​Google quiere que el 'derecho al olvido' se limite a Europa

El jefe legal de Google mantiene su 'firme opinión' sobre cómo se manejarán las solicitudes de eliminación de enlaces en el buscador.

Google iniciará otra batalla en Europa por un derecho al olvido local y no global.Foto de KAREN BLEIER, AFP/Getty Images

Google quiere evitar que el llamado derecho al olvido involucre a sus sitios de búsquedas fuera de Europa, una nueva batalla que el continente parece estar dispuesto a dar y una cuestión en la que la compañía no tiene mucho interés en ceder.

"Hemos tenido un enfoque básico; y lo hemos seguido. Hemos extendido esta cuestión a toda Europa, pero no más allá", dijo David Drummond, jefe legal de Google, en un evento en Bruselas el lunes, de acuerdo con la agencia de noticias Reuters.

Aunque Google no estuvo de acuerdo con el fallo para eliminar el contenido no relevante del buscador, hasta ahora según su último Informe de Transparencia ha llevado a cabo el proceso de revisión de más de 200,000 solicitudes de "derecho al olvido", una figura legal a la que está obligado a tener en cuenta en Europa desde mayo de 2014.

Hasta aquí todo va bien. Sin embargo, hay una cuestión técnica que no tiene muy contentos a los reguladores europeos: si alguien hace una petición en España y Google cree que es adecuada, el enlace es removido de Google.es, pero no de Google.com, en donde permanece activo de forma global.


Y ése es justo el problema. Un grupo de vigilancia llamado Article 29 Working Party, compuesto por los 28 reguladores de privacidad de la Unión Europea, preparó un informe en noviembre en el que indica su interés para que Google adopte un enfoque más global cuando borre los enlaces. Este grupo también tiene previsto hacer pública una encuesta a finales de mes para conocer la opinión del público sobre la privacidad en Internet y el libre flujo de información, según dijo Reuters.

"Es nuestra firme convicción de que haya alguna manera de limitar este concepto, porque es un concepto europeo", dijo Drummond al sitio fuente.

Sin embargo, la recomendación del grupo pone a Google en una posición difícil. Actualmente el derecho al olvido se aplica a los ciudadanos europeos y únicamente dentro de los sitios locales del buscador. Si la empresa se niega a afrontar un concepto más global del trabajo que viene haciendo, podría echar más leña al fuego en las relaciones con un continente que tiene varias investigaciones abiertas en contra de la compañía.

En Europa Google se enfrenta a una seria investigación antimonopolio que incluso podría concluir con la separación del negocio de búsquedas del resto de la compañía. Los reguladores creen que la empresa aprovecha su posición dominante para que sus servicios sean los más utilizados.