Google quiere vender servicios inalámbricos: reporte

Según el sitio The Information, la gigante de las búsquedas quiere entrar en el negocio celular ofreciendo servicio a través de las redes de Sprint y T-Mobile.

Google estaría interesada en ofrecer planes móviles de bajo costo.Foto de Getty Images

Google ya hace el software que se ejecuta en la mayoría de los teléfonos inteligentes, pero ahora también podría querer administrar los datos móviles y las llamadas de voz.

La mayor compañía de búsqueda en línea del mundo se estaría preparando para vender planes móviles que se ejecutarán en las redes celulares de Sprint y T-Mobile, según un reporte del sitio The Information.

El proyecto, con nombre en código "Nova", implicaría que Google pague a las operadoras para el acceso a sus redes. La iniciativa, que según el reporte está siendo liderada por el ejecutivo de Google Nick Fox, no se espera que lance este año.

La medida pone de relieve la relación cada vez más complicada de Google con la industria de las telecomunicaciones, ya que son ambas cosas, socios y competidores. El sistema operativo Android de Google potencia más del 80 por ciento de los teléfonos inteligentes del mundo, pero las compañías suelen actuar como el guardián de donde una persona compra un dispositivo. La iniciativa, de acuerdo con el reporte, tiene la intención de bajar los precios y tratar de mejorar la experiencia de los clientes.

Google, Sprint y T-Mobile se negaron a hacer comentarios al respecto.

Google ha puesto en marcha una serie de proyectos de conectividad inalámbrica, ya que tiene como objetivo hacer que más gente tenga acceso a la web y, así, ampliar su base de usuarios. La compañía ha desarrollado su propia red de fibra óptica, llamada Google Fiber, para ofrecer acceso de banda ancha a los clientes.

El gigante de la tecnología también ha creado unos espectaculares globos Wi-Fi que extenderían el acceso a Internet en todo el mundo a las regiones marginadas. La compañía también está experimentando con satélites por esa razón. El martes, Google dijo que está participando en una inversión de US$1,000 millones, junto con Fidelity, en la compañía de cohetes SpaceX. Algunos piensan que la financiación es una movida de Google para reforzar sus esfuerzos por satélite.

El proyecto de la red inalámbrica haría de Google una especie de operador móvil virtual, lo que significa que no posee la infraestructura sobre la cual ofrece servicios. Google pagaría a las operadoras Sprint y T-Mobile para usar la capacidad de sus redes, que a su vez se venden directamente a los consumidores. Otras compañías que compiten en ese mercado son TracFone y FreedomPop.

Si bien Google estaría vendiendo sus propios planes móviles, es poco probable que el proyecto sea una maniobra para socavar las redes inalámbricas. Estas redes tienen la suficiente fuerza de marketing y redes de tiendas minoristas para atraer clientes y mostrar los planes, mientras que Google espera vender sus planes a través de una tienda web.

En lugar de darle un codazo a las operadoras, Google parece estar más interesada en un intento más amplio para sacudir la industria y obligarla a hacer cambios que podrían beneficiar a la empresa. Por ejemplo, la mayoría de los ingresos de Google provienen de su gigantesco negocio de publicidad. Experimentar con planes de bajo costo podría significar que más gente utilice más datos - lo cual a su vez daría a Google más oportunidades para mostrar publicidad a los consumidores.

Es el tipo de lógica que llevó a Google a crear el sistema operativo Android en el primer lugar. El ofrecer servicios inalámbricos emparejados con un dispositivo Android representa apenas el siguiente paso lógico.