CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Tecnología de vestir

Golden-i Infinity: Un aparatito que se controla con voz y es para la realidad aumentada

El Golden-i Infinity es como un Google Glass en formato USB-C para las empresas.

g-i-3212

La pantalla del Golden-i no necesita del marco de las gafas. Se conecta a un teléfono usando un USB-C.

Kopin

¿Es mejor tener un par de gafas inteligentes independientes, o algo que simplemente use tu teléfono para levantar cosas pesadas y darle energía a tu batería? Kopin, un fabricante de minipantallas y componentes para gafas inteligentes, está apostando por este último.

El Kopin Golden-i Infinity no es realmente un dispositivo para la realidad aumentada, sino una pantalla inteligente que se conecta a un dispositivo Android o Windows. Usando un cable USB-C, funciona y se puede conectar a aplicaciones. Y todo funciona con control de voz o sacando el teléfono y usando aplicaciones directamente.

El dispositivo llegará en el tercer trimestre de este año a un precio de US$899; pesa 1.5 onzas (lo cual es realmente ligero para cualquier tipo de producto de gafas inteligentes). Se sujeta magnéticamente en anteojos, viseras o en cualquier otro lugar. Es similar a los equipos de Toshiba y Vuzix que ejecutan Windows 10, pero esa plataforma necesitaba su propia mini-PC reforzada. El Golden-i Infinity sólo se conecta a lo que tengas, y utiliza el teléfono para almacenamiento, batería, aplicaciones e incluso controles táctiles.

g-i-2094

Kopin

Básicamente se trata de una segunda pantalla controlada por voz. La microdisplay de resolución 854x480 tiene un campo de visión de 20 grados y un zoom controlado por voz, y puede trabajar hasta 2,000 nits para uso en exteriores. Una cámara integrada de 13 megapixeles, micrófonos y bocinas pueden convertirlo en un dispositivo de videoconferencia usando Zoom. También se puede usar para cualquier asistente de voz de teléfono, tableta o PC en el que esté conectado (Alexa, Cortana Google Assistant, Baidu, pero no Siri, ya que sólo está conectado a Android y a Windows 10). El equipo funcionará con teléfonos Android ejecutando chips Snapdragon 820 y 835 y, en un futuro, con un 845 también.

Teniendo en cuenta la capacidad del USB-C para manejar audio, video y carga, tendría sentido que más dispositivos para la realidad aumentada o virtual se conectaran de esta manera. Claro, esto no está diseñado para gente común y corriente fuera de entornos industriales o empresariales. Pero es una idea alternativa interesante a la propuesta de Qualcomm para chips de gafas inteligentes independientes más eficientes.