CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Este guante controlado por la mente ayuda a pacientes de apoplejía a moverse de nuevo

Un guante robótico usa las señales cerebrales para ayudar a los pacientes de accidente cerebrovascular a restaurar el uso de sus manos.

ipsihand.jpg

Jarod Roland, un residente de medicina, prueba la Ipsihand.

Washington University School of Medicine in St. Louis

La recuperación de un ataque cerebrovascular es un proceso intenso. Después de que el cerebro se ha lesionado, puede tomar meses o años para que los pacientes recuperen las habilidades perdidas. Ahora, un nuevo dispositivo puede ayudar a los sobrevivientes de un accidente cerebrovascular a recuperar el uso de sus manos. 

Se llama Ipsihand y fue desarrollado por científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis. Los resultados de una prueba fueron dados a conocer en la publicación especializada Stroke, y explica cómo la Ipsihand ayuda a redirigir el control de la mano hacia una parte del cerebro que no está dañada. 

El proceso involucra un guante o brazalete que encaja sobre la mano, una cápsula de electroencefalografía no invasiva (o una tapa provista de electrodos que detectan las señales eléctricas de la actividad cerebral) y una computadora que amplifica esas señales.

"Hemos demostrado que una interfaz cerebro-computadora que utiliza el hemisferio intacto puede lograr una recuperación significativa en pacientes con accidente cerebrovascular crónico", dijo Eric Leuthardt, coautor principal, en un comunicado.

¿Cómo funciona la Ipsihand?

Tus manos están controladas por el lado opuesto del cerebro. Así que cuando mueves tu mano derecha, es el hemisferio izquierdo del cerebro el que cobra vida con la actividad. Si el hemisferio izquierdo está dañado, tendrás problemas para controlar tu mano derecha. 

En una persona sana, una fracción de segundo antes de que el hemisferio izquierdo del cerebro se active para mover el brazo derecho, el hemisferio derecho dispara señales eléctricas, indicando la intención de moverse. Son estas señales de intención que los científicos aprovechan con el sistema de Ipsihand. 

"La idea es que si podemos combinar las señales motoras que se asocian con el movimiento de la extremidad del mismo lado con los movimientos reales de la mano, se harán nuevas conexiones en el cerebro que permiten que las áreas no lesionadas de tu cerebro se hagan cargo del control de la mano paralizada," Leuthardt said.

Para hacer estas nuevas conexiones, la tapa de la Ipsihand detecta las señales de intención de abrir o cerrar la mano, entonces la computadora las amplifica. La abrazadera se abre o cierra en un apretón de la pinza con la mano adentro, doblando los dedos y el pulgar para encontrarse. 

Diez pacientes de 13 reclutados terminaron el programa, usando la Ipsihand entre 10 minutos y dos horas al día, cinco días a la semana durante 12 semanas. Después de 12 semanas, los pacientes habían mejorado un promedio de 6.2 puntos en una escala de 57 puntos evaluando habilidades motoras. Leuthardt dijo que este aumento representa una "mejora significativa" en la calidad de vida. 

"A medida que avanza la tecnología para recoger las señales cerebrales, estoy seguro de que el dispositivo será aún más eficaz para ayudar a los pacientes con apoplejía a recuperar alguna función", dijo Thy Huskey, coautor del estudio.