CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

OPINIÓN Cultura tecnológica

Para una fiel de Apple, el 'jack' de audio es la manzana de la tentación de Android

[Usuaria promedio #11] El simple hecho de tener un iPhone 8 implica que lleve a diario tres pares de auriculares. Esto me complica la vida y me hace comenzar a coquetear con la idea de serle infiel a Apple con un S9.

'Usuaria promedio' es una columna en primera persona sobre los hábitos de una adicta a la tecnología que quiere exponer sus problemas con la modernidad.


Voy a confesar ya de entrada que soy una usuaria bastante adepta a los productos de Apple. Mi ordenador personal es un MacBook Air, mi ordenador de trabajo otro MacBook Air. Previamente tuve un MacBook de 13 pulgadas que adoré (pese a no ser demasiado ligero). Tengo una Apple TV de cuarta generación con la que me estuve peleando hasta hace poco para poder ver contenido de Amazon Prime. Durante unos años de mi vida (hasta que se quedó básicamente sin espacio) alabé las virtudes de una Time Capsule que hacía copias de seguridad sola (o lo que yo entendía como tal). Mi primer teléfono inteligente fue un iPhone 3GS blanco que compré en el verano de 2009 y me fidelizó a la marca (y a los teléfonos blancos).

img-7744.jpg

Los tres pares de auriculares -- y el adaptador -- que cargo a diario.

Patricia Puentes/CNET

Pero llevo un tiempo pensando si no debería dar el salto y pasarme a Android (concretamente desde la presentación de los iPhone 7 y 7 Plus). Todavía no lo he hecho. En parte porque mi compañero de equipo y Android savant Juan Garzón me desaconsejó que lo hiciera (por lo visto estoy demasiado dada a los usos y costumbres de iOS y él cree que Android me frustraría). Y en parte porque tampoco hay ningún teléfono Android que estéticamente me haga el suficiente tilín como para serle infiel a Jony Ive con el diseño de otros.

Pero a veces me siento un poco como el chico del último anuncio de Samsung y me pregunto si no estoy pagando un precio excesivamente caro por el simple hecho de que suela gustarme más la estética de Apple. Sobre todo cuando Samsung ha presentado su último teléfono insignia y éste todavía tiene conector de auriculares

img-7742

El embrollo de cables con el que me tengo que pelear en el bolso cada día.

Patricia Puentes/CNET

Porque sí, mi mayor problema con los últimos modelos de teléfono de la manzana no es que en realidad decidiera no comprar el iPhone X porque me parezca feo (esa lengüeta, ese bordecillo negro en la pantalla también de los teléfonos blancos, esa doble cámara trasera sobresaliente), excesivamente caro y me niegue a usar Face ID. Mi mayor queja es su ausencia de conector para auriculares. En la práctica es muy poco práctico.

Desde que jubilé a mi iPhone 6 de 16GB ahogado y ralentizado y lo cambié  por un iPhone 8 no han faltado los momentos en los que lamentara la decisión de Apple de deshacerse del conector de audio tradicional. Me ha pasado al llevarme el ordenador y el teléfono -- además de los auriculares con jack de audio -- a una sala de reuniones y que ésta al final no haya sido virtual, sino por teléfono, y los auriculares que tenía a mano fueran completamente inservibles. O cada mañana cuando salgo de casa para ir al trabajo y quiero llamar a mi madre y entonces tengo que optar por los que tienen puerto Lightning. Usaría los BeatsX inalámbricos y Bluetooth que utilizo para correr, pero he recibido quejas en más de una ocasión acerca de lo mal que se me oye cuando los uso para llamadas. Por no hablar de que cuando viajo tengo que recordar que los aviones -- por supuesto -- tienen puerto de audio estándar.

Y no, los AirPods no me tientan. Nada. Estoy convencida de que los perdería en dos días y me parecen feos. Además de que no quiero tener que estar sincronizándolos continuamente con diferentes dispositivos. Y además juzgo de amateur a la gente que sale a correr con ellos puestos (aunque confiese que yo me los llevara un par de veces y me sorprendiera lo bien que se portaron).

De modo que me he resignado a meter siempre los tres pares de auriculares en el bolso, para lo que pueda surgir, y lidiar con la frustración de tener que desenredarlos cada vez que necesito unos u otros. Es eso o pasarme a un teléfono que tenga conexión de jack. Confieso que Android tiene atractivos a veces. Incluso para esta usuaria tan dada a Apple.

Y tú, ¿eres un usuario resignado a vivir sin conector de auriculares o tienes un teléfono que se adapta a los estándares? ¿O simplemente tienes unos AirPods?

Si te ha gustado esta columna no dejes de leer sobre las vicisitudes de la autora con un termostato inteligente o su complicada relación con un cerrojo inteligente.

Y no te pierdas toda nuestra cobertura sobre cine y series en la sección de cultura popular de CNET en Español.