guía de compras navideñas

El Google Pixel se concibió desde un principio como un celular de lujo

Alberto Villarreal, mexicano del equipo de diseño de hardware en Google encargado de crear los nuevos teléfonos Pixel, explica el reto de crear algo nuevo e innovador que cumpla las expectativas de lo que debe ser un teléfono de alta gama.

Josh Miller
Close
Drag

No hay nada nuevo bajo el Sol. Pero, cuando se trata de teléfonos, diseñar algo totalmente diferente puede no ser una gran idea.

Por eso, si a primera vista el nuevo celular Pixel de Google te recordó a otros dispositivos de alta gama en el mercado, quizá eso no sea tan malo -- por lo menos para la empresa de Mountain View.

Eso es porque después de apostar por una estrategia en el sector medio con teléfonos de alta calidad y bajo precio que ofrecían la promesa de ser los primeros en tener el nuevo sabor de Android, ahora Google ha desechado la marca Nexus en favor de Pixel, una línea que desde su gestación se propuso competir en el segmento de alta gama, actualmente dominado por Apple y Samsung.

El teléfono fue diseñado desde un principio como un dispositivo premium. "Todas las decisiones que tomamos desde un principio, desde los materiales hasta los componentes como la cámara y el sensor de huellas de alta calidad, estaban dirigidas a no ahorrar costos", dice Alberto Villarreal, mexicano y director creativo de diseño industrial de dispositivos móviles de Google, parte del equipo que diseñó los teléfonos Pixel.

Nuevo teléfono Pixel

Uno de los aspecto más distintivos del diseño del nuevo teléfono Pixel es la parte superior trasera, donde tiene una placa de vidrio que según Alberto Villarreal, uno de sus diseñadores, tiene una función tanto estética como práctica.

Foto de Josh Miller/CNET

Si bien una de las mayores promesas de Pixel es que por primera vez Google ha controlado el diseño del software y del hardware por completo, prometiendo una experiencia mucho más integrada (una de las fortalezas de Apple), en el supersaturado mercado de los teléfonos de alta gama es importante distinguirse en lo que entra primero por lo ojos: el diseño del aparato.

"El reto en cuanto al diseño es siempre intentar lograr un equilibrio entre ser innovador, al mismo tiempo de no alejar a la gente", dice Jan Dawson, analista de la firma de investigación Jackdaw Research. "Así que tu diseño tiene que ser distintivo sin ser excesivamente diferente de lo que todos los demás están haciendo".

Tras la presentación del Pixel de 5 pulgadas y el Pixel XL de 5.5 pulgadas el 4 de octubre, los comparativos no se hicieron esperar. Tanto para analistas como para observadores de la industria, el precio de los nuevos teléfonos, que se alinean con los precios del iPhone 7 y iPhone 7 Plus, indican que Google quiere competir con los teléfonos de alta gama de Apple. Pero más allá del precio, la parte de enfrente del Pixel recordó a muchos el diseño del celular insignia de la gigante de Cupertino.

"La realidad es que el iPhone es el teléfono premium de mayores ventas en el mercado, y Google ha posicionado el Pixel a propósito directamente contra el iPhone", dice Dawson. "Así que será inevitable que los comparen".

Sin embargo, la espalda del Pixel y sus interiores son distintivamente Google. El Pixel es el primer teléfono con Google Assistant integrado -- la nueva asistente digital potenciada por inteligencia artificial --, además de que es compatible con la plataforma de realidad virtual Daydream. También, es el primer teléfono en el mercado con Android Nougat 7.1. La cereza del pastel es que Google ofrece almacenamiento ilimitado en la nube para fotos y videos, sin cambiar el tamaño original.

Pero hay varios detalles únicos en su diseño exterior, también. La parte superior de su espalda tiene una placa de vidrio que cumple con una función tanto estética como práctica (para facilitar la salida de las señales de radiofrecuencia). El lector de huellas está en medio de esta placa, "en una posición muy ergonómica", dice Villarreal. "El hecho de simplemente poner tu dedo ahí y despertar el teléfono de inmediato; es algo que hace la experiencia del usuario sea sin barreras, que el teléfono ya esté listo para usarse".

También, el diseñador mexicano destaca los bordes rasurados, que crean una sutil superficie plana para mayor comodidad a la hora de tomarlo. Además, el botón de encendido tiene una textura, lo cual facilita hallar el botón sin tener que mirar el dispositivo. Y los colores, a pesar de tener nombres un tanto rebuscados (Quite Black, Very Silver, Really Blue), tienen tonos cálidos (el plata y gris) y saturados (el azul) que los distinguen de lo que ofrece la competencia.

"Hacemos mucha investigación en diferentes regiones del mundo, además de los datos que tenemos sobre cómo usa la gente los teléfonos, [incluyendo la] ergonomía, preferencia de materiales, de colores, el confort en la mano, tipo de curvaturas...", dice Villarreal, quien tiene 40 años, y tres y medio trabajando en Google. Tras considerar los aspectos culturales y los componentes que quieren usar, "combinamos todo, esto y lo metemos a la licuadora para hacer la propuesta conceptual", dice. "Es una labor de esfuerzos múltiples".

Por ejemplo, así fue como optaron por crear esa mínima superficie plana rasurada en los costados. "La gente tiene cierta preferencia de curvatura, pero prefiere una parte plana para que el teléfono no esté bailando [en su mano]", dice Villarreal, quien estudió diseño industrial en la Universidad Nacional Autónoma de México, y una maestría en diseño del transporte en Suecia.

villarreal.jpg

El mexicano Alberto Villarreal es director creativo de diseño industrial de dispositivos móviles de Google, parte del equipo que diseñó los teléfonos Pixel.

Uno de los mayores retos para diseñar Pixel, explica Villarreal, fue colocar el componente de la cámara sin esa joroba que caracteriza a otros teléfonos (como el iPhone). Google ha promovido el Pixel como un teléfono con una de las mejores cámaras del mercado, y la forma en que logró ocultar esa protuberancia que a tantos molesta fue moldear el cuerpo del teléfono en forma de cuña: mientras que en su base tiene un grosor de 8.6mm, la parte superior, que alberga la cámara, mide 7.4mm. La diferencia al tenerlo en la mano es casi imperceptible, y cumple la meta de ocultar totalmente la cámara.

"Tenemos confianza en que es un producto sólido, y que ofrece una experiencia holística", dice Villarreal, apuntando a la integración entre hardware y software como una de sus mayores cualidades. Villarreal, quien es de la Ciudad de México, también trabajó en los teléfonos Nexus, que en su versión más reciente fueron diseñados por LG y Huawei.

Aunque los Pixel son fabricados por HTC -- armados, realmente -- son totalmente diseñados por Google, algo en lo que la empresa puso énfasis cuando promovió su presentación hace unas semanas con el hashtag #MadeByGoogle, y al imprimir una contundente "G" en la parte trasera del teléfono.

"Estamos muy felices con el producto", dice Villarreal.

El Pixel, a primera vista, cumple con todas las expectativas del diseño de un teléfono de gama alta. Pero, en ese saturado segmento liderado por Apple y Samsung, está por verse si es lo suficientemente diferente y novedoso como para seducir al personaje más importante en esta saga: el consumidor que quiere innovación, pero en algo que le sea familiar.