​Facebook y Twitter deberán actuar más rápido ante racismo en Europa

La Comisión Europea advierte que es necesario que las grandes empresas de tecnología actúen rápido en cuanto al discurso de odio en Internet se refiere.

Facebook, Twitter y otros sitios Web deberán trabajar más en 2017 para evitar problemas de racismo en Europa.

Foto de CNET

Facebook, Twitter, YouTube, Microsoft y Google tienen que actuar más rápido ante los discursos racistas o que promuevan el odio, si no quieren que la Unión Europea les obligue mediante una nueva ley a hacerlo.

Un reporte de Reuters citando a fuentes del Financial Times asegura que la comisaria de justicia europea, Vera Jourova, dijo que el pacto que hicieron algunas empresas a principios de año para trabajar en la revisión de posibles mensajes que incitasen al odio o la violencia en menos de 24 horas en sus plataformas no se estaría cumpliendo.

"En la práctica, las compañías tardan más y aún no alcanzan este objetivo, y sólo revisaron el 40 por ciento de los casos registrados en menos de 24 horas", dijo un funcionario de la comisión.

Un portavoz de la comisión dijo a Reuters que el 80 por ciento de los mensajes eran revisados a las 48 horas, por lo cual sí se puede alcanzar la meta de hacerlo en 24 horas, aunque se requiere un mayor esfuerzo de las empresas.

"Si Facebook, YouTube, Twitter y Microsoft quieren convencerme a mí y a los ministros de que el enfoque no legislativo puede funcionar, tendrán que actuar rápidamente y hacer un gran esfuerzo en los próximos meses", dijo Jourova.

Un informe de Jourova asegura que mientras que en Alemania y Francia la eliminación de publicaciones racistas está por encima del 50 por ciento, en países como Austria está en el 11 por ciento y en Italia en 4 por ciento, lo que hace que el trabajo esté siendo desigual en toda Europa.

El jueves los ministros de justicia de la Unión Europea se reunirán y previsiblemente solicitarán a las compañías que aclaren los problemas que pudieran tener con la eliminación de los mensajes racistas. Además es probable que soliciten ayuda para proporcionar pruebas que condenen a combatientes terroristas.

Este año Airbnb implementó reglas para evitar el racismo en el alquiler de habitaciones de su plataforma y un estudio aseguró que chóferes de Uber y Lyft aplicaban discriminación.