CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

​Galaxy S8 Plus: 15 días con un teléfono imponente pero... ¿perfecto?

[Opinión] El nuevo teléfono de Samsung me llenó de expectativas, aunque su gran tamaño y un detalle que odié me pusieron a pensar si realmente lo compraría.

El Galaxy S8 Plus es bonito y enorme.

César Salza / CNET

El Galaxy S8 Plus (o Galaxy S8+) es un teléfono hermoso (punto). Tiene unas curvas de ensueño, una pantalla que enamora y un diseño que ocasiona suspiros, aunque también un tamaño enorme que te hará pensar si fue hecho para quienes tienen las manos muy grandes.

En mis andaduras buscando siempre el efecto wow de los teléfonos debo decirte que el Galaxy S8 Plus me sorprendió gratamente en muchos aspectos, aunque sin lugar a dudas no es perfecto. He estado utilizándolo 15 días como dispositivo principal. Me dormí enviando mensajes de WhatsApps con él, y me despertó su sonido Morning Glory cada mañana de jornada laborable y éstas son las sensaciones que me generó cada día.

Galaxy S8 Plus: El despertar

Iniciar la andadura con un teléfono nuevo siempre es una gran sensación, y no ocurre algo distinto con el lujoso Galaxy S8 Plus. Apenas lo saqué de la caja lo que más me llamó la atención fue, como era de esperarse, su gran pantalla y sus pocos biseles, porque aunque los tiene, son realmente delgados, mostrando así el avance de diseño en el que ha estado trabajando Samsung.

He de decir que apenas lo saqué de la caja quise probar Bixby, aunque desde luego aún no habla español y sólo tenemos disponibles las tarjetas de información de este asistente virtual, que pueden activarse arrastrando de izquierda a derecha la pantalla y que se parecen un poco a Google Now.

En su diseño el Galaxy S8 Plus con su carcasa plástica de aspecto brillante me dejó buenas sensaciones, aunque como es costumbre, no está exenta de huellas que dejan al teléfono totalmente sucio en cuestión de segundos.

Galaxy S8 Plus: A prueba (incluso de caídas)

Cuando utilizas un teléfono de menos de 6 pulgadas y de repente te encuentras con un equipo tan gigante como el Galaxy S8 Plus de 6.2 pulgadas, las sensaciones que se te plantean son francamente extrañas. Es como un encuentro de sentimientos, porque por un lado tienes más pantalla para ti solo, y por otro, un gadget enorme para manejar con una sola mano, o un bloque gigante para tu bolsillo.

Así, con una pantalla de 2,960x1,440 pixeles lo mejor era ver el lado positivo de las cosas: más tamaño, pero también más resolución. Ver películas en el Galaxy S8 Plus no es tan difícil como en teléfonos pequeños, aunque sobre todo su uso para ver videos de YouTube que se adaptan a su formato de 18.5:9 me ha gustado, de cierta forma creo que esta nueva relación de aspecto "alarga" tus posibilidades, así como la imagen que estás viendo.

Porque, estemos claros: al final de cuentas nos gustan las pantallas grandes, por muchos accidentes que puedan provocarnos.


¿El motivo? mi torpe mano derecha en su intento por domar las 6.2 pulgadas mientras escribía un mensaje de texto perdía el control hasta el punto de dejar escapar al dispositivo hasta la soledad del piso.

¡Cuidado! El Galaxy S8 Plus y su supervibrador pueden jugarte una mala pasada, aunque al menos es resistente.

César Salza / CNET

También se cayó un par de veces de la mesita de noche mientras yo dormía porque, verás, los teléfonos de Samsung suelen tener un vibrador muy bueno, tanto que el dispositivo es capaz de moverse solo, tomando para sí cualidades que jamás habrías imaginado que tenía, como la del desplazamiento (in)voluntario. ¿Imaginas una carrera de teléfonos Samsung Galaxy S8 Plus? Podría ser un video viral...

Un funcionamiento excepcional para un teléfono casi fenomenal

Pasando de los típicos temas triviales que miras cuando tienes un teléfono nuevo, lo cierto es que el Galaxy S8 Plus no es un teléfono que se ajusta a tu mano, pero tampoco vas a dejar de usarlo por eso. Con el tiempo te acostumbras incluso a las cosas más incómodas, como ese pequeño detalle que para mí le hace (im)perfecto: el sensor de huella dactilar. Porque sí, si tienes un teléfono de estas proporciones que ya de por sí le va grande a tu mano y Samsung decide poner el sensor dactilar lejos de tu dedo -- a la derecha de la cámara trasera -- es complicado que le demos el sello de la perfección.

Y ahora viene lo bueno, porque siempre me ha gustado dar las malas noticias primero. El Galaxy S8 Plus que he probado tiene un procesador Exynos 8895 de ocho núcleos, 4GB de RAM y 64GB de memoria interna. En este apartado Samsung me ha complacido porque, a final de cuentas, lo que importa son los pequeños detalles, esos que no se ven, pero se sienten.

Así, debo decirte que en mis horas de Super Mario Run no he tenido ningún problema de funcionamiento, ni siquiera cuando he ejecutado varias aplicaciones en segundo plano.

Seguridad de sobra y cosas que no vas a utilizar

Hablemos rápidamente de este apartado. ¿Creen que realmente es necesario un lector de iris en un teléfono? Tal vez desde el punto de vista de una empresa sí, pero para un dispositivo de uso diario yo diría que no. Me conformaría con que el sensor de huellas estuviera en un sitio cómodo.

Sin embargo puedo decirte que configuré el teléfono para desbloquearlo mediante el lector de iris e incluso a través de la detección de rostro y en ambos casos funcionó correctamente, incluso en alguna oportunidad olvidé quitarme los lentes y aún así me reconoció.

Sus cámaras son lo que esperas, pero no más

Este es un apartado en el que siempre esperamos más, aunque sobre todo más cosas interesantes y graciosas. Aunque a Samsung se le quedó por el camino la doble cámara, integró un sensor principal de 12 megapixeles con apertura f/1.7 que funciona muy bien y nos da fotos con mucha claridad, y un sensor frontal de 8 megapixeles.

Como dato interesante, encontré que el Galaxy S8 Plus hizo su intento de darnos un efecto bokeh con la opción de "Enfoque selectivo", que automáticamente separa el objeto principal del resto de la foto, siempre que logre diferenciarlo correctamente. Como siempre, me ha gustado que la empresa te deje descargar nuevas opciones, por ejemplo mientras lo estaba probando recibí una actualización de Beauty Face e instalé la opción de Animated GIF.

La cámara frontal de 8 megapixeles incluye además algunos filtros al mejor estilo de Snapchat que harán tus fotos y videos mucho más divertidas.

Cosas que me gustaron del Galaxy S8 Plus

  • Como es costumbre -- y como ya sabes que me gusta vivir al límite -- me parece ideal que el dispositivo tenga resistencia IP68, porque uno nunca sabe cuándo se le va a caer el teléfono en el inodoro.
  • La carga rápida es ideal.
  • Su cámara está OK. No representa muchas mejoras con la versión anterior y tiene un tímido intento de efecto bokeh que no siempre funciona.
  • Desbloqueo a través de iris o incluso de tu propio rostro. Es bueno que lo tenga, ya que nunca alcanzo el sensor de huellas.

Cosas que odié del Galaxy S8 Plus

  • El sensor de huellas dactilar, ubicado en el peor lugar que a cualquier empresa del mundo se le podría ocurrir (soy exagerado, no conozco todos los teléfonos del mundo).

¿Yo me compraría el Galaxy S8 Plus?

No. ¿Por qué? Porque no me gustan los teléfonos tan grandes que no puedo manipular con una mano, sin embargo, entendiendo que el Samsung Galaxy S8 es básicamente el mismo teléfono pero de 5.8 pulgadas, soy capaz de recomendarte este dispositivo.

Gracias a su tamaño más pequeño probablemente sea más sencillo de desbloquear con tu huella. Creo que el lector de iris es algo que no es indispensable para mí cuando busco un teléfono. Si eres un usuario promedio probablemente te interesa una buena cámara y un excelente rendimiento, y este teléfono cumple esos aspectos.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO