CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Celulares

El dilema del Galaxy Note 10: Salir de la sombra del Galaxy Fold

El nuevo dispositivo de Samsung siempre tuvo la última y mejor tecnología, pero eso ya no es así. ¿Hacia dónde se dirige?

17-samsung-note-9

El Galaxy Note 9 de 2018 fue muy parecido al Galaxy S10 Plus de este año. 

Sarah Tew/CNET

Cuando Samsung presentó el primer Galaxy Note a fines de 2011, el dispositivo era algo nunca antes visto. El Note de ese entonces lucía una pantalla de 5.3 pulgadas, que era mucho más grande que la pantalla de 3.5 pulgadas del iPhone 4S, e incluía un lápiz óptico para escribir en la pantalla. A medida que la línea evolucionó, Samsung fue incluyendo sus tecnologías más riesgosas e innovadoras, como una pantalla curva y escáner de iris, en el Note antes de expandirlas a otros dispositivos.

El Note marcó el inicio de una nueva categoría de dispositivos que fusionaron un teléfono y una tableta (tabléfonos). Muchos críticos se preguntaron si alguien compraría un teléfono inteligente con una pantalla tan grande. Pero la gente lo hizo. Cualquiera que quisiera las tecnologías más innovadoras y la pantalla más grande de Samsung buscó un Note, y así nació una ferviente base de fans.

Muy pronto, todas las demás empresas de la industria móvil lanzaron teléfonos inteligentes de pantalla grande, incluso Apple. Y ahí justo es donde se encuentra parte de la lucha por el próximo Galaxy Note 10.

Reproduciendo: Mira esto: Lo que esperamos del Galaxy Note 10
8:37

Hoy en día, la categoría de tabléfonos (phablets, en inglés) ya no existe, porque esencialmente todos los teléfonos son tabléfonos. Si bien 5.3 pulgadas parecían enormes en 2011, ahora es un tamaño pequeño en comparación con el iPhone XS Max de 6.5 pulgadas, sin mencionar el OnePlus 7 Pro de 6.67 pulgadas o el Huawei Mate 20 X de 7.2 pulgadas. Los modelos Galaxy S Plus de Samsung son esencialmente el mismo tamaño que la línea Note (el S10 Plus y el Note 9 tienen pantallas de 6.4 pulgadas), y los diseños son similares. También lo son los precios, pues ambos tienen un precio inicial de US$1,000.

La familia Note, que recibirá a un nuevo miembro cuando Samsung presente el Note 10 en un evento el miércoles en Brooklyn, Nueva York, ya no cuenta con las tecnologías más innovadoras de Samsung. Ese título le pertenece al Galaxy Fold, el próximo teléfono de la compañía que se despliega en una tableta. Incluso la línea Galaxy S ha recibido nuevas tecnologías antes del Note, incluidas tres lentes de cámara, el sensor de huellas dactilares ultrasónico en la pantalla y la capacidad de cargar de forma inalámbrica otros dispositivos en la parte posterior del Galaxy S10. El Galaxy S10 también fue el primer teléfono Samsung con una opción 5G.

El Note ya no es el líder en innovación, ni es el teléfono más grande de Samsung (aunque podría recuperar esa corona con el Note 10). Su principal diferenciador es el lápiz óptico S Pen, y eso no es algo que todos los propietarios de Note realmente usen. Con el Note 10, Samsung tiene que encontrar una manera de hacer que el dispositivo sea una obviedad para los usuarios avanzados. De lo contrario, es posible que ya no haya una necesidad clara de ese teléfono.

"El diseño del Note en realidad está muy cerca de la línea S, por lo que la diferenciación ha desaparecido", dice Carolina Milanesi, analista de Creative Strategies. "La pregunta es, ¿necesitas ambas líneas?"

Samsung declinó hacer comentarios para este artículo.

El malestar de los 'smartphones'

Samsung, y casi todos los demás fabricantes, está teniendo dificultades para vender dispositivos de alta gama. Los precios de los teléfonos siguen aumentando y las personas se actualizan con menos frecuencia. Si alguien está comprando un teléfono de US$1,000 con todas las funciones y novedades que puedan imaginar, tienden a retenerlo más tiempo que antes. En Estados Unidos, los consumidores ahora se actualizan a un nuevo modelo cada tres años en lugar de cada dos. Al mismo tiempo, las actualizaciones de software hacen que los teléfonos antiguos se sientan nuevos, los diseños de hardware no cambian mucho de un año a otro y los dispositivos menos costosos obtienen características que anteriormente solo se encontraban en los dispositivos insignia más caros.

Las ventas mundiales de teléfonos inteligentes han disminuido durante siete trimestres consecutivos. En el segundo trimestre de 2019, los envíos cayeron un 3 por ciento a 341.4 millones de unidades, según Strategy Analytics, aunque la empresa dijo que el mercado general está mostrando signos de estabilización.

"Las perspectivas para el segundo semestre de este año están mejorando", dijo Linda Sui, analista de Strategy Analytics.

La semana pasada, Samsung y Apple informaron ganancias para el trimestre de junio que reflejaban una débil demanda de sus teléfonos más caros. En el caso de Apple, las ventas de iPhone cayeron un 12 por ciento con respecto al año anterior, y su ingreso neto total cayó un 13 por ciento. Las ventas totales de dispositivos de Samsung aumentaron aproximadamente un 7 por ciento a 24.3 billones de wones (alrededor de US$20,000 millones), y la compañía aumentó su liderazgo en la participación del mercado mundial de teléfonos inteligentes en dos puntos porcentuales a 22 por ciento, según Strategy Analytics. Pero la ganancia se debió en gran parte a los dispositivos más baratos de la Serie A de Samsung.

"Las ventas de modelos emblemáticos cayeron [del primer al segundo trimestre] debido al débil impulso de ventas del Galaxy S10 y la demanda estancada de productos premium", dijo Samsung.

Para ayudar a cambiar las cosas, Samsung dijo que "se centrará en el lanzamiento exitoso de nuevos productos innovadores: el Galaxy Note 10 y Galaxy Fold" en el tercer trimestre, así como también presentará más teléfonos 5G y dispositivos de la serie A.

Cambios al Note 10

Pero no se espera que el innovador Note 10 reciba grandes actualizaciones. Se rumorea que el dispositivo tiene tres lentes de cámara en la parte posterior, lo mismo que el Galaxy S10 y S10 Plus de principios de este año. Puede deshacerse de la entrada de audífonos, un cambio controvertido para un teléfono Samsung importante, y probablemente vendrá en dos tamaños de pantalla. Eso podría volver a ser el teléfono inteligente más grande en la línea de Samsung. También es probable que haya una versión con conectividad 5G para aprovechar las redes móviles súper rápidas que se están lanzando en todo el mundo.

El Note tiene un gran beneficio sobre el Galaxy S: su sincronización. Apple suele presentar sus iPhone más nuevos en septiembre. En ese punto, la línea Galaxy S de Samsung ya se siente vieja. Pero un Note que llegue en agosto, es completamente nuevo y ofrece a las personas una alternativa a los próximos teléfonos de la manzana.

El Note también es el único teléfono inteligente de Samsung —y uno de los pocos en el mercado— que cuenta con un lápiz óptico. Samsung ha mejorado continuamente su S Pen y ha agregado nuevas funciones. El año pasado, el lápiz óptico del Note 9 podía actuar como un control remoto para la cámara selfie del teléfono. Es probable que Samsung mejore el S Pen nuevamente este año.

Pero esos ajustes no resolverán el mayor problema subyacente a las luchas del mercado móvil: es difícil lograr grandes cambios cada año y hacer que la gente se entusiasme con los teléfonos nuevamente.

Ahí es donde entran en juego innovaciones como pantallas plegables y 5G.

A la sombra del Galaxy Fold

La respuesta de Samsung al malestar de los smartphones ha sido el Galaxy Fold, que integra la pantalla Infinity Flex de la compañía y que puede doblarse y desdoblarse. El dispositivo de US$1,980, uno de los primeros teléfonos inteligentes importantes en incorporar una pantalla plegable, se ha posicionado como el futuro de la industria móvil. Sorprendió a los críticos y a los consumidores y generó muchos rumores después de que Samsung lo dio a conocer.

Pero el Galaxy Fold ha enfrentado todo tipo de problemas desde su anuncio. Samsung inicialmente planeó lanzar el dispositivo el 26 de abril, pero lo retrasó cuando se rompieron las pantallas de los teléfonos de prueba de algunos periodistas que lo estaban analizando. Algunos despegaron una delgada capa superior de la pantalla, que era una capa protectora esencial, no un protector de pantalla extraíble. Otros tenían escombros debajo de la pantalla, causando golpes y protuberancias. Samsung canceló la fecha de lanzamiento para explorar lo que sucedió.

A fines de julio, 89 días después de que el Galaxy Fold saliera a la venta, Samsung dijo que había abordado los problemas experimentados por esos reporteros y que el dispositivo llegará al mercado en septiembre, cinco meses después de su fecha de venta original, y solo unas semanas después de que el Note 10 salga a la venta.

El Fold es básicamente para esos usuarios que quieren jugar con las innovaciones de vanguardia en dispositivos móviles. Eventualmente, las pantallas plegables se moverán hacia abajo en la línea y bajarán de precio, convirtiéndose en una opción para más de nosotros.

Cuando eso suceda, el tiempo del Note como una línea de teléfono inteligente separada puede ser limitado.

"Es una pregunta justa, '¿en qué punto se fusionarán estas líneas?'", dice el analista de Technalysis Research, Bob O'Donnell. "Podría decirse que en algún momento, eso tiene sentido".

Hasta que el Fold se vuelva más masivo, el Note tiene el potencial de ser lo mejor de lo mejor para el resto de nosotros. Pero eso lo descubriremos el miércoles si ese es el caso con el Note 10, o si deberíamos aferrarnos más tiempo a nuestros viejos dispositivos.