¡Feliz cumpleaños! Una carta abierta a Facebook

Facebook cumple 10 años y la conocida activista web colombiana Ophelia Pastrana le escribe una carta personal.

mark-zuckerberg-instagram-6782.jpg
El bebé de Mark Zuckerberg cumple hoy diez años.Foto de Crédito: CNET
¡Hola Facebook! ¿Me recuerdas?

Te conocí en mi cumpleaños en 2006. Fuiste imposible ya que tu padre no me quería dejarte ver a menos que fuera parte de algún circulo universitario de los que ellos ya conocieran. No los culpo, haría lo mismo si mi bebé fuera tan atractivo como tú.

Hoy cumples 10 y ¡por dios! que te he visto hacer cosas. Gracias a tu proyecto Beacon aprendí que no hay cosa que asuste más a un usuario web que la invasión de su privacidad. O que si voy a hacer un servicio digital, eventualmente tendré que considerar la implementación de mi propio lenguaje sintáctico único como FBML para retener a mi ecosistema como solamente mío.


Fuiste estricto a la hora de rediseñar tus estándares de imagen y presentación, a diferencia de los chicos de MySpace de la casa de enfrente. De hecho, me atraes porque sigues siendo estricto con lo que se puede hacer y lo que no en mi perfil personal. Te lo agradezco, porque en una época consideré poner música para los amigos que me visitan.

Gracias a ti, la web aprendió a decir “Esto me gusta”, aunque por algún motivo curioso no quisiste enseñarnos que también hay cosas que disgustan. Te lo juro: deberías de considerarlo para filtrar tus contenidos. Búscalos uno de estos días en la escuela y saluda a los chicos de la familia Reddit. Mira como su página principal es de altísima calidad en contenidos gracias a la capacidad de dar votos negativos.


Pero Facebook, llevamos ocho años juntos y te escribo porque siento que todavía no sabes quién soy. A veces creo que todo lo que te preocupa es que tenga muchos amigos, pero no te importa si hablo con ellos o no. Te agradezco a miles que me des un espacio profesional para mi negocio, pero se nota a leguas que te interesa mucho que yo presuma cuantos Likes tengo en mi fan page. ¿No crees eso debería de ser información privada?

Me hace falta ese Facebook que tanto le importaba que los círculos sociales fueran cerrados y que se regocijaba de que la gente se conociera en línea entre ellos. El otro día me percaté que a solo un clic me puedo suscribir a una página corporativa, pero si me suscribo a tres anulo esa subscripción. Es tramposo, Facebook. Eso me hace sentir que el que más números tiene… gana.

Y a veces me asustas. Guardas todas mis fotos (más me pides permiso para usarlas comercialmente), pero nunca me invitas a revisarlas. El otro día fui a mi álbum y le di “Volver” (un botón pequeñísimo) para ver nuestra primera foto juntos. No sé, me dio nostalgia que en ese entonces me celebraste con bombo y platillo al subirla y hoy como que te da lo mismo si está ahí o no.


Por eso te escribo. No se cuándo sucedió, pero parece que hoy casi todos los websites me dejan seguir a su casa con tan solo decirles que te conozco. ¡Eres famoso! Aunque te confieso que me hace sentir que lo haces por que anduviste de bully y te posicionaste como el estándar, más no por que haya aprecio por el servicio que das. Adicionalmente, parece que por algún motivo todas las marcas ahora están dedicadas a querer construir pequeños parques de diversiones en tu sala, le sirvan o no a la gente que los consume.

Quiero Facebook que así como me acompañaste durante mis veintes, ahora estés conmigo en mis treintas y cuarentas. Pero quiero que tú también te intereses por estar conmigo como más que una estadística en tu base de datos. Quiero que nos apoyemos mutuamente, no sólo tenerme acá para que tú me muestres contenido. Mis hijos te van a usar; quiero que me des confianza.

Y te felicito. Gracias a ti, sé lo que nunca sabría de mis conocidos. Sólo te pido que los dejes de llamar amigos. No todos lo son y los más lejanos a veces se confunden cuando no los dejo leer mi perfil. Pero tú, tu sí eres mi amigo. Y hoy es tu día especial. ¡Feliz cumpleaños! Te quiero, Facebook.