CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Industria de la tecnología

​FBI se enfrentaría otra vez con Apple por un iPhone usado en ataque terrorista

El caso del sospechoso que apuñaló a 10 personas en un centro comercial de Minnesota vuelve las miradas a Apple porque, como en San Bernardino, éste era dueño de un iPhone.

El FBI de nuevo tiene problemas con el iPhone utilizado por un presunto terrorista.

James Martin/CNET

Apple podría verse de nuevo asediada por el FBI.

El hombre de Minnesota sospechoso de apuñalar a 10 personas en un centro comercial y al que la policía le disparó con un resultado mortal ahora ha dejado una evidencia que podría traer muchos dolores de cabeza: un iPhone.

Según varios repores, el FBI se encuentra investigando el dispositivo bloqueado como parte de la investigación. Según la agencia de investigaciones, Dahir Adan, de 20 años, atacó a varias personas el 17 de septiembre. Durante el hecho, según reportes, el atacante preguntaba a sus víctimas si eran musulmanes antes de apuñalarles. ISIS se atribuyó la responsabilidad del ataque poco después. El director del FBI, James Comey, dijo al Comité Judicial de la Cámara, que tenía problemas para entrar en el iPhone del agresor.

El dispositivo permanece bloqueado, por lo que los agentes están "explorando opciones técnicas y legales", dijo el portavoz del FBI en Minneapolis, Jeff Van Nest. Las autoridades se negaron a especificar qué modelo de iPhone tenía el sospechoso.

Apple no respondió a una solicitud de comentarios.

Los padres del supuesto terrorista pensaron que Adan había ido al centro comercial a recoger un iPhone 7 que había reservado. Este caso se hace eco nuevamente de la batalla del FBI con Apple para desbloquear el teléfono de Syed Farook, el tirador de los sucesos de San Bernardino, y que tenía un iPhone 5C.

Después de llevar entonces a Apple a los tribunales el FBI anunció que había logrado acceder al iPhone del terrorista. Se estima que la agencia pagó a expertos para entrar en el dispositivo US$1.3 millones y finalmente no encontró nada relevante para la investigación.