​Google desobedece a Francia: 'derecho al olvido' no será global

La compañía compara las exigencias francesas con la posibilidad de que Rusia pida que se bloqueen contenidos de propaganda homosexual o Tailandia que se borren discursos críticos a su rey.

Google podría recibir una multa simbólica de 150,000 euros por no cumplir exigencias francesas.Foto de PHILIPPE HUGUEN/AFP/Getty Images

No.

Ésa es simplemente la respuesta de Google ante las exigencias de la Comisión Nacional de Informática y Libertades (CNIL, por sus siglas en francés) de Francia para que la compañía aplique el derecho al olvido no solo en ese país y otros sitios de búsquedas europeos, sino en el mundo entero.

La gigante tecnológica dijo en su blog europeo que después del fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que le obligó a procesar las solicitudes de derecho al olvido hace un año, ha procesado más de 250,000 solicitudes cumpliendo los requisitos del órgano regional, pero que no está dispuesta a llevar este borrado de datos de su indexador de resultados a todo el mundo.

"Como cuestión de principio y respetuosamente en desacuerdo con la afirmación de la CNIL (...) hemos pedido a la CNIL retirar su requerimiento", escribió Peter Fleischer, consejero global de privacidad de Google en el blog de la empresa. "Mientras que el derecho a ser olvidado es ley en Europa, no es ley en todo el mundo. Por otra parte, hay innumerables ejemplos en todo el mundo de contenido que se declaró ilegal bajo las leyes de un país, pero se considera legal en otros: Tailandia penaliza algunos discursos críticos de su rey, Turquía penaliza algunos discursos críticos de Ataturk, y Rusia prohíbe algún discurso que considera como 'propaganda homosexual'".

Desde Google consideran que en caso de que la CNIL intentara adoptar un estándar para la regulación de Internet, nos encontraríamos en una "carrera hacia el fondo", puesto que al final "Internet solo sería tan libre como el lugar menos libre del mundo".

En el blog Fleischer dice que ningún país tiene la autoridad para controlar el contenido al que alguien en un segundo país puede acceder. "Creemos que esta orden es desproporcionada e innecesaria, dado que la inmensa mayoría de los usuarios de Internet [en Francia y países europeos] tiene acceso a una versión europea del motor de búsqueda como google.fr y no a google.com", explicó el consejero de Google.

Francia podría convertirse en el primer país en sancionar a Google por incumplir el derecho a ser olvidado, aunque debido a la legislación local, no se habla de multas millonarias, únicamente de una sanción de 150,000 euros. Sin embargo, algunos medios, incluyendo el Financial Times aseguran que lo importante en este caso es el poder del órgano francés sobre las comisiones encargadas de velar por los derechos de los europeos en Internet, lo que podría suponer más trabas legales a la empresa en el futuro.

Google ya ha sufrido episodios amargos en algunos países europeos. Por ejemplo España y Alemania sugirieron un cobro al servicio de Google News, que la compañía decidió cerrar, aunque más tarde se demostró que se hacía daño a los medios de comunicación y el segundo país negoció su reapertura, mientras que el primero está en discusiones para traerlo de nuevo en línea.