Google Pixel: ¿Un momento histórico para Android? El tiempo dirá

Un ejecutivo de Google tuiteó el mes pasado que estaremos hablando acerca del día de hoy en los años venideros. Así que, sí, las expectativas eran muy altas.

20160928-google-pixel-phone-003.jpg

Los Pixel representan un rompimiento a la estrategia anterior de hardware de Google.

Stephen Shankland/CNET

Es difícil determinar cuando estás ante un momento histórico.

Pocos adivinaron, por ejemplo, que en 2008, cuando Google debutó el G1, el primer teléfono en ejecutar Android, el software móvil terminaría por transformar el mundo inalámbrico. No ayudó que cuando los co-fundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, subieron al escenario, lo hicieron en patines de rueditas.

Page y Brin probablemente se ríen ahora de sus patines de entonces -- pero casi nueve de cada 10 teléfonos vendidos en la actualidad ejecutan el software Android.

Google tuvo su mejor oportunidad de hacer historia de nuevo este martes. La compañía presentó dos nuevos celulares, el Pixel y Pixel XL, que representan la primera vez que ofrecerá superteléfonos en la misma categoría -- con el pleno respaldo de Google, una etiqueta de precio elevado y una asociación exclusiva con Verizon Wireless -- que los de la franquicia iPhone de Apple. Por fin, los nuevos teléfonos de Google nos dan un enfrentamiento entre dos de los más poderosos titanes de la tecnología del mundo.

Los teléfonos, cuyo precio inicia en US$649 para el Pixel, y US$769 para el Pixel XL, son lo más cercano que hemos visto nunca a un teléfono de Google. Más que cualquier otro teléfono de la compañía los Pixel sacan todo el provecho de la poderosa marca de la gigante de las búsquedas como uno de los nombres de las empresas más conocidas en el mundo.

La línea de teléfonos se llama oficialmente "Pixel, un teléfono de Google" y cada teléfono tiene la famosa G de la empresa estampada en la parte posterior.

Close
Drag

¿Historia o sólo bulla?

Otro de los principales ejecutivos de la compañía ya había hecho ruido sobre este hito, sugiriendo en un tuit el mes pasado que íbamos a mirar hacia atrás y ver el evento del martes con la misma reverencia que el lanzamiento original de Android.

"Anunciamos la primera versión de Android hace 8 años", escribió Hiroshi Lockheimer, que dirige Android. "Tengo la sensación de que ocho años a partir de ahora vamos a estar hablando del 4 de octubre de 2016".

Google ha lanzado tradicionalmente celulares a través de su programa Nexus, en el que el gigante de las búsquedas maneja el software y otros fabricantes, como LG, Huawei y Samsung, construyen el hardware. (No parece que la marca Nexus esté muerta aún. Los rumores de dispositivos Nexus futuros han comenzado a surgir).

Con Pixel, Google se ha unido de nuevo con otra compañía para fabricar el hardware, esta vez, se trata de HTC. La fabricante de teléfonos de Taiwán parece ser el socio ideal cuando un gigante de la tecnología quiere poner su sello en teléfonos. La compañía hizo el HTC First, el malogrado intento de Facebook para convertir su red social en un sistema cuasi-operativo para móviles.

O tal vez Google es sólo un fan de la historia; HTC también fabricó el G1.

Todo tiene que ver con Google Assistant

Toda esta charla sobre algo histórico puede haberse extendido al enfoque de Google sobre la inteligencia artificial. De hecho, el presidente ejecutivo de Google, Sundar Pichai, dedicó los primeros 10 minutos del evento del martes hablando de ese tema.

"Estamos pasando de un mundo donde lo móvil es primero a uno donde la inteligencia artificial (IA) es primero", dijo.

Close
Drag

Google Assistant, un ayudante digital que utiliza inteligencia artificial para ayudarte a buscar cosas como noticias o direcciones mientras conduces, o encender las luces de tu casa, es la característica más importante, tanto para los teléfonos Pixel y hub del hogar inteligente Google Home, que se anunció por primera vez en la conferencia para desarrolladores de Google en mayo.

"Es un gran ejemplo de hardware y software que van muy bien en conjunto," dijo Brian Rakowski, gerente de software para Pixel.

Durante la presentación de Google Home, la compañía pasó la mayor parte del tiempo mostrando la capacidad de "conocimiento gráfico" del Asistente, suministrando información tanto de su base de datos, así como fragmentos de otras fuentes como Wikipedia.

"Por último, tienes un asistente que puede llevar el conocimiento de Google con sólo pedirlo," dijo Rishi Chandra, vicepresidente en Google.

Google no está solo en sus ambiciones de desarrollar inteligencia artificial. Microsoft ha impulsado desde hace mucho su asistente Cortana y Amazon ha conseguido llevar a su asistente Alexa en los hogares a través de su bocina Echo (una versión más barata de US$50 llamada Echo Dot acaba de hacer su debut). Y, por supuesto, está Siri, de Apple, que dio inicio a la moda de los asistentes en 2011.

Con un foco en el hogar

Además de Google Home, la gigante de búsquedas también dio a conocer una nueva versión de su Chromecast para hacer streaming, y un sucesor de su router inteligente.

El Chromecast Ultra, es una actualización a su dispositivo de streaming anterior que ahora tiene capacidad de desplegar contenidos en 4K. Pero el nuevo Chromecast, que cuesta US$69 -- el doble del precio del anterior -- llega en momentos en que Roku y Amazon acaban de lanzar sus propios nuevos dispositivos para hacer streaming. El dispositivo más económico de Roku, el Express, cuesta solo US$30. Amazon, por su parte, tiene el Fire TV Stick de US$40 que viene con un control remoto y permite hacer comandos de voz.

google-chromecast-ultra-disponibilidad.png

El Chromecast Ultra cuesta US$69.

Google

Google también presentó su último intento por fabricar un router Wi-Fi, simplemente llamado Google Wifi. La compañía entró por primera vez en la batalla de los routers el pasado mes de agosto con un producto llamado el OnHub, promocionado como un router para la era del hogar inteligente. La idea detrás de esto es simple: hacer un router que no fuera un cuadrado feo, para que no lo tengas que ocultar en una esquina o en alguna otra parte obstruyendo la señal Wi-Fi.

Google Wifi fue desarrollado por el mismo equipo detrás del OnHub y diseñado por Google y sin una marca de fabricación de terceros. La compañía prevé que comprarás múltiples dispositivos Google Wifi para ampliar la cobertura en el hogar. Una unidad cuesta US$129, mientras que un paquete con tres cuesta US$299. Los pedidos anticipados comienzan en noviembre, y el producto se enviará al mes siguiente.

Llevando la realidad virtual a las masas

Google también presentó Daydream View, un equipo para la plataforma de realidad virtual Daydream que ya había dado a conocer en su conferencia de desarrolladores de mayo. Estas gafas representan un paso más allá de las asequibles Google Cardboard, unas gafas de cartón plegable de US$15 que buscaban llevar la experiencia a muchas más personas.

google-pixel-100416-1-12.jpg

Daydream View es el nuevo equipo para la realidad virtual de Google.

James Martin/CNET

La intención original de las asequibles Google Cardboard era conseguir que la tecnología quedara en manos de más personas. Pero el anuncio de hoy es un reconocimiento de que la empresa necesita una experiencia más pulida.

Las gafas Daydream View, que cuestan US$79 y estarán disponibles en noviembre, están destinadas a servir como una hoja de ruta para otras empresas que buscan construir su propio dispositivo de realidad virtual. Compañías como Samsung y Alcatel OneTouch ya han construido sus propias unidades, pero por lo general sólo funcionan con sus propios teléfonos. Daydream View ofrece un enfoque más abierto, que permite utilizar cualquier teléfono Android que sea compatible con la plataforma Daydream (naturalmente, el primero de éstos será Pixel).

Google espera que la historia se repetirá y que la compañía marcará el ritmo en los nuevos ámbitos de la realidad virtual y la inteligencia artificial.

Close
Drag