Facebook, Twitter y Google demandadas por ataques terroristas en París

El padre de la estudiante mexicoamericana Nohemí González ha interpuesto una demanda en contra de las gigantes de tecnología alegando que las empresas permitieron que el grupo terrorista ISIS propagara su mensaje por medios sociales.

Nohemí González era una estudiante de diseño industrial en la California State University en Long Beach.

Foto de González vs. Twitter, Google and Facebook

Facebook, Twitter y Google han sido demandadas por proveer "respaldo material" a grupos terroristas como ISIS.

Reynaldo González, cuya hija Nohemí estuvo entre las 130 víctimas mortales de los ataques terroristas en París en noviembre pasado, interpuso una demanda el martes ante el Juzgado Federal del Distrito Norte de California. La demanda alega que las tres empresas de tecnología "permitieron con total conocimiento que el grupo terrorista ISIS usara las redes sociales como una herramienta para diseminar su mensaje extremista, para recaudar fondos y para atraer a nuevos simpatizantes".

Las redes sociales se han convertido en un útil recurso para que los grupos terroristas compartan ideas y atraigan a nuevos adeptos. Estas empresas, no obstante, sí tienen reglas estrictas respecto a la publicación de discursos de odio y quitan este tipo de mensajes y las cuentas asociadas cuando se les descubre. Pero esta tarea es inmensa: hay que realizar búsquedas en las actividades de cientos de millones de usuarios, aunado al hecho de que es muy fácil abrir nuevas cuentas inmediatamente después de que se cierran o censuran otras.

La demanda de González alega que sin Twitter, Facebook y Google a través de su sitio de streaming de video YouTube, el crecimiento de ISIS a lo largo de los últimos años no hubiese sido posible. Los reclutadores de ISIS se comunican con sus miembros a través de las funciones de mensajería de las empresas acusadas, dice la demanda. Estos sitios también se utilizan para compartir videos promocionales para unirse a ISIS, para pedir donaciones y para publicar imágenes y videos de las actividades terroristas, dice la demanda.

La demanda dice que sus alegaciones no se basan en el contenido de las publicaciones de ISIS sino en el hecho de que las empresas de tecnología proveen una infraestructura a través de la cual pueden operar los grupos terroristas. La demanda también acusa a las empresas de obtener ganancias de los anuncios dentro de las publicaciones de ISIS.

En comunicados compartidos con la agencia de noticias The Associated Press el miércoles, Facebook y Twitter dijeron que la demanda no tiene mérito. Las tres empresas hicieron resaltar su política de no permitir contenido extremista en sus redes. Twitter le dijo a AP que tiene "equipos alrededor del mundo investigando reportes sobre el rompimiento de las reglas, investigando conductas que quebrantan la ley y trabajando con entidades policíacas cuando se amerite".

Google envió este comunicado a CNET:

Expresamos nuestras condolencias a las víctimas del terrorismo y a sus familias. Aunque no podemos comentar sobre un caso de litigio en curso, YouTube cuenta con un fuerte historial de tomar rápida acción contra el contenido de terroristas. Tenemos políticas muy claras para prohibir el reclutamiento de grupos terroristas y para prohibir el contenido destinado a incitar la violencia; quitamos rápidamente los videos que quebrantan estas reglas cuando nos alertan los usuarios. También eliminamos las cuentas que son gestionadas por organizaciones terroristas o de aquellos que rompen nuestras reglas en repetidas ocasiones".

Facebook, por su parte, envió este comunicado a CNET:

Expresamos nuestro pésame para aquellos afectados por los ataques terroristas. No existe lugar en Facebook para los terroristas ni para el contenido que promueva o respalde el terrorismo, y trabajamos de forma agresiva para quitar este tipo de contenido a medida que nos vamos dando cuenta de su existencia. Cualquiera nos puede reportar sobre cuentas de terroristas y sobre contenido de odio, y nuestro equipo global responde a estos reportes rápidamente a todas horas. Si vemos evidencia de una amenaza de un daño inminente o de un ataque terrorista, nos comunicamos con las autoridades. Esta demanda no tiene mérito y nos defenderemos.

González le está pidiendo al juzgado que declare que las empresas acusadas han violado y continúan violando la Ley Antiterrorista de Estados Unidos. También está pidiendo indemnización por daños y perjuicios.

Twitter no respondió a una solicitud de comentario de CNET.

Nohemí González tenía 23 años cuando murió en las ataques terroristas en París. Es la única ciudadana estadounidense en fallecer en los ataques, según reportó el diario The New York Times. De acuerdo con la demanda, Nohemí era una estudiante de diseño industrial en California State University en Long Beach. Nohemí estaba cursando un semestre en la facultad de diseño en París.