Los Galaxy S7 ayudaron a Samsung a recuperar su encanto móvil

Las ganancias de la compañía sudcoreana aumentaron 12 por ciento en el primer trimestre, impulsadas por fuertes ventas de su teléfono insignia.

Para Samsung, el mercado de los teléfonos inteligentes ha sido una cuestión de todo o nada.

El lanzamiento del Galaxy S3 de Samsung en 2012 coronó a la gigante de la electrónica de Corea del Sur como el rey mundial de teléfonos inteligentes y ayudó a alimentar cinco trimestres consecutivos de ganancias récord. Pero la suerte de la compañía en el área de los smartphones se desvaneció luego de que posteriores teléfonos emblemáticos no lograran excitar a los consumidores, resultando en siete trimestres consecutivos de disminución de ganancias.

Ahora parece que el último teléfono insignia de la compañía ha enderezado el barco.

El gigante de la electrónica de Corea del Sur reportó el miércoles una ganancia para el primer trimestre de 6.68 billones de wones (unos US$5,800 millones), un aumento del 12 por ciento respecto al mismo período del año anterior. Los resultados superaron el promedio de 5.53 billones de wones que estimaban los analistas entrevistados por Bloomberg.

La división móvil de la compañía, antes su mayor fuente de ingresos, volvió a la vida con una ganancia operativa de 3.89 billones de wones, un aumento de casi el 42 por ciento con respecto al mismo trimestre del año anterior y su nivel más alto desde el segundo trimestre de 2014. La compañía atribuye gran parte de ese crecimiento a las ventas del Galaxy S7 y el Galaxy S7 Edge, que fueron lanzados en marzo para conseguir un salto en la competencia. Samsung dijo que espera que las ventas fuertes continúen el próximo trimestre.

Samsung no da a conocer cifras de envío, pero probablemente envió 9.5 millones de los Galaxy S7 durante el trimestre, de acuerdo con Jay Yoo, un analista de la industria en Korea Investment & Securities, superando holgadamente a su estimado original de 7 millones. Tal vez lo más notable es que las ventas, mejores de lo esperado, se produjeron después de que el teléfono estuviera en el mercado por tan sólo el último mes del trimestre, que terminó el 31 de marzo.

El repunte se presenta en momentos en que el interés general en los teléfonos inteligentes se ha desvanecido. La firma de investigación IDC dijo previamente el miércoles que la compañía se mantuvo en la parte superior del mercado en el primer trimestre, a pesar de enviar un menor número de teléfonos inteligentes, gracias al lanzamiento del Galaxy S7. Para el primer trimestre de 2016, Samsung envió 81.9 millones de teléfonos, cifra ligeramente inferior a los 82.4 millones del mismo trimestre del año pasado.

Incluso Apple está luchando con la fatiga por los teléfonos. El martes, la empresa de Cupertino, California reportó su primera caída en las ventas del iPhone desde que fuera lanzado en 2007.

De hecho, todo el mercado está padeciendo la saturación, lo que está ejerciendo presión sobre los vendedores en todo el mundo. IDC dijo que el mercado experimentó su crecimiento más lento a la fecha, subiendo apenas un 0.2 por ciento.

Mientras tanto, la división de chips de Samsung, que ha impulsado sus ganancias en los últimos trimestres, reportó una ganancia de 2.63 billones de wones, un descenso del 10 por ciento respecto al trimestre del año anterior. Eso fue consecuencia de una disminución en la demanda de chips de memoria, lo cual a su vez siguió una caída global de ventas de PCs.

En general, la compañía tuvo ventas de 49.78 billones de wones durante el trimestre, un aumento del 5.6 frente al año anterior.

Close
Drag