CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Seguridad

La FBI no tiene acceso al celular del asesino de Texas

La situación nos recuerda lo que enfrentó la agencia cuando Apple se negó a desbloquear el iPhone del terrorista de San Bernardino.

security-privacy-hackers-locks-key-6778

Las agencias del orden y las tecnológicas se han enfrentado muchas veces por el tema de la información cifrada.

James Martin/CNET

La FBI una vez más está teniendo problemas para tener acceso al teléfono inteligente de un asesino.

Un funcionario de la agencia dijo en una conferencia de prensa esta semana que el FBI no puede tener acceso al teléfono de Devin Patrick Kelley, quien mató a 26 personas e hirió a otras 20 en una iglesia de Texas el domingo.

El teléfono está encriptado, lo que significa que la información interna no se puede leer sin un código de acceso. La FBI no dijo qué tipo de teléfono usó el tirador.

"Con el avance de la tecnología, los teléfonos y las encriptaciones, las fuerzas del orden público, ya sea a nivel estatal, local o federal, no pueden acceder a estos teléfonos", dijo Christopher Combs, agente especial de la FBI a cargo de la investigación.

La situación se hace eco de la investigación sobre un asesino que atacó una oficina en San Bernardino, California, en diciembre de 2015. En ese caso, el Departamento de Justicia de EE.UU. solicitó una orden judicial para obligar a Apple a escribir software que desbloquearía el iPhone C del tirador sin requerir un código de acceso. El Departamento de Justicia abandonó el caso después de que un contratista encontró una forma de desbloquear el teléfono sin la ayuda de Apple.

Combs dijo que no les diría a los periodistas qué tipo de teléfono inteligente tenía el asesino de Texas. "No quiero decirle a todos los tipos malos qué tipo de teléfono comprar para hostigar nuestros esfuerzos en tratar de encontrar justicia aquí", dijo.

La FBI se negó a comentar más.