​El Galaxy Note 7 sigue siendo un misterio sin resolver para Samsung

Un reporte del 'Wall Street Journal' asegura que la crisis explosiva del dispositivo retrasó dos semanas el desarrollo del Galaxy S8.

Los problemas del Galaxy Note 7 podrían haber retrasado el desarrollo del Galaxy S8.

Juan Garzón / CNET

Samsung todavía no sabe qué ocasionó las explosiones de los Galaxy Note 7, aún dos semanas después de la retirada oficial del dispositivo, aunque las investigaciones continúan su proceso, según pudo conocer el Wall Street Journal.

Mientras que Samsung tiene aún entre manos descubrir qué ocasionó el fallo interno del Note 7, a sus calamidades se suma un problema más, y es que el proceso de desarrollo del Galaxy S8 se habría retrasado hasta dos semanas por culpa de los incidentes del que debió ser el dispositivo estrella de esta Navidad para la compañía.

Se desconoce en este punto si este retraso podría hacer que el teléfono no llegue a tiempo a la que por costumbre es la presentación de esta gama de dispositivos de la empresa sudcoreana, y que tiene lugar en febrero, durante la celebración del Congreso Mundial de Dispositivos Móviles, en Barcelona. Samsung no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

"Reconocemos que no identificamos el problema correctamente en el primer momento, seguimos comprometidos con la búsqueda de la causa", dijo una portavoz de la empresa a la fuente. "Nuestra principal prioridad sigue siendo la seguridad de nuestros clientes y la recogida del 100 por ciento de los Galaxy Note 7 del mercado".

Según el Journal, al inicio de la crisis los ejecutivos consideraron que el problema se encontraba directamente en la batería, por lo cual echaron la culpa a la filial Samsung SDI y llamaron a la primera recogida en la que comenzaron a cambiar los dispositivos. El problema vino después, cuando a pesar de haber tomado las primeras medidas de seguridad, los dispositivos continuaron fallando.

El informe indica que un ejecutivo de Samsung llegó a decir que el teléfono ya era "invendible", lo que más tarde efectivamente terminó por descontinuar su producción e iniciar su retirada global.

El Galaxy Note 7 salió a la venta en EE.UU. el 19 de agosto. El 2 de septiembre la empresa emitió el primer llamado oficial de recogida de los teléfonos. Poco más de 15 días después comenzaban a llegar los dispositivos con la nueva batería, el cual también comenzó a presentar los fallos que ocasionaron la primera retirada.

Después de anunciar a mediados de octubre que el dispositivo sería descontinuado, la empresa estimó que esta debacle podría costarles hasta US$3,000 millones.

Close
Drag