La realidad virtual proyecta su futuro

Durante la primera conferencia del sector de la realidad virtual, las compañías visualizan su futuro después de la multimillonaria compra de Oculus Rift por Facebook.

  
SVVR_PhaseSpace.JPG
PhaseSpace demuestra sus gafas y espada para la realidad virtual durante la conferencia Silicon Valley Virtual Reality 2014. Crédito: Claudia Cruz/CNET
           

Guantes que te hacen sentir el peso de un objeto, zapatos para trotar en un mismo sitio, gafas que ayudan a mejorar tu vista. Estos son hechos y acciones comunes y corrientes en nuestro diario vivir, mas no en la realidad virtual. Pero sí tal vez en su futuro. 

La realidad virtual fue el centro de atención este lunes durante la primera conferencia Silicon Valley Virtual Reality 2014. La conferencia, que se realizó en el Museo de Historia de la Computadora en Mountain View, California, reunió a desarrolladores de gafas, aplicaciones y dispositivos para la realidad virtual junto con otros tecnólogos e inversionistas para dialogar sobre el futuro de la realidad virtual, especialmente en el sector de los móviles.

“De cinco a 10 años habrán cambios”, dijo el fundador y diseñador del Oculus Rift, Palmer Luckey. “No es un asunto de la falta de dinero; es porque estas tecnologías aún no existen”.

La falta de dinero no parece ser un problema, especialmente después de la adquisición de Oculus Rift VR por Facebook por US$2,000 millones este pasado marzo, y los tecnólogos piensan que habrán otras compras multimillonarias en este sector. Así el futuro de la realidad virtual se vislumbra prometedor. Eso es, mientras que en el pasado la industria había sido impulsada por desarrolladores independientes, ahora está captando la atención de grandes compañías.

Close
Drag

“Al comprar Oculus, Facebook se posicionó como la tecnología de punta, como cuando comenzó, y ahora podrá desarrollar toda una nueva generación de contenido [para el mundo de la realidad virtual]”, dijo Amir Rubin, presidente ejecutivo de Sixense, una compañía que desarrolla sensores y juegos de realidad virtual. Rubin añadió que las compañías grandes de tecnología están interesadas en adentrarse al sector de la realidad virtual porque es un componente crítico del futuro de la tecnología. Esto se vio cuando Sony lanzó Project Morpheus, sus gafas de realidad virtual, durante el Game Developers Conference 2014.

Rubin considera que pronto veremos más adquisiciones. “Seebright y Virtuix Omni son dos startups que han conseguido inversión, y yo espero que ambas sean compradas por millones por Google o Microsoft, aunque éstas entren tarde al juego”, dijo.

Eso fue, sobre todo, el objetivo de esta conferencia: dar a conocer más sobre las compañías que están interesadas en sumergirse en un sector que confluye muchas otras industrias más allá de los videojuegos, como la informática de vestir, el entretenimiento, los deportes y hasta el turismo. Por ejemplo, algún día un asiento en el Super Bowl se podrá vender un millón de veces porque el público podrá estar en el partido de manera virtual, según Rubin. Por su lado, Jens Christensen, un empresario emprendedor, ve muchas más posibilidades: desde visitar virtualmente un hotel antes de hacer reservaciones hasta estar al lado de una celebridad durante un concierto.

Close
Drag

Con la posibilidad de que las grandes compañías de tecnología viertan más dinero en el sector de la realidad virtual, el uso de la tecnología podría cambiar. Así, los especialistas en tecnología ya ven un escenario en el que la realidad virtual vaya más allá de las gafas conectadas a las consolas. Organizaciones como Mozilla, la fundación que creó el navegador Firefox y el sistema operativo Firefox para móvil, participaron en la conferencia, y están ahí para aprender más sobre la intersección de la web y la realidad virtual, según sus representantes.

“Queremos estar seguros de que la web esté lista para la realidad virtual, y que la realidad virtual sea un ciudadano de primera clase en la web”, dijo Vlad Vukicevic, director de ingeniería en Mozilla y el inventor de WebGL.

Esa preparación incluye la innovación en el hardware – de las gafas que se montan en la cabeza, por ejemplo – para que no estén atadas físicamente a una consola. GameFace Labs es una de las compañías que ha desarrollado unas gafas inalámbricas. Además, existen compañías, como la española VRElia, que ya está integrando los teléfonos inteligentes directamente a las gafas.

“Es algo que sí es posible de conseguir hasta con baja latencia [con movimientos rápidos]”, dijo Ed Mason, fundador y presidente ejecutivo de GameFace Labs. “Necesitamos adaptadores para los teléfonos inteligentes pero hasta ahora hay pocos prototipos”.

  
Palmer-Amir2.jpg
Palmer Luckey, de Oculus Rift, y Amir Rubin, de Sixense, durante la conferencia Silicon Valley Virtual Reality 2014. Crédito: Claudia Cruz/CNET
 
Según Luckey, hay mucha innovación que ocurre tanto en la esfera pública como privada. Con el Oculus Rift, por ejemplo, “me estoy enfocando en conseguir la mejor experiencia de realidad virtual posible”, afirmó Luckey.

“La realidad virtual no será solamente para una experiencia de juegos de alta gama”, añadió. “Navegando la web, viendo un partido — todo se podrá hacer con un chip menos poderoso, y los precios bajarán—”.

Por ello es que Luckey ve el desarrollo y futuro de la industria a largo plazo. Los fabricantes de móviles aún no le han puesto atención al mundo de la realidad virtual y no han calibrado la mayoría de móviles para bajar la latencia en los juegos, dijo Luckey. A pesar de ello, el sector de la realidad virtual ha podido crecer en parte por las pantallas creadas para los móviles.

Por su lado, Rubin considera que veremos proyectores pequeños en vez de las actuales pantallas rígidas.

Los especialistas en realidad virtual coinciden en que la posibilidad de esta tecnología ha estado latente en la imaginación del público, que entró en contacto con el concepto a través de libros y películas de ciencia ficción. Así fue como le ocurrió a Luckey.

“La potencia de la realidad virtual no me llegó todo en un solo momento”, dijo. “Hace mucho tiempo que la gente ha querido algo. Uno no tiene que ser un visionario para ver eso”.