Google y la diversidad: queda mucho por hacer

La gigante de búsquedas da a conocer sus avances por aumentar la diversidad en su cuerpo laboral y admite que le queda mucho camino por recorrer.

Foto de Claudia Cruz/CNET

Google ha sido muy abierto en su impulso por solucionar el problema de la diversidad en su cuerpo laboral, y esta semana la empresa dio a conocer un reporte sobre sus avances en este ámbito.

La gigante de tecnología dice que le queda mucho camino por recorrer.

En el reporte se revela que el porcentaje de mujeres dentro de su plantilla se mantiene igual que el año pasado: 30 por ciento. Los empleados latinos conforman el 3 por ciento mientras que los negros constituyen el 2 por ciento de la fuerza laboral. Sin embargo, hay señales de progreso: Google dijo que el número de mujeres contratadas para posiciones técnicas en 2014 subió un 1 por ciento.

"Aunque nos queda mucho trecho por recorrer, estamos viendo ciertos avances", dijo la empresa en una publicación en su red social Google+.

Cuando Google divulgó por primera vez sus cifras de diversidad en mayo de 2014, fue una de las primeras compañías en Silicon Valley en hacerlo. No pasó mucho tiempo para que otras gigantes de tecnología le siguieran los pasos.

Silicon Valley se ha enfrentado a fuertes cuestionamientos sobre el trato de las mujeres y los grupos étnicos minoritarios en la industria de la tecnología. Además, las demandas legales de alto perfil y quejas de discriminación de género han atraído más atención y escrutinio al tema. Esto también refleja el nivel de influencia que tiene el sector, especialmente en momentos en que se ha convertido en un importante factor en la economía global y un modelo para las prestaciones laborales y programas de salud.

El tema de la diversidad en la tecnología ha salido a relucir en incidentes en los que las más grandes empresas del sector han sido protagonistas. Mujeres ingenieras de Facebook y Twitter han interpuesto demandas que acusan a esas empresas de tener un ambiente laboral injusto.

Google ha llevado la delantera en su intento por encarar este problema. La empresa está destinando US$150 millones para iniciativas de diversidad este año; el año pasado destinó US$115 millones. Parte de esa suma se dirigirá a costear programas individuales.

Uno de esos programas, llamado Google in Residence, envía ingenieros de Google para servir como profesores y consejeros en universidades cuyo cuerpo estudiantil es mayoritariamente afroamericano, como Howard, Morehouse y Spelman. El objetivo es incentivar a los estudiantes afroamericanos a considerar carreras tecnológicas. La empresa también realiza talleres para sus empleados para eliminar los "prejuicios inconscientes", como lo son los casos en que se comete discriminación que no es obvio o intencional.

Close
Drag