CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Software

Con Fuchsia, Google está probando un nuevo y misterioso sistema operativo

El software está diseñado para 'teléfonos modernos y computadoras personales modernas', lo que sugiere que la gigante de tecnología intenta competir contra Windows y hasta con su propio Android.

La sede de Google en Mountain View, California.

Stephen Shankland/CNET

Primero estaba la batalla de Windows contra Mac. Y luego fue iOS contra Android. Ahora, con un proyecto que lleva por nombre Fuchsia, Google podría estar iniciando otra guerra de las plataformas. Sin embargo, aún no sabemos quién está al otro lado de la línea de batalla.

Fuchsia, cuya existencia se dio a conocer el viernes, es un sistema operativo diseñado para "teléfonos modernos y computadoras personales modernas", dice Google. La gigante de tecnología ya tiene Android y Chrome OS para potenciar estos dispositivos, lo que aumenta la probabilidad de que Fuchsia va a competir con los propios productos de Google.

Es difícil lanzar un nuevo sistema operativo para el público en general. Pero con Android, Google se convirtió en una de las pocas empresas en lograr esto con éxito, y el equipo de Fuchsia incluye veteranos de sistemas operativos como el legendario BeOS. Y, como Apple lo demostró con iOS en sus iPhones, un nuevo sistema operativo puede ofrecer tremendas ventajas a sus clientes.

Puedes estar feliz con Windows, Android, MacOS o iOS. Pero, hay espacio para la mejora. Un nuevo comienzo en el mundo de los sistemas operativos puede resultar en una seguridad más robusta, mejor capacidad de respuesta, mayor duración de batería y el facilitar que los programadores puedan crear apps sofisticados.

Los obstáculos de un sistema operativo

El crear un sistema operativo es un proceso técnicamente difícil, especialmente uno como Android o Windows que tiene que lidiar con una variedad de hardware. Cuando se diseña un nuevo sistema operativo, es difícil hacer que los desarrolladores creen software diseñado específicamente para él (un problema clave que hizo caer a varios sistemas operativos, incluyendo a Windows Phone, Firefox OS de Mozilla, WebOS de Palm y Ubuntu Touch. Si la gente no usa el software, no existe un incentivo para que los desarrolladores lo respalden.

Y despertar el entusiasmo entre los consumidores por un nuevo sistema operativo es un reto. "Los usuarios realmente no quieren ejecutar sistemas operativos. Lo que quieren hacer es ejecutar apps", dijo Michael Silver, un analista de la firma Gartner.

Google podría ayudar a un nuevo sistema operativo al hacerlo compatible con Android. Pero eso también le dificultaría a Google experimentar un nuevo inicio.

Los sistemas operativos pueden también alcanzar el éxito en dominios más limitados, desde equipos de redes hasta hornos microondas, por ejemplo. Y aún no está claro cuáles son las ambiciones y aspiraciones de Fuchsia. Google no quiso dar más comentarios acerca de Fuchsia.

Un sistema operativo está encargado de administrar las operaciones más básicas de un dispositivo. Registra el tecleo, envía datos a través de un red, maneja las tareas que se ejecutan en un procesador, almacena archivos en una unidad, muestra gráficas en una pantalla y controla la cámara de un teléfono. En el corazón de un sistema operativo está un software conocido como kernel (grano), que en Fuchsia lleva el nombre de Magenta.

Android está basado en el kernel de fuente abierta Linux que ha existido desde 1991.

Fuchsia se encuentra aún en sus primeras fases. Google lo tiene funcionando en un Acer Switch Alpha 12, un híbrido de laptop y tableta, pero parece que también quiere ejecutarlo en un Raspberry Pi, un dispositivo mucho menos potente. También se ejecuta en dispositivos potenciados con chips ARM, los cuales potencian a la mayoría de los teléfonos y tabletas.

El equipo de Fuchsia

Algunos desarrolladores notables están colaborando en este proyecto.

  • Travis Geiselbrecht, quien trabajó en el fallido pero influyente sistema operativo de la década de los 90 llamado BeOS, en el iPhone y en el sistema operativo para Danger Hiptop, que T-Mobile vendió como el Sidekick original.
  • Brian Swetland, quien trabajó en BeOS, el Hiptop OS y quien pasó varios años trabajando en las partes clave de Android.
  • Chris McKillop, uno de los miembros originales del equipo del iPhone y el equipo original de WebOS. También trabajó en el sistema operativo QNX que se utilizó en carros y dispositivos BlackBerry. También laboró en Danger Hiptop.
  • Adam Barth, un miembro veterano del equipo Chrome de Google que recientemente ha estado trabajando en una herramienta de Google llamada Flutter que intenta facilitarle a los programadores la creación de software que se ejecute en Android y iOS. También creó su propio sistema operativo conocido como Tau.

Fuchsia es un proyecto de fuente abierta. Esto significa que cualquiera puede ver las instrucciones de programación, modificarlas y utilizarlas para sus propios objetivos. Es difícil vender un software de fuente abierta de la forma en que Microsoft vende Windows o como Adobe Systems vende Photoshop. Sin embargo, es más fácil de atraer programadores para que colaboren en el proyecto de fuente abierta, y es más probable que el software se utilizará y mejorará como resultado.

El proyecto Fuchsia está en el sitio de Google y en Github.