Los increíbles 'gadgets' que podrían -o no- ver la luz del día

CEATEC, la impresionante expo tecnológica de Japón, es campo fértil para inventos muy conceptuales. Aquí, algunos de los más locochones que vimos este año.

CEATEC_2013_Interfaces_(8_of_9)_610x405.jpg
Foto de Crédito: Tim Stevens/CNET

TOKIO, Japón - Hay muchas exposiciones alrededor del mundo donde podemos ver aparatejos geniales para el consumidor. Pero muy rara vez esas exposiciones te dejan ver más allá del futuro cercano. Una de ellas es la exhibición japonesa de 'gadgets' y tecnología conocida como CEATEC

Aunque sí presenta montones de aparatos y dispositivos listos para darse a conocer, CEATEC es una de las expos favoritas de los fabricantes japoneses, que llegan hasta ahí a exhibir productos que tal vez nunca volveremos a ver. Junto con esos aparatos conceptuales y futuristas llega la necesidad de nuevas interfaces de usuario. Y es que ningún aparato que se diga "del futuro" podría llevar un teclado, e incluso la famosa pantalla táctil sirve poco cuando tu dispositivo del futuro ni siquiera tiene una pantalla.

CEATEC_2013_Interfaces_(6_of_9)_610x405.jpg
Foto de Crédito: Tim Stevens/CNET

Entre las muchísimas maneras raras de interactuar con los dispositivos, una de las cosas más extrañas que vimos fue algo llamado Ring Interface (algo así como interfaz del anillo), un concepto que mostró el gigante japonés NTT DoCoMo. DoCoMo a menudo hace demostraciones de lo más avanzado en tecnología. Desafortunadamente, a menudo son tan conceptuales que parecen terminados solo a medias.

Eso también podría aplicarse a la Ring Interface, una combinación de aparatos que ofrecen pantallas virtuales y una manera novedosa de interactuar con ellas. El usuario debe ponerse unos lentes tipo "Google Glass" llamados Epson Moverio; en este caso modificados en una webcam Logitech al frente. Esto hace que las gafas sean súper pesadas y casi imposibles de usar. 

CEATEC_2013_Interfaces_(4_of_9)_610x405.jpg
Foto de Crédito: Tim Stevens/CNET

La otra parte de la ecuación es un anillo que lleva un disco blanco al centro con una pequeñita antena que sobresale. Las gafas, que ofrecen una vista de campo completa, crean una pantalla virtual en cualquier superficie plana que se levante -independientemente de su tamaño. (Lo intentamos con una libreta e incluso con un post-it, y el sistema se acopló a cada tamaño adecuadamente). Los iconos se muestran en la pantalla virtual de manera que puedas alcanzarlos y tocarlos con tus dedos. La cámara detecta fácilmente tu dedo índice, pero le cuesta trabajo detectar el tacto. Y ahí es donde entra el tema del anillo. No es más que un acelerómetro que registra cuando tu tocas una vez -o dos veces- (tap, tap) sobre algo.

El resultado es una pantalla táctil virtual que podría ser de cualquier tamaño y que puede ser proyectada sobre cualquier superficie.  Eso es algo impresionante, sobre todo para aquellos de nosotros que andamos cargados de aparatos, muchos de los cuales son cada vez más grandes. Aunque las pantallas flexibles OLED llevan años prometiendo ser grandes pantallas que puedes fácilmente doblar y poner donde quieras, nunca han tenido la portabilidad de una página en blanco tamaño A4. Dicho esto, la implementación aquí fue cruda, pues a menudo no lograba seguir el movimiento del dedo índice y pidiendo un toque sólido para registrarlo.

CEATEC_2013_Interfaces_(1_of_9)_1_610x405.jpg
Foto de Crédito: Tim Stevens/CNET

La visión del futuro según Alps Electric Co. es el interior de un automóvil, con su consabido acabado blanco y mucha luz LED, por supuesto. El sistema usa una serie de sensores y cámaras para detectar cosas como el ritmo cardíaco o la respiración del conductor, supuestamente para detectar un posible mareo, pero también advierte contra un incidente de furia o riña de tránsito. Lo que es interesante, es que el concepto solo tiene un solo botón físico, el botón para encender el motor.

El resto es operado desde un proyector láser montado en el techo y una cámara que funciona en armonía con éste. El proyector láser dibuja iconos sobre un tablero blanco y te dice qué tocar y en dónde al tiempo que la cámara detecta tu mano y tus gestos. ¿No te gusta la música que está tocando? Haz un gesto de desaprobación con la mano y ya está. ¿No sabes donde poner tu móvil para que la unidad inalámbrica lo empiece a cargar? El auto dibujará una mano enorme con un dedo que te va a señalar exactamente dónde ponerlo.

CEATEC_2013_Interfaces_(9_of_9)_610x405.jpg
Foto de Crédito: Tim Stevens/CNET

Y luego encontramos algo menos locochón, pero también interesante por parte de Toshiba: una nueva manera de interactuar con tu TV. No, no hay ningún concepto raro para detectar nada, se trata más bien de una tecnología para que la interfaz de tu televisor sea más inteligente en lo que toca a sugerirte qué tipo de programa podrías ver.

Conocido como Regza TimeOn, es básicamente un revestimiento de la pantalla mostrando lo que está discutiendo la gente en Twitter. Del lado derecho vas a ver mensajes en tiempo real de gente a la que tú sigues en esa plataforma, mientras que en la parte de abajo verás una gráfica de barras mostrándote las tendencias de lo que hay en ese momento.

Ya sea que estén dando el final de la temporada de Breaking Bad o la controversial presentación de Miley Cyrus en los VMAs, tu TV te señalará exactamente esos momentos y te dejará verlos en vivo con tan solo oprimir un botón. Y va más allá. El sistema, junto con una app que lo acompaña, pueden tener acceso al DVR de la compañía para llevarte directo a los momentos imperdibles de un programa determinado.

CEATEC_2013_Interfaces_(2_of_9)_610x405.jpg
Foto de Crédito: Tim Stevens/CNET
De lo que vimos, creo que el proyecto de Toshiba es el que tiene más probabilidades de ver la luz del día. La sofisticada cabina interior del auto de Alps Electric y la interfaz del anillo de NTT DoCoMo parece que nunca saldrán al mercado -al menos no en la forma en la que existen actualmente. Sin embargo, son un buen indicador de lo que podría venir en un futuro (menos botones o botones más discretos y pantallas virtuales en lugar de pantallas físicas). Aun así, la idea de que existan estos conceptos, todavía crudos y muy conceptuales, es esperanzadora, pero puede que no vean la luz del día.