizarro. Viene con una advertencia: "Puede borrar la mente o causar lesiones a las cuerdas del globo ocular espinal". 

Por increíble que parezca, el Experience Tube está a la venta. Cuesta US$24.99 y está disponible para enviar a Estados Unidos o para comprarlo en persona en Meow Wolf. Eso puede parecer un derroche para algo que se parece al brazo de Beetlejuice, pero todo depende de cuánto estás dispuesto a pagar para experimentar un tubo con una persona que te mira desde el otro extremo. Al menos sabes que será muy diferente de Facebook.