Futurología: las ciudades inteligentes no podrán vivir sin Wi-Fi

Desde Nueva York hasta Santander (España), los proyectos más ambiciosos auguran mayor inversión para potenciar las conexiones a Internet de ciudades inteligentes que prometen estar vivas.

view-of-hudson-yards-from-the-high-line-courtesy-related-oxford.jpg
El Proyecto Hudson Yards convertirá una parte de Manhattan en ciudad inteligente. Hudson Yards

Los ciudadanos que vivan en las smart cities del futuro no necesitarán tirar la basura, sus casas tendrán tuberías especiales para eliminar residuos que estarán interconectadas y que regularán su propio tráfico a través de "semáforos" orientados vía Wi-Fi. Las ciudades inteligentes estarán vivas y funcionarán de manera automática.


Lo anterior no sucederá dentro de 30 años, se corresponde a la realidad del proyecto Hudson Yards, que pretende convertir un área de Manhattan en un lugar superdesarrollado, en el que el tráfico, el medio ambiente, el consumo de energía y la calidad del aire estarán regulados gracias a la interconexión de los sensores a través de redes de Internet que definitivamente harán que las urbes piensen prácticamente por sí solas.

A finales de 2014 en el marco de la Smart City Expo World Congress realizada en Barcelona, varias conferencias llegaron a un mismo objetivo: el acceso al Wi-Fi dentro de las ciudades debe ser total.


"Para consolidar las smart cities es vital que el Wi-Fi se convierta en el Amazon de las ciudades", explicaba en una conferencia del congreso Jaume Sanpera, presidente del Grupo Eurona, un operador de telecomunicaciones vía satélite local. El símil tiene una sencilla explicación: el despliegue de redes Wi-Fi debe ser organizado y entregado de forma constante y sin faltas, como el servicio de comercio electrónico estadounidense.

Para Sanpera, el reto para 2015 y los años venideros radica en lograr que la red Wi-Fi sea permanente, y que tanto los aparatos como los dispositivos que usamos a diario puedan mantenerse conectados. Aunque esto parezca sensato, actualmente este tipo de conexiones es inestable, motivo por el cual la ciudad no sería capaz de reunir todos los datos recopilados en tiempo real en un solo lugar para que podamos tomar decisiones que nos faciliten la vida.

the-shops-and-restaurants-looking-east-from-the-plaza-courtesy-related-oxford.jpg
Los edificios de Hudson Yards tendrán un sistema inteligente de paneles solares. Hudson Yards

Wi-Fi, sensores y servicios que mejoran la vida

El Smart City Expo World Congress también dio como resultado la exposición de una necesidad lógica: las ciudades inteligentes del futuro deberán estar llenas de sensores, que doten de vida a las ciudades. Así, se pueden colocar en las farolas de luz para conocer niveles de humedad para saber si es necesario regar las plantas o aumentar la iluminación en caso de niebla o alta densidad de tráfico.

Algunas ciudades como San Francisco también son punteras en la evolución de la mentalidad de sus ciudadanos para lograr una smart city. De hecho, según Forbes, la cercanía con Sillicon Valley ha permitido introducir un concepto más ecológico para que se ahorre en combustibles y no se derroche energía, mientras que otras como Boston han logrado que los vecinos puedan de forma más sencilla denunciar problemas a los gobiernos o incluso encontrar aparcamiento de forma sencilla.

En Europa, Luis Miguel Gilpérez, el presidente de Telefónica, una compañía española con alcance global, afirmó en un comunicado que su país había logrado posicionarse a la delantera en el continente en la evolución de ciudades inteligentes.

Según explicó, Santander, una ciudad costera al norte de este país, es pionera en la región, porque incorpora servicios de estacionamiento inteligente, monitorización medioambiental, realidad aumentada, riego y medición inteligente y monitorización de la densidad del tráfico. Todo, apoyado en una extensa red de Internet que poco a poco va dotando a la ciudad de vida.

Close
Drag