CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Televisión y cine

Las comparaciones con Narcos son inevitables: director de Loving Pablo

Con 'Loving Pablo', el director español Fernando León de Aranoa acuña una nueva versión de la vida del narcotraficante Pablo Escobar, protagonizada por Javier Bardem y Penélope Cruz.

Fernando León de Aranoa

El director Fernando León de Aranoa en un acto de presentación de su película Loving Pablo en West Hollywood el 16 de septiembre de 2018.

Steve Cohn/Universal Pictures

La primera vez que Javier Bardem y Penélope Cruz trabajaron juntos fue en el Jamón, jamón de Bigas Luna. Era 1992 y ella apenas tenía 18 años. Se reencontraron en la gran pantalla 16 años después con el Vicky Cristina Barcelona de Woody Allen. En 2013 y ya casados compartieron nuevamente título con el The Counselor, de Ridley Scott. Su penúltima colaboración juntos, al menos hasta el momento, es este Loving Pablo de Fernando León de Aranoa. Y es que el matrimonio de intérpretes españoles comparte la pantalla de nuevo con el Todos lo saben (Everybody Knows) del iraní y ganador de dos premios Oscar Asghar Farhadi. Debe ser que les gusta trabajar juntos.

Loving Pablo está dirigida por el cineasta español Fernando León de Aranoa (Barrio) y nos ofrece una mirada a la relación sentimental que el famoso narcotraficante Pablo Escobar (Bardem) tuvo con la periodista Virginia Vallejo (Cruz). El guión de la película se basa en la autobiografía de ella, Amando a Pablo, odiando a Escobar, que León de Aranoa adaptó. Conversamos telefónicamente con el cineasta para preguntarle por su trabajo con la célebre pareja de intérpretes y, claro, las inevitables comparaciones que se acaban haciendo entre ésta y otra de las historias recientes sobre Escobar: Narcos.

¿Qué te llevó a escoger esta historia? Está vista a través de los ojos de Virginia Vallejo en realidad...

La historia de Pablo Escobar en los ochenta en Colombia hace muchos años que me resultaba atractiva. Había leído sobre ella hacía como 13, 14 años y siempre me pareció como casi increíble que algo así sucediera hace tan poco tiempo. No sólo es una historia de crimen, sino una historia que afectó también a la vida política del país, a la política exterior de muchos países como Estados Unidos y otros estados latinoamericanos. Pero fue encontrar el punto de vista de Virginia Vallejo lo que nos decidió a hacerla. Me parecía muy interesante que esta historia se contara desde los ojos de una mujer tan fuerte como ella. Normalmente este mundo del narcotráfico es muy masculino, violento. También el hecho de que ella fuera periodista y pudiera durante la película darnos como esta especie de plano general de lo que pasaba en Colombia, una especie de big shot. Pero también a través de ella (tenemos) casi el extremo contrario, como el close-up de Pablo y cómo era en la distancia corta.

¿Fue difícil convencer a Penélope Cruz para interpretar este papel?

No, no, ella estaba encantada. Y qué bien porque para mí era ella. Es un personaje muy intenso, muy extremo y hacía falta una gran actriz, que tuviera esa capacidad de alcanzar los registros a los que llega el personaje en la película. Porque pasa de un primer momento donde es una mujer absolutamente social que sabe desenvolverse en cualquier situación, casi con frivolidad por momentos, al extremo casi opuesto, a situaciones muy dramáticas. Hacía falta que alguien se atreviera. No sólo que tuviera el talento y la capacidad como Penélope, sino que además se atreviera a hacer un personaje así.

Loving Pablo

Penélope Cruz en Loving Pablo.

Raúl Soto/Universal

No sé si a estas alturas de la promoción en la prensa hemos sido muy pesados haciéndote comparaciones entre Loving Pablo y Narcos...

Supongo que era inevitable ya no la comparación, porque tampoco es que haya escuchado comparaciones directas. Pero precisamente desde que empecé a leer sobre esta historia, por la enormidad de los eventos, siempre sentí que necesitaba la gran pantalla para ser contada. Porque no narras igual, necesitaba la enormidad del scope para contener una historia tan grande y tan bestia como esta. Y por eso nunca hemos tenido dudas. Nos parecía que nunca se había hecho. Teníamos la ambición de contar su historia a lo grande. Y al final son dos medios diferentes. Uno de ellos te lleva a la pequeña pantalla y también a la gente que disfruta de esas plataformas. Y quizás porque yo no la tengo (la plataforma de Netflix) me parecía que también hay mucha gente que es independiente para verla en un cine.

Una de las cosa que me apetecía hacer con Loving Pablo era comparar el acento paisa de Javier Bardem con el de Wagner Moura de Narcos. Pero en realidad en la película tampoco se habla tanto en español. ¿Por qué se optó por el inglés?

Ahí tuvimos que encontrar un compromiso. Había dos cosas que nos parecían muy importantes. Una es la lengua, sin duda. Y la otra la enormidad, lo grande de lo que pasó en Colombia. Era casi contradictorio. Parecía que había que renunciar a una de las dos cosas porque a partir de un determinado presupuesto es muy difícil producir en español, es como un techo de cristal que es muy difícil romper. Es una cuestión del mercado. Tampoco queríamos hacer una película intimista sobre Pablo Escobar porque nos parecía que lo más chocante, lo más impresionante, era justo la enormidad. Así que decidimos quedarnos con una película con un presupuesto más alto, que nos permitiera contar esa historia en todo su esplendor. Y el idioma desde luego es importante. Yo recordaba películas como un trabajo precisamente de Javier. No sé si recuerdas la película que hizo, Before Night Falls, en la que interpretaba a un poeta cubano. Para mí sigue siendo uno de sus mejores trabajos. Es una película rodada en inglés pero también recuerdo que en el minuto dos de la película ya me había olvidado.

e-19018

Javier Bardem caracterizado como Pablo Escobar en Loving Pablo.

Raúl Soto/Universal Pictures

Háblanos de la transformación de Javier Bardem para Loving Pablo. En algunas secuencias dudé de si se había engordado tanto o era maquillaje protésico...

Al final hay una mezcla de todo. Una sola cosa no es posible. Teníamos un problema que en esas dos horas largas de película transcurren 10, 12 años de historia. No es el mismo Pablo Escobar del comienzo, que es un tipo encantador que se quiere presentar a político. El del final ya no es que engorde, que engordó, sino que de alguna forma se va como animalizando. Hay una deriva del personaje que a mí me parece lo más interesante del trabajo de Javier. Va como asomándose cada vez más a su abismo. El Pablo Escobar de los últimos minutos de metraje parece un animal atrapado muy peligroso. Sí que hubo momentos en aquella transformación física en los que ayudó el maquillaje, pero son las dos cosas. 

¿Es ésta una película de reencuentros? Tú vuelves a trabajar con Bardem. Y él y Cruz se reencuentran de nuevo en la gran pantalla.

Es verdad que después de Los lunes al sol con Javier nos hemos visto mucho y nos hemos hecho muy amigos. Y casi antes de rodar (Loving Pablo) nos preocupó, a mí por lo menos. A ver si después de habernos hechos muy amigos en una película, si después de hacer esta seguimos siendo muy amigos. Recuerdo haberle verbalizado eso. En una película se toman muchas decisiones, bajo mucha presión. Son esas situaciones donde uno puede perder una amistad, supongo. Y no fue así. Al revés. Nos sentimos muy cómodos. Hay escenas de mucha intensidad emocional y donde hay que abrirse mucho y entregar mucho, por parte de mis actores y yo creo que el hecho de que tengamos confianza entre nosotros hacía como que sintiéramos que trabajábamos con red. Y la red éramos nosotros mismos. Como que no te importa exponerte tanto si sabes que quien está ahí contigo es alguien con quien tienes confianza y te va a ayudar en tu trabajo.

Reproduciendo: Mira esto: Las series en español en Netflix que más han dado de...
2:50

¿Qué tipo de espectador eres?

No soy un gran espectador en casa. Prefiero ver películas en el cine sobre todo porque creo que la concentración es mayor. Es un mano a mano con la película. Mientras que en casa uno es susceptible de coger el teléfono, de que te llamen, de levantarte. Disfruto las películas yendo a verlas a una sala de cine, donde me enfoco más. Y soy más espectador de cine que de series. Me sigue atrapando mucho ese formato de la hora y media, dos horas, dos horas y media. Es perfecto para recibir una historia.

Loving Pablo se estrena en Estados Unidos este 5 de octubre en cines y plataformas digitales bajo demanda. La película se estrenó el 9 de marzo en España. Con el título de Escobar: La traición la película se estrenó en México el 10 de agosto.


No te pierdas toda nuestra cobertura sobre cine y series en la sección de cultura popular de CNET en Español.