CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

La Fuerza Espacial de Trump comienza a tomar forma; esto es lo que debes saber

El gobierno de Trump ve el espacio como un dominio de combate de guerra, y quiere que Estados Unidos esté listo.

NASA/Getty Images
"Space Force All The Way" text over a view of Earth from space.

En agosto, el presidente Trump tuiteó "Space Force All The Way" para proponer una nueva rama del servicio militar.

NASA/NOAA image with text by Amanda Kooser/CNET

Desde la primera vez que escuchamos sobre la Fuerza Espacial de Trump, eso nos sonaba como una broma divertida que, además, dio lugar a muchos memes y chistes en las redes sociales.

Pero la fuerza espacial de Donald Trump es una cosa seria.

En este momento es, en gran parte retórica, un llamado a las armas para una nueva forma de tratar los asuntos militares en la órbita de la Tierra. Pero la administración de Trump espera tener una Fuerza Espacial para Estados Unidos en funcionamiento a partir de 2020.

En otras palabras, en solo unos años, los reclutadores militares podrían buscar contratar a los mejores y más brillantes de Estados Unidos para una nueva rama del ejército de la que nadie hablaba hace apenas ocho meses.

Así que ahora parece ser un buen momento para tratar de entender qué podría hacer exactamente una Fuerza Espacial y cómo esta visión podría convertirse en realidad.

Aquí hay algunas cosas clave que debes saber acerca de dónde surgió la idea de una Fuerza Espacial y hacia dónde se dirige.

¿Cómo empezó todo esto?

La idea de una rama militar cósmica parece haber comenzado como algo aparte por el presidente Trump, quien utilizó por primera vez el término "fuerza espacial" en público durante un discurso dirigido a los marines en San Diego en marzo.

"Estamos haciendo una gran cantidad de trabajo en el espacio, y dije: 'Tal vez necesitamos una nueva fuerza. La llamaremos Fuerza Espacial", dijo Trump durante el discurso. "No estaba hablando realmente en serio, y luego dije: Qué idea tan buena. Tal vez tengamos que hacer eso'".

Tres meses después, Trump dejó en claro que hablaba en serio. En una reunión del Consejo Nacional del Espacio, dirigió al Departamento de Defensa para comenzar el proceso de formación de una sexta rama del ejército.

"No es suficiente tener simplemente una presencia estadounidense en el espacio", dijo Trump. "Debemos tener dominio estadounidense en el espacio".

El presidente no tiene la autoridad para crear un servicio militar por su cuenta. Ese es un trabajo para el Congreso, que lo hizo por última vez en 1947 cuando, con la firma del presidente Harry Truman, hizo que la Fuerza Aérea saliera del Ejército. Pero Trump ha estado avanzando con el Pentágono y el Consejo Nacional del Espacio, presidido por el vicepresidente Mike Pence, para desarrollar y hablar sobre un plan que incluya acciones ejecutivas y una propuesta legislativa.

Esta semana, El Consejo del Espacio aprobó seis recomendaciones para enviar al presidente. Se convertirán en parte de la cuarta directiva de política espacial de Trump, según un reporte de SpaceNews. Las recomendaciones sientan las bases para la Fuerza Espacial al establecer un nuevo comando espacial unificado, así como a una nueva agencia de adquisición de tecnología espacial, y al iniciar una revisión interinstitucional de las capacidades espaciales.

Además, Pence dijo que el Consejo del Espacio trabajará con el Consejo de Seguridad Nacional para "eliminar la burocracia" en torno a las reglas de participación en el espacio, lo que podría interpretarse como una forma de evitar la insistencia del Tratado Internacional sobre el Espacio Exterior que Todas las actividades en el espacio sean pacíficas.

Las recomendaciones también cubren una propuesta legislativa y de financiamiento para la creación real de una nueva rama militar. Esa propuesta sería enviada al Congreso. Pence dijo que la esperanza es incluir la creación de un Departamento Federal de la Fuerza Espacial en la próxima Ley de Reautorización de Defensa y solicitar fondos para la sucursal en el presupuesto de 2020. 

¿Qué es exactamente una Fuerza Espacial? 

Esta es una de las partes más nebulosas de la propuesta. Si bien se concibió como una rama de servicio como la Fuerza Aérea, el Ejército, la Guardia Costera, la Infantería de Marina y la Armada que la gente podría reclutar y servir, no está del todo claro qué harían esos reclutas. Parece poco probable que la Fuerza Espacial enviará tropas al espacio de forma regular, si es que lo hace.

En cambio, parece que una Fuerza Espacial estaría mucho más enfocada en imponer una influencia militar en el tráfico espacial actual, que es en su mayoría naves espaciales no tripuladas (satélites, en general), y también consolidar la forma en que se usan los elementos en el espacio para guiar y ayudar a las operaciones militares en la superficie del planeta.

¿No hace ya el ejército algo similar?

Sí. El ejército de Estados Unidos ha participado activamente en actividades espaciales durante décadas. En la década de 1960, al mismo tiempo que la NASA estaba trabajando en un aterrizaje en la luna, la Fuerza Aérea incluso tenía un programa espacial tripulado paralelo con sus propios astronautas, aunque ninguno de ellos se lanzó, por lo que sabemos. 

Hoy en día, una parte importante de las actividades militares de EE.UU. vinculadas al espacio reside en el Comando Espacial de la Fuerza Aérea, con sede en Colorado, con más de 30,000 personas en todo el mundo e instalaciones de lanzamiento en Florida y California. El comando maneja misiones que incluyen comunicaciones satelitales, sistemas de alerta de misiles, sistemas de posicionamiento global, vigilancia del espacio y otros proyectos como el avión espacial secreto X-37B. 

Un memo del Pentágono obtenido por Defense One indica que la propuesta de la administración de Trump hace que la Fuerza Espacial absorba el Centro de Operaciones de Satélites Navales, el Comando de Sistemas de Guerra Naval y Espacial de la Armada, partes del Comando Espacial de la Fuerza Aérea y la 1ª Brigada Espacial del Ejército, que fue creada específicamente para "habilitar la entrega de poder de combate decisivo" e incluye a dos astronautas que están básicamente en préstamo a la NASA.

¿Para qué necesitamos una Fuerza Espacial? 

Pence ha argumentado que el espacio es un "dominio de combate de guerra" y que otras potencias globales como Rusia y China ya lo están tratando como tal. Esa frase hace eco de lo que algunos en la Fuerza Aérea han estado diciendo por meses.

Hay mucho en juego. Gran parte de nuestra economía y estilo de vida del siglo XXI, desde las transacciones bancarias hasta el pronóstico del clima, el servicio de televisión y las direcciones de GPS que te guían en tu viaje de vacaciones, depende de los satélites que funcionan las 24 horas del día y sin interrupción. Los militares también dependen de ellos.

Pero el espacio en este momento es un poco como el salvaje Viejo Oeste, con una amplia variedad de satélites gubernamentales y comerciales.

¿Todos apoyan esta idea?

Definitivamente no. Desde que Trump habló de esto en marzo, la noción de una Fuerza Espacial ha sido un objetivo constante de ridiculización en las redes sociales, programas de entrevistas y, a veces, incluso en CNET.

Más seriamente, algunos analistas dicen que la creación de una nueva rama militar debilitaría algunas de las otras ramas y llevaría a discusiones internas dentro del ejército.

"Cuando creas una nueva burocracia, esa burocracia tiende a centrarse en sus propios fines. Ahí es donde ocurren los problemas", dijo Dan Grazier, miembro militar del Centro de Información de Defensa en el Proyecto sobre Supervisión del Gobierno, a la publicación especializada SpaceNews.

La propia secretaria de la Fuerza Aérea de Trump, Heather Wilson, ha sido menos entusiasta al respecto. Wilson firmó un memo que estimaba que el inicio de una Fuerza Espacial costaría US$13,000 millones en cinco años, una cifra descartada por Pence y otros impulsores de la Fuerza Espacial. Grazier argumenta que el costo podría ser significativamente mayor.

Pero lo que una vez fue una idea "no muy seria" ha cobrado un gran impulso en los últimos meses, e incluso Wilson ha dicho públicamente que está en "alineación completa" con el plan.

Aún así, la última palabra sobre si la Fuerza Espacial alguna vez despega y entra en órbita pertenece al Congreso.