El FBI comparte con senadores los secretos del iPhone 'hackeado'

El FBI contó a la senadora de California Dianne Feinstein cómo logró tener acceso al iPhone involucrado en su disputa con Apple, pero no es la única con quien está compartiendo la información.

Nate Ralph/CNET

El FBI tal vez se esté negando a contarle a Apple cómo logró acceder a la información contenida en el iPhone de un terrorista, pero ahora está compartiendo ese secreto con miembros del Congreso de EE.UU.

La agencia federal ha comenzado a informar a algunos senadores cómo logró tener acceso a los datos almacenados en el iPhone 5C propiedad de Syed Farook, una de las personas involucradas en el ataque terrorista ocurrido en San Bernardino, California, que mató a 14 personas. Ese teléfono ha estado en el centro de una pública y muy contenciosa batalla legal entre Apple y el FBI, que se ha convertido en un debate más amplio sobre privacidad y seguridad.

Durante una reunión, el FBI informó a la senadora demócrata por California, Dianne Feinstein, cómo logró acceder al iPhone 5C, dijo a CNET un representante de su oficina, si bien declinó dar más detalles sobre la reunión. Feinstein es la vicepresidenta del Comité Selecto del Senado en Inteligencia y una de las legisladoras que apoya una iniciativa de ley que aseguraría el acceso del gobierno a datos cifrados. Feinstein ha llamado a la encriptación el "tendón de Aquiles de internet".

El National Journal, que fue el primero en reportar la noticia de las reuniones del FBI, también dijo que al senador republicano por Carolina del Norte, Richard Burr, quien es presidente del Comité del Senado en Inteligencia y copatrocinador junto a Feinstein de una iniciativa de ley sobre encriptación, también le ofrecieron reunirse con el FBI, pero no ha aceptado todavía. Su oficina no respondió de inmediato a una petición comentario.

El National Journal dijo que tanto Feinstein como Burr creen que Apple no debería recibir información sobre cómo logró el FBI allanar el teléfono, lo cual es una postura obvia dada la iniciativa de ley que esperan presentar tan pronto como esta misma semana.

"No creo que el gobierno tenga ninguna obligación con Apple", dijo Fein­stein en un comunicado enviado vía correo electrónico al National Journal. "Ninguna compañía o individuo está por encima de la ley, y me consterna que alguien pueda rehusarse a ayudar al gobierno en una importante investigación sobre terrorismo".

Agencias del orden como el FBI suelen ofrecer reuniones clasificadas a comités federales de inteligencia, pero no tienen la misma obligación de contar a empresas cómo lograron sacarle la vuelta a sus controles de seguridad si compartir esa información pudiera afectar las investigaciones. Eso ha sido particularmente irritante en el reciente caso de Apple.

Un día antes de que se realizara una audiencia pautada en Riverside, California, sobre si Apple debería ayudar al FBI a desbloquear el iPhone, el FBI dijo que había encontrado una manera alternativa de acceder al teléfono. Una semana después, dijo que había logrado tener acceso a los datos en el iPhone exitosamente, pero que no diría si compartiría con Apple el método que usó. Apple, que había estado disputando una orden de búsqueda para ayudar al FNI a desbloquear el iPhone de Farook, ha dicho que quiere la información para que pueda asegurarse de que sus dispositivos sean seguros.

Apple no ofreció comentarios el miércoles, más allá de sus declaraciones de la semana pasada luego de que el Departamento de Justicia cancelara su orden de búsqueda. El FBI no respondió de inmediato a una solicitud de comentario.

Close
Drag