¿Hacia dónde va el mundo de las aplicaciones en 2015?

[Opinión] A pesar del éxito de apps como Yo y Yik Yak, el ecosistema de los apps parece dirigirse hacia servicios y herramientas multiplataforma más enfocados -- y con publicidad mejor dirigida.

Una de los apps más comentados del año, Inbox de Google, hace una función que existe desde la década de los 90. CNET

Cuando llegué en 2009 a Silicon Valley, parecía que no había otra cosa que el ser humano podría inventar que no fuera un app. Apps para relacionarnos con otros, apps para cruzar la calle, apps para regular nuestra dieta, apps para viajar por todo el planeta.

Los apps no han desaparecido. De hecho, cada vez descargamos más apps, y cada vez estos son más específicos y simples. Este año, uno de los apps que dio más de qué hablar sirve simplemente para decir "hola"; o más bien, para decir "yo".

Después de cinco años de observar esta industria muy de cerca, es justamente en el año en que un app fue adquirida por US$19,000 millones -- con la compra de WhatsApp por parte de Facebook -- en el que he sentido que el ecosistema de las aplicaciones está cambiando.

Por un lado, tengo la impresión de que cada vez veremos menos apps de crecimiento viral y mundial desenfrenado y lo que nos depara el 2015 y más allá es un ecosistema más maduro de apps más enfocados, locales, útiles y divertidos que extiendan su servicio a varias plataformas -- no sólo la móvil.

Aunque reconoce que es difícil hablar del mundo de las aplicaciones como un todo, Cathy Boyle, experta en el sector móvil de la firma de investigación de mercado eMarketer, dice en entrevista telefónica con CNET en Español que "el ecosistema de apps ha tenido una enorme afluencia de apps que compiten por ser descubiertos orgánicamente, lo cual es cada vez más difícil". Boyle explica que la actitud de desarrollar los apps y después esperar que llegue la audiencia ha dado pie a una necesidad de invertir en publicidad y otros canales de marketing para promover la aplicación, que es en lo que se enfocan las investigaciones de Boyle. Cada vez se gasta más en promover la descarga de un app, dice.

"Ahora es muy difícil que un app se descargue de forma natural", añade.

Sin embargo, según un estudio de la firma de investigación Yankee Group, las instalaciones de apps seguirán creciendo en todo el mundo, de 134,150 millones de instalaciones en 2014 a 341,890 instalaciones en 2018.

Y, de hecho, un fenómeno conocido -- que la gente solo usa una vez los apps que descarga -- está cambiando: según la firma Localytics, el porcentaje de apps que se abren solamente una vez cayó de 26 por ciento a 20 por ciento entre marzo de 2011 y el mismo mes de 2014. Más impresionante aún es que el número de personas que usan un app más de 11 veces aumentó de 26 por ciento a 39 por ciento en el mismo periodo de tiempo.

Entonces, ¿qué es lo que está pasando? Una de las razones es que cada vez pasamos más tiempo en nuestros dispositivos móviles. Apenas en marzo de 2013 pasábamos 53 por ciento del tiempo en nuestra computadora de escritorio y 47 por ciento en una plataforma móvil; para junio de 2014 eso había pasado a 40 por ciento en escritorio y 60 por ciento en móvil, según un estudio de la firma de investigación de mercado comScore.

Según comScore, un 8.4 por ciento de los usuarios de teléfonos inteligentes descargan un app al mes y 8.9 por ciento descargan dos. El 2.4 por ciento descarga ocho o más. El 57 por ciento de los usuarios de teléfonos móviles utiliza un app todos los días del mes, dice el estudio.

De hecho, por cada Snapchat, hay cientos de apps funcionales y útiles que resuelven necesidades reales de los consumidores. Este año, gigantes como Microsoft (Office para iPad ) y Google (Inbox y apps independientes de Documentos y Hojas de cálculo) lanzaron aplicaciones para uso profesional y diario que fueron muy bien recibidas, a pesar de cumplir funciones que son tan añejas como el propio Internet (procesador de palabras, hoja de cálculo y cliente de correo electrónico).

Las aplicaciones móviles se han consolidado como el software que le da la razón de ser a estos dispositivos: gracias a ellas, se pueden utilizar para mucho más que, digamos, hacer llamadas telefónicas. Se usan para hacer fotos, para hacer citas, para hacer dibujos, para hacer mapas, para hacer de todo.

Pero, con ese masivo consumo y la oferta desmedida de clones y copias que hacen prácticamente las mismas funciones, las oportunidades para que veamos la próxima Instagram o el próximo WhatsApp han disminuido. Muchas de las principales aplicaciones más populares según el estudio de comScore son versiones móviles de servicios multiplataforma como Facebook, YouTube y Gmail. O sea, son la ventana móvil de herramientas que también se encuentran en las plataformas de escritorio. Incluso apps que nacieron como 100 por ciento móviles ahora sienten la necesidad de conquistar otras plataformas, como WhatsApp.

"Un consumidor multiplataforma es un consumidor más valioso", dice Boyle, de eMarketer. Actualmente, explica, "la gente que construyó su negocio como algo primariamente móvil está pensando en crear una experiencia de escritorio".

Sin embargo, no es algo fácil, sobre todo cuando se trata de crear un modelo de negocios y atender anunciantes. Boyle apunta al caso de Snapchat, que, dice, ha tenido problemas al presentarle su servicio a los anunciantes a pesar de su enorme base de usuarios.

"Hay un deseo por convertirse en multiplataforma, pero muchas de estas empresas están teniendo problemas para hacerlo bien". Por ello, dice Boyle, lo que veremos el próximo año es mucha mayor experimentación y una mayor oferta de publicidad enfocada y dirigida en nichos de mercado cada vez más atomizados.

Facebook, que tiene tres de las aplicaciones móviles más populares del mundo -- Facebook, Instagram y WhatsApp -- es el mejor ejemplo de una empresa que entiende tanto la importancia de ser muy fuertes en móviles y, también, tener una posición sólida en la otras plataformas. Mientras que su estrategia móvil es la de lanzar cada vez más servicios enfocados como Messenger, en su versión de escritorio todas estas herramientas se encuentran en un mismo espacio, que funciona como un repositorio.

Así que, a pesar de que quizá veremos otros Snapchats, Yik Yaks o Instagrams, en 2015 veremos un ecosistema de aplicaciones más maduras con servicios multiplataforma más útiles y enfocados -- y con publicidad mejor dirigida.

Close
Drag