'Hackers' de JPMorgan, cerca de ser capturados: reporte

Los 'hackers' atacaron JPMorgan Chase el verano pasado y tuvieron acceso a la información de 76 millones de individuos y 7 millones de pequeñas empresas.

Foto de CNET

Los hackers que violaron las ciberdefensas de JPMorgan Chase para obtener acceso a 83 millones de registros pronto podrían ser capturados.

Los investigadores federales de EE.UU. parecen estar cerca de aprehender a los hackers responsables de un ataque el verano pasado a la gigante de banca e inversión y se sienten seguros de que acusaciones formales podrían llegar pronto, según un reporte del New York Times, citando a personas que afirman tener conocimiento de la investigación.

Los investigadores se negaron a decir exactamente cuándo pudieran practicar las detenciones, pero el Times dice que un caso podría ser presentado "en los próximos meses".

JPMorgan Chase, el mayor banco de EE.UU. y el sexto más grande del mundo, fue atacado el pasado verano por los hackers, que lograron obtener acceso a la información de contacto de 76 millones de hogares y 7 millones de pequeñas empresas.

La información, según JPMorgan Chase, se limita a los nombres, direcciones, números de teléfono y direcciones de correo electrónico, y no incluye los números de cuenta, números de Seguro Social u otros datos sensibles.

Pocos meses después de la violación, JPMorgan informó de que no veía ninguna evidencia de fraude o transacciones no autorizadas.

El hackeo a JPMorgan fue apenas el más reciente de una serie de ataques contra las principales compañías de EE.UU. en los últimos años. En diciembre de 2013, el gigante minorista Target dijo que unos hackers habían robado datos de las tarjetas de crédito por más de 110 millones de clientes. Los principales hackeos reportados en 2014 y 2015 incluyen los de las tiendas por departamentos Neiman Marcus, la cadena de tiendas de suministros artesanales Michaels Stores, la aseguradora Anthem y la gigante de hardware Home Depot, entre otras.

Una de las violaciones más notables del año pasado golpeó a Sony Pictures. El hackeo resultó en la publicación de correos electrónicos privados de los ejecutivos de Sony, así como la proyección de películas de próximo estreno. Se cree que dicho ataque pudo haber sido motivado políticamente, debido al inminente lanzamiento de The Interview, una comedia que incluía en su guión un plan de asesinato contra el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un. El FBI ha dicho que Corea del Norte estaba detrás del ataque, pero el país ha negado cualquier implicación.

En cualquier caso, el hilo común entre la mayoría de las principales violaciones de datos en los últimos años ha sido la falta de arrestos.

Lo que hace este caso diferente, según fuentes del Times, es que el ataque a JPMorgan no era tan "sofisticado" como los demás, y se cree que los hackers -- que hasta el momento no han sido identificados -- viven en áreas desde donde pueden ser extraditados a Estados Unidos. Son, según dijo una fuente al Times, "conseguibles".

Arrestar sospechosos puede ser tarea difícil. Si bien EE.UU. fue capaz de atrapar a Albert González, el presunto hacker de la minorista TJ Maxx y otras empresas, muchos de los últimos ataques han venido de países, como Rusia y China, que no tienen tratados de extradición con EE.UU. En esos casos, los funcionarios estadounidenses pueden presentar cargos, pero no hay manera de realmente hacer arrestos.

El FBI se negó a comentar, y JPMorgan Chase no respondió de inmediato a una solicitud de CNET para hacer comentarios.

Close
Drag