CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Internet

Google celebra al pelotero Roberto Clemente en su doodle del viernes

El puertorriqueño no sólo llegó hasta el Salón de la Fama del béisbol, sino que dio su vida ayudando a las víctimas de un terremoto en Nicaragua.

clemente-doodle
Google

Google ha dedicado su doodle del viernes a Roberto Clemente, uno de los mejores jugadores de béisbol en la historia de EE.UU. quien, además, se recuerda por su desinteresada ayuda a los más necesitados, algo que, al final, lo llevó a perder la vida trágicamente.

Clemente, hijo de un trabajador de la caña de azúcar en Puerto Rico, se unió a la liga amateur de Puerto Rico en 1952 a la edad de 16 años y firmó un contrato de liga menor con un afiliado de los Brooklyn Dodgers dos años después. En julio de 1954 Clemente anotó su primer jonrón en Norteamérica y más tarde ese año, los Piratas de Pittsburgh hicieron a Clemente su primera selección del draft de novatos. 

Clemente registró su 3,000 y último hit durante la última temporada en su carrera en 1972, y si bien se le reconoce por su proeza en el campo de juego, también es recordado por sus esfuerzos humanitarios. De ahí que Google lo haya elegido como parte de su celebración del Mes de la Herencia Hispana.

Clemente pasó gran parte de su tiempo libre en las temporadas bajas participando en obras de caridad, entregando equipos de béisbol y alimentos a los necesitados en países de América Latina y el Caribe. Luego que un terremoto de 6.3 grados matara a miles y causara daños en Nicaragua el 23 de diciembre de 1972, Clemente comenzó a organizar vuelos de emergencia para brindar ayuda a los sobrevivientes.

Después de enterarse de que los paquetes de ayuda estaban siendo desviados por funcionarios corruptos del gobierno, Clemente decidió acompañar un vuelo de la víspera de Año Nuevo para asegurarse de que los suministros fueran entregados a las víctimas del terremoto. Pero el avión, con un historial de problemas mecánicos y sobrecargado por más de dos toneladas, sufrió una falla en el motor y se estrelló en el Océano Atlántico inmediatamente después del despegue.

El cuerpo del piloto fue encontrado unos días después del accidente, pero los cuerpos de Clemente y otros tres que estaban en el DC-7 nunca fueron recuperados. Tenía 38 años.