CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Industria de la tecnología

Google cumple 20 años y encara grandes desafíos

La gigante de búsquedas le llevó la información a las masas. Pero dos décadas después de su nacimiento, Google ya no es la divertida 'startup' que solía ser.

Portraits of the Founders of Google

Google, fundada por by Larry Page y Sergey Brin, inició el 4 de septiembre de 1998. 

Getty Images

Hace 20 años hoy, el 4 de septiembre de 1998, Larry Page y Sergey Brin fundaron una pequeña empresa de búsquedas en Internet. Ambos hombres se conocieron en la universidad en Stanford, donde crearon un servicio llamado Backrub que rastreaba la red y clasificaba sus páginas. Más adelante, rebautizaron su motor de búsqueda con el nombre de Google. 

Dos décadas después, Google se ha convertido en una de las empresas más poderosas del planeta. Ha hecho del Internet, que en 1998 era un revoltijo de contenido disparejo, una herramienta más útil y relevante para la persona promedio. Google puso la información al alcance de nuestros dedos y fue una de las primeras empresas de Internet en hacerse tan importante que se ha convertido en un verbo. 

La compañía compró YouTube en 2006 y nos permitió ver y crear videos como nunca antes. Con Android, su sistema operativo móvil, Google hizo de los teléfonos un fenómeno global. Alphabet, la empresa matriz de Google que se formó en 2015, está creando carros autónomos, buscando formas para curar el cáncer y de edificar ciudades inteligentes. 

Sin embargo, a pesar de este impacto positivo, hoy Google enfrenta unos de sus mayores desafíos. 

La empresa, la anunciante digital más grande del mundo, está encarando cada vez más críticas de sus prácticas para recolectar datos, que alimenta la manera en que dirige los anuncios. El desacierto de la información plaga Youtube. Sus empleados están resaltando preocupaciones éticas sobre el desarrollo de inteligencia artificial para las fuerzas armadas de Estados Unidos y sus intentos de crear un motor de búsqueda censurado en China. Y, en la pasada semana, Google se ha vuelto un blanco del presidente de Estados Unidos, Donald Tump. 

USA - Techonology - Google Introduces T-Mobile G1

Google ha tenido la imagen de una 'startup' divertida, pero ahora la empresa se enfrenta a unos de sus mayores desafíos al darse cuenta de la escala de su influencia. 

Getty

"A medida que llegue a la madurez y a ser una empresa adulta, todos estos problemas están saliendo a relucir", dijo  Bob O'Donnell, un analista de Technalysis Research. "Ahora que la gente reconoce su influencia, están pensando 'Esto es un montón de poder y de control. ¿Es esto algo que debe poseer una sola empresa?'".

Y estos problemas no van a amainar pronto. Google, Facebook y Twitter siguen viéndoselas difícil después de que unos trolls rusos abusaron de su plataforma para sembrar la discordia y diseminar noticias falsas entre los estadounidenses durante las elecciones presidenciales de 2016. A finales de agosto, Google dijo que estaba eliminando 58 cuentas asociadas a Irán en YouTube y otros servicios de Google por intentar tergiversar la opinión pública. 

Y el precio de estos escándalos se está haciendo sentir. La gigante de búsquedas atrajo la ira de los consumidores después de que salieron reportes de que los empleados de apps externos podían leer nuestros correos electrónicos si habíamos integrado estos apps con nuestra cuenta de Gmail. Google fue criticado también luego de que The Associated Press reveló que la empresa estaba rastreando la ubicación de sus usuarios aun cuando estos desactivaron el ajuste de historial de ubicación en sus teléfonos. Por otra parte, Bloomberg publicó un reporte que revela que Google le pagó millones a Mastercard para rastrear las compras de los usuarios.

Google se rehusó a comentar, y dijo que ni Page, ni Brin, ni Sundar Pichai, el presidente ejecutivo de Google, estaban disponibles para una entrevista.

Un foco de atención en Washington

Posiblemente el mayor reto de Google actualmente es el cambio de tono en su relación con el gobierno federal. Por años, Silicon Valley tuvo una cómoda relación con Washington, representada por la relación cordial entre el expresidente ejecutivo del directorio de Google, Eric Schmidt, con el gobierno del Presidente Barack Obama. (Megan Smith, una vicepresidenta en Google, se convirtió en la directora de tecnología de Obama).

Ha sido otro cantar con el gobierno de Trump. La semana pasada, Trump tuiteó una fuerte crítica a los resultados de búsqueda de Google, aludiendo que "la empresa está silenciando las voces de los conservadores".

"Creo que Google realmente se ha aprovechado de mucha gente", le dijo posteriormente a los reporteros. "Google y Twitter y Facebook están realmente operando en un territorio problemático, y tienen que ser muy cuidadosos".

El día siguiente, tuiteó un video que supuestamente mostraba cómo Google promovió el informe de gobierno de Obama cada mes de enero, más no el de él.

Google negó las acusaciones, diciendo que la página de inicio del buscador sí promovió el informe de Trump en enero. (Una captura de pantalla del Internet Archive, que guarda un historial de millones de páginas Web, también respalda la aseveración de Google). Google explicó que no promovió el informe de gobierno de Trump ni de Obama del primer año porque esos discursos no son considerados, técnicamente, informes de gobierno porque los mandatarios recién comenzaron sus gestiones.

Esa misma semana, el senador republicano de Utah, Orrin Hatch, envió una carta a la Comisión Federal de Comunicaciones (FTC, por sus siglas en inglés) solicitando que reabriera su investigación sobre las prácticas de búsquedas y de publicidad digital de Google, aludiendo que los reportes sobre la conducta anticompetitiva de la empresa son "inquietantes".

Es muy factible que estos asuntos sean el foco de la reunión de los líderes más poderosos de Silicon Valley con el Congreso esta semana. El miércoles, la directora general de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, y el presidente ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, están agendados para hablar con el Comité de Inteligencia del Senado. El comité también invitó a Page y Pichai, pero por ahora parece que Google faltará a la audiencia, por lo que parece que Google no está haciendo un esfuerzo por tranquilizar el enojo de Washington.

"No pueden ignorar el hecho de que el gobiernos se va a involucrar", dijo O'Donnell. "Esconderse es muy inocente. No puedes eludir los problemas del mundo real".