CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Fotografía

La leyenda de los mares: un vistazo al enorme RMS Queen Mary

Más grande que el Titanic, y el barco de crucero más lujoso de su era, el RMS Queen Mary es ahora un museo y hotel. Aquí les presentamos un recorrido completo.

Geoffrey Morrison/CNET

Era la forma más elegante para viajar. Con más de 300 metros (1,000 pies) de eslora, 12 puentes y un espléndido interior estilo Art Deco, la realiza, jefes de Estado y cientos de miles de soldados disfrutaron del Queen Mary mientras recorrió el Atlántico durante 31 años.

Construido en Escocia a principios de los años 1930, ahora está anclado en Long Beach, al sur de Los Ángeles. Pero no es solamente un museo o un barco antiguo, sino un hotel funcional en un entorno único, excepto la posibilidad de marearse.

El barco de los ricos y famosos

Botado en 1934, el RMS Queen Mary fue el buque insignia de la Cunard-White Star Line durante los 10 años siguientes. Veloz y moderno, era capaz de alcanzar una velocidad superior a los 50 kilómetros por hora (30 mph), mientras acomodaba a sus miles de pasajeros en el mayor lujo de esa era. Bueno, en su mayoría pasajeros de mucho dinero.

Los ricos y famosos recorrieron sus puentes, entre ellos Audrey Hepburn, Bob Hope, Fred Astaire y Elizabeth Taylor. Otra Elizabeth, la Reina Madre, cruzó el Atlántico en el barco que llevaba el nombre de su suegra. Winston Churchill adoraba el barco y viajó en él varias veces. Eisenhower, Jackie Kennedy y Robert Kennedy también pasaron tiempo a bordo.

Aunque veloz, la tecnología ya avanzaba a pasos agigantados cuando lo botaron al agua. Los viajes en avión estaban en su infancia, pero los vuelos en dirigibles estaban a su auge. Puede compararse, por el mismo dinero, lo que uno recibía en el Queen Mary y el dirigible Hindenburg, entonces algo avanzadísimo, en el que se podía cruzar el Atlántico en menos de la mitad del tiempo.

Quizás su misión más importante fue durante la Segunda Guerra Mundial. Fue convertido en un transporte de soldados: inicialmente se usó para transportar militares de Australia y Nueva Zelanda al Reino Unido, y después soldados estadounidenses al otro lado del Atlántico. Podía transportar 15,000 soldados por viaje, y en total transportó 765,429 durante la guerra.  

Durante uno de esos viajes una ola enorme casi hizo zozobrar el barco, lo que inspiró a Paul Gallico a escribir The Poseidon Adventure. Tres años después, la adaptación cinematográfica se filmó en el Queen Mary. En los puentes también se han filmado docenas de otros programas de televisión y películas, en parte por su hermoso diseño, pero también por su disponibilidad única en la zona.  

La vida del Queen Mary desde que dejó de navegar ha sido variada. Considerada un "edificio" por el Servicio Guardacostas, buena parte de sus componentes se vendieron como chatarra: calderas, generadores, una de las salas de máquinas, una de las dos piscinas y todos los camarotes, excepto los de primera clase. Los camarotes del capitán, una de las salas de máquinas y muchas otras áreas siguen ahí, además de que tienen buen mantenimiento. En este momento lo están restaurando, lo que no sorprende dada la edad del barco, el salitre y el agua.

Si te quedas a bordo, tienes prácticamente el mismo acceso que en los recorridos. Las habitaciones de hotel, son los antiguos camarotes de primera clase, y hay varios restaurantes, así como un bar espléndido.

Como visitante, puedes recorrer el barco tu solo o tomar uno de varios recorridos guiados. Les recomiendo ir con un guía porque te ofrecen mucha información y, en mi experiencia, después de haber visitado el Queen Mary varias veces desde que me mudé a Los Ángeles, los guías son muy amables y conocedores. En esta visita nuestro guía fue el comodoro Everette Hoard.

rms-queen-mary-54-of-54

El Queen Mary, con el Grand Princes.

Geoffrey Morrison/CNET

El submarino B-427 Scorpion

Atracado junto al Queen Mary está el submarino ruso B-427, apodado "Scorpion", que fue parte de la flota de la Unión Soviética y Rusia entre 1971 y 1994. Durante la mayor parte de la década de los años 2000, fue un museo flotante, pero en el 2012 empezó a hacer agua y ha estado cerrado al público desde entonces. He incluido un par de fotos que tomé del B-427 cuando lo visité hace muchos años.

Si quieres ven mejores imágenes del interior de un submarino clase Foxtrot, recorrí el B-39 en el Museo Marítimo de San Diego.

Todos a bordo

El Queen Mary está abierto todos los días, con diferentes tipos de recorridos y eventos disponibles en dependencia de la fecha. Puedes comprar un boleto para recorrer el Queen Mary y el cercano USS Iowa. Puedes reservar una de las habitaciones del Queen Mary en cualquier página digital de reservaciones, o en la página del barco. Según el comodoro, es mejor reservar con tiempo suficiente de antelación. De otra manera, no te pierdas la galería de fotos más arriba.