Los fideos son más populares que los cigarros en las prisiones de EE.UU.

Un nuevo estudio revela que la comida con alto valor energético gana popularidad a medida que la comida en las cárceles empeora.

Piper Chapman (Taylor Schilling) intentó sobornar a unas reclusas con chocolate en polvo. Debió haber intentado usar ramen.

Netflix

En un episodio reciente de Orange Is the New Black, la protagonista, Piper, ofrece Ovaltine, chocolate en polvo, a dos de sus compañeras de celda como una especie de soborno. Pero ellas no están impresionadas. Tal vez debería haber intentado sobornarlas con ramen.

Michael Gibson-Light entrevistó a cerca de 60 reclusos en una prisión estatal no identificada en EE.UU. para un estudio sobre el trabajo penitenciario, y descubrió que el ramen es ahora una moneda de prisión más codiciada incluso que los cigarrillos, según un reporte de The Guardian.

"[El ramen] es fácil de conseguir y es alto en calorías", dijo Gibson-Light, un estudiante de doctorado en la facultad de sociología de la Universidad de Arizona. "Una gran cantidad de reclusos pasan sus días trabajando y haciendo ejercicio y no tienen suficiente energía para hacer estas cosas".

No es exactamente nuevo que el ramen es popular entre los presos. Incluso hay un libro de cocina: Prison Ramen: Recetas e historias tras las rejas, y algunas de sus recetas son de celebridades que han pasado tiempo en prisión. (Shia LaBeouf comparte su sándwich de ramen de huevo, inventado después de su breve paso por la cárcel tras un arrebato en 2014 durante su espectáculo en Broadway Cabaret).

Pero el estudio de Gibson-Light informa que la disminución en categoría una empresa de preparación de alimentos a otra en la prisión que estaba estudiando dio lugar a una reducción de la calidad en la comida. Esto hizo que los fideos instantáneos se hicieran más valiosos. También se redujo el número de comidas calientes, de tres por día a dos comidas calientes y un almuerzo frío, con dos alimentos los fines de semana en lugar de tres.

"Ese cambio fue parte de una medida de reducción de costos", dijo Gibson-Light, según The Guardian. "Eso dio lugar a una reducción en la cantidad de los alimentos que recibían los presos".

En la prisión, estudió que el ramen se podía comprar por 59 centavos de dólar en la comisaría, pero valía mucho más en el comercio informal. Un paquete de ramen podría ser canjeado por cinco cigarrillos con valor de US$2; dos paquetes se cambiaban por una sudadera con un valor de US$10.81.

Close
Drag