CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Industria de la tecnología

Empleados de Google en todo el mundo protestan por el mal manejo de casos de acoso

A los empleados no les gusta cómo el gigante de la búsqueda ha lidiado con las acusaciones de mala conducta.

Google walkout

Las oficinas de Google en Granary Square, Londres, donde algunos miembros del personal realizaron una huelga como parte de una protesta por el trato que la compañía da a las mujeres.

Stefan Rousseau - PA Images/Getty

Empleados de Google en todo el mundo salieron de sus oficinas el jueves, en protesta por el manejo de los reclamos de acoso sexual por parte del gigante de la búsqueda, específicamente a nivel ejecutivo.

La huelga comenzó alrededor de las 11 a.m. hora local de Tokio. Otras oficinas, incluyendo Singapur, Dublín, Londres, Berlín y Zurich, siguieron el ejemplo a las 11 a.m. en sus respectivas zonas horarias. La cuenta de twitter @GoogleWalkout y la etiqueta #GoogleWalkout monitorizan el paso de las protestas conforme van ocurriendo por todo el planeta.

Los empleados de Google también tienen una lista de demandas para el cofundador de Google, Larry Page, y el presidente ejecutivo, Sundar Pichai, que incluye un llamado para poner fin al arbitraje privado en casos de agresión sexual y acoso, informó el New York Times. El arbitraje privado significa que las personas renuncian a su derecho de demandar, y en ocasiones requiere de la firma de acuerdos de confidencialidad.

Cuando los trabajadores de Google salieron de sus oficinas, dejaron un folleto que decía: "No estoy en mi escritorio en este momento porque estoy caminando en solidaridad con Googlers y otros contratistas para protestar contra el acoso sexual, la mala conducta, la falta de transparencia y una cultura de trabajo que no funciona igual para todos".

La protesta llega una semana después de que el New York Times publicó un explosivo reporte de investigación sobre el acoso sexual en Google. Según el Times, el creador de Android, Andy Rubin, fue acusado por una empleada de haberla obligado a practicar sexo oral con él en una habitación de hotel en 2013. Google informó que la acusación era creíble. La compañía luego solicitó su renuncia, le dio un paquete de salida de US$90 millones y no mencionó la mala conducta en su anuncio de salida, según el Times.

En respuesta a ese artículo, Rubin dijo en un tuit: "Estas falsas acusaciones son parte de una campaña de desprestigio". También dijo que "la historia contiene numerosas inexactitudes sobre mi empleo en Google y exageraciones sobre mi compensación".

La historia del Times ha golpeado a Google y ha desatado la furia entre su fuerza laboral. La semana pasada, Page, el presidente ejecutivo de Alphabet, la compañía matriz de Google, se disculpó con los empleados en una reunión de la empresa. Rich DeVaul, director de X, el laboratorio de Alphabet que genera proyectos experimentales como autos sin conductor y lentes de contacto inteligentes, renunció a principios de esta semana. DeVaul fue acusado de acoso, según el Times. En una declaración al periódico, DeVaul se disculpó por un "error de juicio".

Aunque la huelga es en parte para protestar por las decisiones de la alta gerencia, los líderes de Google supuestamente están bien con la manifestación. Pichai dijo que el departamento de recursos humanos de Google se aseguraría de que los gerentes de toda la empresa estuvieran al tanto de la huelga y que los empleados tuvieran el apoyo que necesitaban, según una carta a los empleados publicada por Axios.

"Entiendo la ira y la decepción que muchos de ustedes sienten", escribió Pichai. "También lo siento, y estoy totalmente comprometido a avanzar en un problema que ha persistido durante demasiado tiempo en nuestra sociedad ... y, sí, también en Google".

La huelga es sólo el ejemplo más reciente de los trabajadores de Google quejándose por las decisiones de la compañía. Unos cuantos empleados han renunciado antes por informes de un proyecto llamado "Dragonfly", un esfuerzo por construir un motor de búsqueda censurado en China. Y alrededor de 1,000 empleados firmaron una carta abierta en la que le pedían a la compañía que fuera transparente sobre el proyecto y creara un proceso de revisión ética que incluyera empleados de rango alto, no sólo ejecutivos de alto nivel.

Los empleados también rechazaron la decisión de Google de ir tras lucrativos contratos militares. Los trabajadores desafiaron la decisión de la compañía de participar en el Project Maven, una iniciativa del Departamento de Defensa dirigida a desarrollar una mejor inteligencia artificial para el Ejército de EE.UU. Se informó que más de 4,000 empleados firmaron una petición dirigida a Pichai exigiendo que la compañía cancele el proyecto. En junio, Google dijo que no renovaría el contrato de Maven ni buscaría contratos similares.

Una semana más tarde, Pichai publicó pautas éticas sobre el desarrollo de la compañía en inteligencia artificial. Dijo que Google no crearía la tecnología que se usaría para las armas, pero dijo que Google seguiría trabajando con los militares.