Grupo de Zuckerberg: el plan de deportación de Trump es 'horrible'

Fwd.us, un grupo de acción política apoyado por Bill Gates, Marissa Mayer y muchos otros cuestionan la moralidad - y economía - de deportar a 11 millones de indocumentados.

facebook-un-edit.jpg

El jefe de Facebook, Mark Zuckerberg, apoya el grupo fwd.us, que se opone a las deportaciones masivas.

UN webcast/Screenshot by Chris Matyszczyk/CNET

Me preocupa el panorama postelectoral de EE.UU.

¿Será éste realmente un país que hace que su vecino construya un muro en la frontera para luego deportar a 11 millones de inmigrantes indocumentados, supuestamente para dar más oportunidades a los estadounidenses?

Esta es la promesa que ha hecho liderar en las encuestas al candidato presidencial republicano Donald Trump.

Durante el debate republicano del miércoles, él no parecía vacilar de esa intención. Trump, sin embargo, sí negó el haberse referido a su compañero candidato Marco Rubio como "el senador personal de Mark Zuckerberg" por abogar por la expansión del programa de visas H1-B, que las empresas de tecnología de EE.UU. utilizan para atraer a trabajadores cualificados del extranjero. La negativa se produjo pese a que la observación "senador personal" está escrita claramente en la página Web de Trump.

Zuckerberg, el presidente ejecutivo del gigante de redes sociales, ha sido la figura principal en el apoyo del grupo de acción política Fwd.us, que se compromete a "arreglar el sistema de inmigración" de EE.UU. Luminarias de tecnología de la talla de Bill Gates y Marissa Mayer también han prestado su apoyo a esa organización.

Así que, en respuesta al debate del miércoles, el presidente ejecutivo de Fwd.us, Todd Schulte, publicó una respuesta contundente al plan de Trump en la que describe el plan como "horrible".

"Es sorprendente que algunos en un partido que defiende un gobierno más pequeño quieren un gobierno lo suficientemente grande para deportar a 11 millones de inmigrantes indocumentados y millones de sus familiares que ya son ciudadanos estadounidenses", escribió Schulte. "La deportación masiva es absurda a primera vista y estas políticas son indefendibles por motivos humanos, económicos y políticos".

¿Cuántos empleados de un nuevo gobierno harían falta para deportar a 11 millones de personas? El plan de inmigración de Trump ya exige la contratación de tres veces el número de agentes de Inmigración y Aduanas.

¿O será la idea contratar a personas para que se deporten a sí mismas?

La deportación masiva podría ser considerada por muchos como especialmente inhumana y anti-estadounidense, especialmente a aquellos que provienen de familias de inmigrantes que llegaron a los EE.UU. a través de rutas diferentes. Este país ha dado la bienvenida a las personas como eso, personas, y no como extranjeros.

Sin embargo, Schulte decidió centrarse más bien en los "costos astronómicos" de la idea. Él no sugiere cuáles serían estos costos. De hecho, ¿alguien ha intentado siquiera calcularlos? La campaña Trump no estuvo inmediatamente disponible para hacer comentarios al respecto.

Fwd.us ha insistido desde sus inicios que la política de inmigración de Estados Unidos es, en palabras de Zuckerberg, "no apta para el mundo de hoy". Quiere que se otorguen más visas H1-B para que la contratación de talento pueda ser más fácil y más rápida, mientras que Trump quiere más restricciones al programa.

Aquellos con un carácter más seco podrían sugerir que el traer más trabajadores extranjeros con visas H1-B los ata con más facilidad y de manera más rentable (para sus empleadores) a la empresa de tecnología que los patrocina.

Schulte, cuya organización tiene aliados en ambos lados de la política, insiste en que el 75 por ciento de los estadounidenses apoyan una "reforma migratoria de sentido común".

El problema, sin embargo, es que hay muy poco consenso sobre lo que constituye el "sentido común". Ahora que los candidatos presidenciales se esfuerzan por complacer a su público, pueden decir cualquier cosa que creen tiene un atractivo visceral.

La política estadounidense simplemente no está orientada hacia la planificación. En cambio, es una serie de ciclos interrumpidos por dramas excesivos que chupan la energía de la tarea de gobernar efectivamente.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO