Cientos de robots flotantes podrían vigilar los océanos

Un acuerdo entre Boeing y Liquid Robotics puede resultar en una flotilla de robots marítimos que patrullan y vigilan los mares.

screen-shot-2014-09-23-at-11-51-31-am.png
Liquid Robotics

Boeing y Liquid Robotics anunciaron una asociación para hacer robots acuáticos que pueden realizar labores de vigilancia, desde perseguir submarinos hasta detectar traficantes de drogas.

Liquid Robotics, de Silicon Valley, fabrica el Wave Glider SV3, un centro de datos marítimo que produce su propia energía y que tiene un valor de US$300,000. Este centro de datos le ofrece a los clientes -- quienes hasta ahora eran científicos y compañías de la industria marítima -- las herramientas necesarias para explorar el mar abierto durante meses. El SV3 tiene un sistema de propulsión híbrido que puede conducir el robot a través de energía solar y energía de las olas. Boeing es el segundo contratista de defensa más grande del mundo.

El nuevo acuerdo está dirigido a aumentar el sistema de vigilancia marítima de Boeing -- con aviones como el cazador de submarinos P-8 y la aeronave de vigilancia marítima -- con dispositivos autónomos que pueden monitorizar las aguas a todas horas.

El objetivo de esta alianza es proveerle a los clientes de Boeing el "eslabón perdido" de la serie de herramientas que pueden monitorizar la actividad bajo el mar y en el espacio, dijo Gary Gysin, el president ejecutivo de Liquid Robotics. El trato está valorado en cientos de millones de dólares, según Gysin. Una de las muchas opciones que esta inyección de ingresos le traerá a Liquid Robotis es una salida inicial al mercado de valores, dijo Gysin.


Liquid Robotics presentó primero el Wave Glider en 2011. Dependiendo de los sensores que se envían con los robots marítimos, estos pueden monitorizar grandes áreas de la superficie del océano y pueden hacer detecciones acústicas a una profundidad de 8,000 metros.

La asociación con Boeing es el segundo gran acuerdo de la compañía. En 2012, Liquid Robotics se asoció con Schlumberger Oil and Gas, la compañía de servicio de petróleo más grande del mundo, para formar Liquid Robotics Oil and Gas. Sus clientes incluyen Conoco Phillips, Chevron y BP, entre otros.

lri-img-sv3-subsea4.jpg
Un Wave Glider en acción. Liquid Robotics

Gysin explicó que Wave Glider se desplegaría en el mar en una flotilla de cientos de miles de robots que realizan detección de sonido tanto sobre como debajo de la superficie del mar. Los robots transmitirán lo que detectan a los aviones y otros vehículos de Boeing. Aeronaves y buques de vigilancia "son caros, y el patrullaje es una acción que se parece a buscar una aguja en un pajar", dijo Gysin.

Por su parte, Egan Greenstein, el director de la nueva división de sistemas marítimos autónomos de Boeing, agregó: "lo que vemos con el acuerdo con Liquid Robotics es nuestro esfuerzo por unir lo que eran capacidades independientes, que de por sí eran exitosas, en una red de soluciones para la seguridad marítima".

Greenstein dijo que Boeing probablemente venderá la tecnología Wave Glider y sus servicios tanto a "agencias de defensa como civiles", como organizaciones como la Marina de EE.UU. y la Guardia Costera y gobiernos extranjeros.

Mientras que las flotillas de los Wave Gliders servirán para detectar amenazas, tanto Boeing como Liquid Robotics esperan que los robots ayuden a los gobiernos a detectar el tráfico de personas y de drogas, monitorizar conflictos en las islas y las fronteras, pescadores ilegales y amenazas económicas. "Toda nación con una línea costera quiere ver un poquito más allá para saber lo que está pasando", dijo Greenstein. "Y esa es una empresa muy costosa para llevar a cabo de forma persistente".

Greenstein dijo que aunque la tecnología de Liquid Robotics no es barata, añade un método rentable para monitorizar el mar.

Y esa es la principal promesa de la tecnología Wave Glider: darle a los usuarios la capacidad de monitorizar los mares a todas horas. Con los actuales sistemas de vigilancia, dijo Greenstein, es demasiado costoso realizar esto, lo que se traduce en largos períodos de tiempo en que nadie está vigilando los océanos.

"Lo que estamos construyendo con el producto y tecnología Liquid Robotics", dijo Greenstein, "es la agilidad de colocar una red de sensores en las aguas ... para que actúen como la extensión de los ojos y los oídos de nuestros comandantes militares".

Close
Drag